Andalucía apela a la "cogobernanza" con el Gobierno central para que a "España le vaya bien"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), saluda con el puño al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, a su llegada al Palacio de la Moncloa, a 17 de junio de 2021. Se trata de la primera reunión oficial de ambos mandatarios

"Diálogo constante". El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ha pedido la activación de una mesa bilateral con el Gobierno central para tratar los asuntos "más candentes" que afectan a la región. Es la apuesta de Moreno en la reunión que ha mantenido con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este jueves en la Moncloa. "Si a Andalucía le va bien, a España le va bien", es el eslogan que ha querido impulsar en su visita a Madrid, una frase que ya usaban los socialistas en anteriores legislaturas.

El modelo de financiación autonómica marcará el encuentro entre Moreno y Sánchez

El modelo de financiación autonómica marcará el encuentro entre Moreno y Sánchez

Pero la herramienta para desarrollar esta "cogobernaza" no es nueva. La fórmula está contemplada en el Estatuto de Autonomía para Andalucía, en su artículo 220, y fija la coordinación y la cooperación entre la administración general y la autonómica. "Es la primera vez que [Moreno] lo pide", ha recordado la ministra portavoz, María Jesús Montero, que ha comparecido después de la reunión. Así, el Gobierno central está dispuesto a cuadrar agendas para que los contactos bilaterales puedan iniciarse.

La última cita entre ambos dirigentes, quitando las conferencias telemáticas de presidentes durante la pandemia, se produjo en la inauguración del AVE a Granada en junio de 2019. Ya hay una fotografía nueva aunque las reivindicaciones siguen siendo antiguas. 

La deuda histórica

El encuentro ha servido para que Juan Manuel Moreno urja al Gobierno central a reformar el actual modelo de financiación autonómica. "Es anticuado y obsoleto", ha remarcado el presidente de la Junta. Este "menoscabo de los recursos que sufre Andalucía" está anclado en una normativa de 2009 y, según el Gobierno andaluz, ha creado un déficit acumulado de casi 10.000 millones de euros. Un "agravio" que también afecta a otras comunidades como a la Región de Murcia o la Comunidad Valenciana.

Moreno ha pedido la creación de un fondo compensatorio para encontrar el "equilibrio" entre los distintos territorios nacionales; una iniciativa para amortizar "la deuda histórica para con Andalucía". En abril de 2018, la por entonces presidenta de la Junta, Susana Díaz, ya pedía a su otrora homólogo, Mariano Rajoy, el desbloqueo de una reforma para este sistema de financiación. Lo hacía respaldada por un acuerdo mayoritario alcanzado en el Parlamento andaluz y que fue rechazado por Ciudadanos. "No creo que nadie en el conjunto de este país pueda decir que Andalucía no está mal financiada", exponía Díaz. El "maltrato financiero" que denunció la sevillana vuelve a ser ahora el principal reclamo de Moreno para con un Gobierno central que no se ha comprometido a poner en marcha este fondo compensatorio. Entonces la deuda histórica se cifraba en 4.000 millones.

A debate

La reunión, que ha durado cerca de dos horas, ha abordado otros asuntos como el reparto "injusto", según Moreno, de los fondos Covid para con Andalucía. Con respecto a otro paquete de ayudas económicas, los fondos europeos, el presidente andaluz cree que suponen una "enorme oportunidad" para evitar la "brecha" entre las distintas regiones de España. El Ejecutivo autonómico confía en la "responsabilidad" en la distribución de los mismos para que puedan servir de "palanca" para el tejido productivo andaluz después de la crisis sanitaria.

También se han debatido asuntos correspondientes a la campaña de vacunación, al desempleo o a la Política Agragaria Común (PAC). Moreno ha recalcado la necesidad de mejorar las infraestructuras andaluzas e invita a "corregir las carencias del mapa ferroviario" de la región que afectan principalmente a las provincias de Jaén y Huelva a la par que espera la llegada del AVE a Almería.

Entre otras de las prioridades puestas sobre la mesa está la recuperación del sector turístico. El presidente de la Junta ha instado a Sánchez a garantizar con el Reino Unido unos corredores turísticos para que los británicos puedan pasar sus vacaciones en Andalucía y se evite la pérdida de "miles de millones de euros". Ante esta situación, Moreno ha pedido que los ERES se mantengan en el sector del turismo hasta finales de año.

La imagen del consenso

Juan Manuel Moreno ha llegado a Moncloa con una "propuesta común" que incluía distintas iniciativas aportadas por todos los grupos parlamentarios andaluces. Así, las reivindicaciones no han sido solo de su Gobierno sino que, defiende, provienen de los 8.5 millones de andaluces representados en la cámara regional. Esta "voz de Andalucía" ha impregnado alegato por el consenso que ha desplegado Moreno en este encuentro.

La "vía andaluza", como insiste el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, consiste en el diálogo y la capacidad de llegar a acuerdos. En Andalucía estos pactos se limitan principalmente a Vox, que sostiene al Gobierno bipartito de PP y Ciudadanos. Pero la "propuesta común" llevada a la capital avala la imagen de moderación que Moreno quiere proyectar a toda costa.

En Moncloa, en la rueda de prensa tras su cita con Pedro Sánchez, el presidente de la Junta de Andalucía ha defendido al rey Felipe VI después del brete en el que lo metió su compañera, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a colación de los indultos. "Que el rey los firme no le convierte en autor de las leyes", ha dicho. Antes le había mostrado su "máximo respeto" a Ayuso en favor de un PP "diverso".  

No habrá elecciones anticipadas si no "me siento acorralado"

Además, preguntado por un posible adelanto electoral en Andalucía, Moreno ha mostrado su figura de político "responsable". Su intención es, ha respondido, "agotar la legislatura" a no ser que se sienta "acorralado" para ejercer su función legislativa. Su "obligación como presidente no es pensar en mi interés particular", ha dicho. La exportación de este perfil sereno de Moreno más allá de Despeñaperros tiene efecto en el propio PP. Pese a que las encuestas le son favorables en un escenario electoral en otoño -la ley no permite unos comicios en verano- el presidente andaluz antepone "los intereses de los andaluces" a los de su partido. No es hora de "megáfonos y pancartas", ha rematado Moreno aludiendo a escenas del domingo pasado en la Plaza de Colón de Madrid contra los indultos, mientras se intenta salir de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Moreno llegó a la presidencia del Gobierno andaluz cuando estaba casi descartado. La suma del bloque de las derechas, unido al desplome del PSOE, hizo que accediera al poder. Desde entonces ha firmado varios acuerdos con la extrema derecha de Vox y ha lidiado con el último envite que intentaba desestabilizar su Gobierno. Se ha repuesto de su primera derrota parlamentaria, precisamente cuando la formación de extrema derecha consumó sus amenazas. Incluso ha tenido tiranteces con Génova (sede nacional del PP). La visita a Madrid, más allá de presentar las propuestas de su Ejecutivo, le ha servido para intentar reforzar su imagen de político lejos de las estridencias. Otro barón popular díscolo capaz de propiciar puntos de encuentro con el Gobierno central.

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2021 - 17:31 h

Descubre nuestras apps