eldiario.es

9
Menú

Andalucía Andalucía

La Fiscalía archiva la causa contra una joven denunciada por grabar un videoclip en la Catedral de Almería

Argumenta que bailar "con camisetas de tirantes en el Altar Mayor" es "una ofensa para los sentimientos religiosos" pero no existe profanación porque "no se celebraba ceremonia religiosa alguna"

Contra su compañera cantante, mayor de edad, se siguen otras diligencias en el Juzgado de Instrucción 3 de Almería

- PUBLICIDAD -
Videoclip denunciado por el Obispado de Almería

Captura del videoclip denunciado por el Obispado de Almería

La Fiscalía de Menores ha acordado archivar las diligencias preliminares abiertas contra una de las dos jóvenes que protagonizaron el videoclip de 'trap' rodado en el interior de la Catedral de Almería, ya que considera que, si bien "comprende" que se considere un acto "irrespetuoso que hiere los sentimientos religiosos", no concurre la "profanación" que exige el tipo penal.

El decreto, consultado por Europa Press, cuestiona, asimismo, que en Vera GVR, que en el momento de la grabación tenía 17 años, y en su compañera Kttana, contra quien se siguen diligencias previas en el Juzgado de Instrucción 3, existiese una intención de ofender sentimientos religiosos, ya que la Catedral "aparece reflejada como un simple decorado".

"La concurrencia de este requisito se podría discutir pero, a la vista del video en cuestión, no se aprecia en principio esa intención", señala la fiscal para fundamentar el archivo contra Vera GRV, representada por el letrado José Luis Alabarce.

La resolución indica, en esta línea, que para que exista un delito del artículo 524 del Código Penal, único que podría encajar en la conducta de las jóvenes denunciadas por el Obispado de Almería según remarca, también sería necesario que el acto se produjese en un lugar destinado al culto o ceremonias religiosas pero matiza que, cuando se ejecutó el acto en cuestión, "no se celebraba ceremonia religiosa alguna".

Resalta, en esta línea, que el baile realizado por ambas en la Catedral en el marco del videoclip de 'Obsesionado' "no podemos entenderlo" como acto de profanación, "pues no se aprecia en dicho baile un trato vejatorio ni violento como elementos básicos de la liturgia católica ni contra las representaciones propias de esta religión".

"No se aprecia que las denunciadas tocaran nada, ni que se alterara nada, ni que realizaran actos obscenos y grotescos, ni que entraran en contacto directo con ningún objeto sagrado", traslada el Ministerio Público para concluir que procede el archivo de las diligencias.

El decreto alude, asimismo, a que el Obispado de Almería denunció a las dos jóvenes por la grabación, ya que aparecían "bailando con camisetas de tirantes en el Altar Mayor y en el Coro" de la Catedral, lo que supone, a su juicio, "una ofensa para los sentimientos religiosos".

En el comunicado remitido para informar de la interposición de la citada denuncia ante la Policía Nacional, la diócesis almeriense tildaba la grabación de "grave ofensa al carácter sagrado y sacramental de la iglesia madre, lo que significa que es, asimismo, ofensa a los sentimientos religiosos de toda la comunidad católica".

Sostuvo, además, que el grupo musical de "perfil feminista" accedió al templo "fraudulentamente" con una "estrategia engañosa" y que hizo creer al trabajador de la empresa que gestiona las visitas turísticas que iban a realizar "un trabajo de la universidad" acerca del interior de la Catedral.

"Las jóvenes del grupo feminista sabían que actuaban dolosamente, ya que mintieron para entrar, y aprovecharon la hora del mediodía, en la cual cesa el flujo de entradas turísticas a la Catedral y los vigilantes y empleados de la Catedral aprovechan para acudir a comer y descansar, o cambiar de turno", reprocho entonces.

El Obispado señalaba, asimismo, que, una vez visionado el video, "no puede menos que calificar" lo ocurrido como "una grave ofensa al carácter sagrado y sacramental de la iglesia madre de la diócesis, lo que significa que es asimismo ofensa a los sentimientos religiosos de toda la comunidad católica, mayoritaria en Almería".

"Lamentamos profundamente lo sucedido, impropio de quienes dicen que no han pretendido ofender a nadie", añadía para apuntar que los hechos podrían tratarse "de un delito castigado por la ley lo que de hecho es una ofensa de profanación religiosa inaceptable".

Pocos días después, el obispo, Adolfo González Montes, afirmaba que ambas jóvenes "hicieron mal las cosas" y lamentaba que se haya "perdido un poco" el sentido del "respeto a las realidades religiosas". Al tiempo, expresaba su "preocupación por esa idea de despenalizarlo todo" y afirmaba esperar que esa idea "no conduzca también un día a que podamos insultarnos recíprocamente unos a otros sin que haya consecuencias".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha