eldiario.es

9

PP y Cs allanan el pacto de Gobierno en Andalucía y 'esconden' el apoyo de Vox

"Esto es un acuerdo entre dos formaciones: PP y Ciudadanos. Lo que otras fuerzas políticas hagan o dejen de hacer no es una cuestión mía. Espero que no bloqueen", coinciden los candidatos Juanma Moreno y Juan Marín

Los dos partidos conservadores buscan un acuerdo programático, antes de decidir quién ocupará la Presidencia de la Junta, y asumen que Vox les apoyará para controlar el Gobierno y el Parlamento

PP y Cs aspiran a tener cuatro de siete puestos en la Mesa de la Cámara, obligando a PSOE y A

Comienza la reunión entre el PP y Cs para buscar un acuerdo en Andalucía

Comienza la reunión entre el PP y Cs para buscar un acuerdo en Andalucía EFE

PP y Ciudadanos han sentado este martes las bases de un acuerdo político de amplio alcance que implica la formación del próximo Gobierno andaluz, pero también la composición de la Mesa del Parlamento, órgano rector de la Cámara legislativa. Será la primera vez que la formación de Albert Rivera entre en un Gobierno autonómico y  la primera vez, en casi 37 años, que el PSOE andaluz será desalojado del poder porque las derechas suman más escaños que las izquierdas.

Hay "voluntad de acuerdo" por ambas partes pero, si esto conduce a un cambio de Gobierno, se debe en gran parte a la participación necesaria de un tercer actor: Vox. Los dirigentes y candidatos de ambas formaciones, Juanma Moreno (PP) y Juan Marín (Cs), han comparecido tras una hora y media de reunión para dejar claro que Vox no está dentro de su negociación ni en la ecuación del futuro "Gobierno de cambio", aunque los votos de la extrema derecha sean necesarios tanto para controlar la Junta como el Parlamento autonómico.

"Esto es un acuerdo entre dos formaciones: PP y Ciudadanos", ha recalcado Moreno al ser preguntado por el apoyo de los ultraderechistas. " Ya cada grupo político decidirá qué quieren hacer con nuestras propuestas y candidaturas. PSOE, Adelante Andalucía y Vox tomarán su decisión", subraya. PP y Cs han visibilizado su acuerdo y han obviado el sostén necesario de Vox, aunque no ocultan que cuentan con él. "Vox ha expresado su plena voluntad a apoyar cualquier cambio en Andalucía", dice el dirigente popular. Casi con idénticas palabras se expresó Marín: "Esto es un acuerdo de dos. Lo que otras fuerzas políticas hagan o dejen de hacer no es una cuestión mía. Es un acuerdo de 47 diputados, esperemos que los demás no bloqueen la formación de Gobierno", dice, en clara alusión a la presidenta en funciones, Susana Díaz, que se ha pasado la campaña retando a sus rivales a garantizar que "no bloquearían" la formación de su Ejecutivo si contaba con una mayoría simple.

La socialista no esperaba que esta hipótesis se diera a la inversa y difícilmente va a propiciar ahora un Gobierno de PP y Cs con 47 diputados (los mismos que ella tenía la legislatura pasada). La lectura es distinta porque la irrupción de Vox en la Cámara "lo cambia todo", dice. Su intención es que el partido de Rivera "se retrate" entrando en el primer Ejecutivo autonómico de la mano de la extrema derecha, y que ese "ejemplo" sea una "advertencia" para todos en el próximo ciclo electoral: municipales, autonómicas, europeas y generales.

Villegas y García Egea

La primera reunión entre Moreno y Marín, con asistencia de los números dos de las direcciones nacionales de PP y Cs, ha servido para programar varias mesas de trabajo: una para sincronizar los dos programas políticos -regeneración democrática, reactivación económica y servicios públicos- y otra, posterior, para decidir quiénes pilotarán el futuro Gobierno. De aquí al próximo lunes, un equipo técnico de ambas formaciones acercarán posturas y luego sus dirigentes volverán a encontrarse en el Parlamento en una segunda reunión. 

Este martes no se ha abordado quién ocupará la Presidencia de la Junta, si el líder del PP andaluz o el de Ciudadanos. El dato más concreto que han aportado es que las dos formaciones conservadoras aspiran a ocupar cuatro de los siete puestos de la Mesa del Parlamento, haciendo valer sus 47 diputados, para garantizarse así el control del aparato legislativo. El manejo del órgano de gobierno de la Cámara dependerá, por tanto, de que PSOE y Adelante Andalucía (Podemos-IU) lleguen a un acuerdo paralelo y sumen sus 50 diputados para intentar amarrar la Presidencia. Si Susana Díaz y Teresa Rodríguez cierran ese pacto, entonces sí, los 12 diputados de Vox tendrán la llave para inclinar la balanza de poder dentro del Parlamento, que hará las veces de contrapeso al nuevo Gobierno andaluz.

La Cámara se constituirá el próximo 27 de diciembre. Antes de ese día -o durante la misma jornada- la formación ultraderechista podría poner precio a sus diputados y reclamar representatividad bien en la Mesa del Parlamento bien en el Gobierno andaluz. PP y Cs confían en que Vox no les pida nada a cambio de su apoyo. En paralelo, PSOE y Adelante Andalucía ya están negociando una suma de fuerzas para postularse a la Presidencia del Parlamento autonómico, pero tienen la aritmética en contra. Hoy Marín ha apelado al reglamento de la Cámara, que establece que todos los grupos deben tener representación en la Mesa, pero también ha recordado que dos sentencias del Tribunal Constitucional invalidaron ese punto en la legislatura pasada. Si no hay acuerdo entre partidos, el PSOE podría quedarse con tres miembros, PP y Cs cuatro, y Adelante Andalucía y Vox quedarse fuera de la Mesa.

Teresa Rodríguez dice a Díaz que busque el apoyo de Cs y luego "hablaremos"

Teresa Rodríguez dice a Díaz que busque el apoyo de Cs y luego "hablaremos" EFE

Este martes, la dirección de Podemos Andalucía lanzó mensajes contradictorios al respecto. El secretario político, Pablo Pérez Ganfornina, dio por válida la entrada de Vox en la Mesa de la Cámara.  " En un Parlamento plural, el órgano de gobierno debería ser igualmente plural. Hay cinco grupos políticos", dijo. Una hora después, la líder regional de Podemos y candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, enmendaba a su portavoz: "En lo que de mí dependa, haré todo lo posible jurídica y políticamente para evitar que Vox entre en la Mesa del Parlamento" ,  explicó a este periódico.

Moreno y Marín comparecieron tras una hora y media de reunión en el salón de usos múltiples del Parlamento andaluz, que suele utilizarse para la toma de posesión de los presidentes de la Junta. La elección de este espacio desde el principio dibujaba de antemano un acuerdo ya muy avanzado por parte de ambas formaciones.

La reunión ha comenzado poco después de las cuatro de la tarde en la sala donde se reúne la Mesa del Parlamento andaluz, órgano rector de la Cámara. Del lado del PP se han sentado Moreno, junto a su número dos, Dolores López, el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y el vicesecretario general de Organización, Javier Maroto. También ha acudido el portavoz del PP andaluz y presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, hombre de confianza de Moreno que se ha quedado fuera porque "Ciudadanos ha traído a cuatro representantes y por cuestiones de paridad".

Del lado de la formación naranja estaba Marín, junto a las diputadas andaluzas electas Marta Bosquet y Ana Llopis, y el secretario general del partido, José Manuel Villegas. Los dirigentes nacionales no han comparecido tras la reunión. "Estas conversaciones las lidero yo", ha recalcado el candidato naranja, negando cualquier tipo de tutela de la dirección nacional de sus partidos

 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha