La Atención Primaria en Andalucía sigue con una demora de 15 días para una cita

Médicos, sindicatos y pacientes están molestos por la organización de esta especialidad

La Atención Primaria en Andalucía está en uno de sus peores momentos. Los médicos de familia aseguran que no dan abasto y el estrés que están padeciendo, desde hace tiempo, no hace más que incrementarse. Si hasta ahora el argumento que ponía el Ejecutivo andaluz para explicar la situación eran que la pandemia y el verano habían mermado la capacidad asistencial, la nueva normalidad y la llegada del otoño no parece que vayan a mejorar el panorama, según denuncian médicos y sindicatos. Falta personal y sobra carga de trabajo para unos sanitarios que están "al borde del colapso".

Quince días para lograr una cita de atención primaria en Andalucía por la falta de recursos

Quince días para lograr una cita de atención primaria en Andalucía por la falta de recursos

Un escenario que contrasta con las declaraciones del consejero de Salud, Jesús Aguirre, que hace unos días decía en el Parlamento de Andalucía que la situación empieza a acercarse a la “normalidad” en cuanto a las consultas presenciales de los centros de salud porque “el 100%” ha recuperado esta modalidad de atención médica. Es cierto que ya se puede acudir a la consulta de forma presencial, sin embargo, cualquier andaluz puede comprobar que para poder ver a su médico pueden llegar a pasar 15 días y en muchos casos primero deben solicitar una cita telefónica que tarda, como poco, una semana en producirse y después porque el médico en cuestión debe valorar si el cuadro clínico merece una consulta presencial o no.

Existe una vía de emergencia en la que cualquier persona puede acudir a Urgencias o a que su médico le atienda en el centro de salud en el mismo día por el método de “demora cero” que obliga a los galenos a atender a los pacientes en cuanto llegan a su consulta. Pero esto, explican los sanitarios, no hace más que seguir colapsando un sistema de Atención Primaria que en Andalucía está al límite, según denuncian médicos y sindicatos.

Un "despropósito" mal organizado

Francisco Cantalejo, presidente del Sindicato Médico en Granada, es una de las voces más críticas con la situación de la Atención Primaria. Dice que el sistema actual no solo es un “despropósito” sino que está hecho con “mala intención”. El motivo que esgrime es que se está organizando la Atención Primaria de forma ineficaz sin consultar con los propios médicos. “Desde la Junta pretenden usurpar la capacidad de organización a nivel andaluz tanto de los colegios de médicos como de los sindicatos”.

Afirma que no hay personal suficiente para atender a los andaluces, puesto que hay alrededor de 10.000 médicos en toda la región para atender a una población que supera los 8,4 millones de habitantes, y que el trabajo de los galenos está sobrecargado. Casi a diario, la lista de pacientes a los que deben atender de forma telefónica puede superar los 60 -explican desde el Sindicato- cifra a la que se suman en las últimas semanas las consultas presenciales, además de las visitas domiciliarias. “Es lamentable que tengamos que saber qué le pasa a una persona a través de un cuestionario de preguntas”.

Condiciones

Con este panorama, muchos profesionales acaban marchándose de la sanidad pública de Andalucía. “Conozco hornadas enteras de médicos que se han formado aquí y que se han ido porque les pagaban mejor”. Un tema que viene de lejos porque no hace tanto que el 50% del personal era eventual y había médicos a los que se les daba de alta y de baja en la Seguridad Social en la misma semana. “Europa frenó esto, pero las condiciones laborales siguen siendo muy malas”. Según Cantalejo, la situación que viven es de tal “maltrato” que por eso falta personal para atender a los pacientes.

Por otra parte, esta especialidad ha sido una de las más golpeadas durante la pandemia, por ser la puerta de entrada a la sanidad. “Me da pena cuando dicen que los centros de salud se van a reabrir porque los médicos de familia son los que más han caído en la pandemia. Cada vez que hay un acto de homenaje, me duele, porque los muertos los hemos puesto los médicos de la Atención Primaria”, lamenta el portavoz del Sindicato Médico. “Los médicos de familia en Andalucía exigen una negociación con una reforma de la Atención Primaria donde se sientan protagonistas y puedan hacer aportaciones y, por su parte, la Administración tendrá que gastarse menos dinero en otras cosas”.

Un problema histórico

Rafael González, de CCOO en el sector sanitario, apunta las mismas hipótesis y dice que es un problema “que viene de hace mucho tiempo”. “El PP no ha corregido el déficit de plantilla que arrastramos desde la famosa tasa de reposición 0 del ministro Cristóbal Montoro y se han escudado en las citas telefónicas para minimizar el impacto que tiene”. González también recuerda que este verano “no han contratado lo que había que contratar”. El presupuesto de contrataciones ha sido menor al de 2019, mientras que el absentismo ha sido mayor en la Atención Primaria porque ha habido muchas bajas de médicos causadas por la pandemia.

“Es un problema de organización”, defiende Antonio Macías de UGT Salud. “En cada centro lo hacen de una forma diferente. No existen criterios claros, cada vez tienen más tareas, más llamadas, los profesionales más liados, los ciudadanos más cabreados y alejados de los médicos y enfermeros”. El sindicalista cree que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, “ignora” la realidad de un sistema “que se desmorona”. “El triunfalismo de superar una pandemia no debe de ocultar que esa pandemia se ha llevado por delante la atención primaria. La base de esa Atención Primaria es la relación entre profesional y paciente, y eso ha desaparecido y el responsable directo es el consejero y la desorganización que reina en esa Atención Primaria”.

María, nombre ficticio por temor a represalias, es médico de familia y sufre a diario los problemas de su especialidad. "Juegan con nosotros y con la salud del usuario porque solo les interesa que no haya reclamaciones”. Relata su experiencia y considera “inviable” disponer de 5 a 7 minutos para atender a un paciente y darle una receta. “Solo necesito dos minutos, pero no se trata de eso. Hay que escuchar a la gente, explorarla y darle una respuesta a sus problemas que en muchas ocasiones son emocionales”. Frustrada, cree que el panorama no tiene arreglo “porque no hay intención de solucionar el tema”.

Fuentes del SAS niegan a este medio que haya una demora asistencial de alrededor de 15 días, pese a que es la cifra que dan sindicatos, médicos y pacientes. “La demora media en Andalucía se sitúa alrededor de los 5 días. En cuanto a las plantillas, se han contratado a la totalidad de médicos disponibles y la bolsa de contratación, desde hace meses, está vacía para esta categoría profesional”. En esta realidad que dibuja el Gobierno andaluz, Jesús Aguirre sí admite que hay aspectos que hay que mejorar, pero que la pandemia persiste y hay que "seguir manteniendo los dobles circuitos en Atención Primaria".

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2021 - 20:31 h

Descubre nuestras apps

stats