La portada de mañana
Acceder
El cierre en falso de Kitchen y la exculpación del Ibex desinflan el caso Villarejo
Amós García Rojas: "No hay evidencia científica que justifique la tercera dosis"
Opinión - Paradigma de incongruencia, por Javier Pérez Royo

Un municipio granadino reabre sus yacimientos arqueológicos pese a perder la inversión de la Junta de Andalucía que permitía su apertura al público

Los enclaves vuelven a estar abiertos al público

Los yacimientos arqueológicos de Tútugi y Castellón Alto en Galera vuelven a estar abiertos al público. El Ayuntamiento de esta localidad situada al norte de la provincia de Granada ha optado por recuperarlos a pesar de haber perdido la subvención de la Junta de Andalucía con la que llevaban funcionando como destino turístico desde hacía 20 años. Ambos enclaves prehistóricos, que son Bien de Interés Cultural (BIC) -uno de la Edad del Bronce y el otro de origen íbero-, fueron clausurados en abril cuando el Consistorio se quedó sin la inversión de la Consejería de Cultura y no tenía forma de hacer frente al presupuesto necesario para su recuperación.

La Junta retira la subvención a dos yacimientos arqueológicos y obliga al Ayuntamiento de Galera (Granada) a cerrarlos como destino turístico

La Junta retira la subvención a dos yacimientos arqueológicos y obliga al Ayuntamiento de Galera (Granada) a cerrarlos como destino turístico

Ahora, tras un trabajo que en el Ayuntamiento califican de “ingeniería económica”, los yacimientos han reabierto para que los turistas puedan visitarlos. Una cuestión que es muy importante para Galera ya que es una de sus principales fuentes de ingresos a través de las visitas. El concejal de Cultura del municipio, Javier Piteño, recuerda que Galera está “muy lejos de Granada y Murcia capital”, lo que hace que sus enclaves prehistóricos deban estar funcionando y sean conocidos para que los visitantes se animen a ir. Tenerlos cerrados, dice, es “como si a Granada le quitas la Alhambra”.

La subvención que ponía la Junta de Andalucía, desde hacía 20 años, era de alrededor de 50.000 euros. Una cantidad de dinero que puede parecer baja para cualquier localidad, pero que, si se pone en contexto con la realidad de Galera, es una cifra destacable para las arcas del pueblo. Piteño recuerda que el municipio tiene “una extensión de casco urbano muy grande, pero muy poca densidad de población”. Por eso, “en calles de 50 viviendas apenas hay 14 personas viviendo, pero hay que darles servicios como luz y agua”.

"Ingeniería económica"

Con un presupuesto anual que ronda el millón y medio de euros, Galera ha de hacer muchos ajustes para mantener una localidad habitable para su millar de habitantes. “Para nosotros 50.000 euros es mucho”. Además, Piteño añade que Galera tiene “dos pedanías (Cortijos del Cura y Buenavista) prácticamente deshabitadas a las que hay que darle servicios”. De ahí que la pérdida del dinero que invertía la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Cultura fuera un mazazo para el pueblo. “La secretaria ha hecho un ejercicio de ingeniería económica. Hemos abierto a gasto nuestro, hemos reducido personal de administración del Ayuntamiento, lo que supone también una merma en la atención de los ciudadanos”.

Gracias al trabajo en las oficinas del Consistorio, Galera logró reabrir los yacimientos a principios de junio, tras algo más de dos meses cerrados. “Teníamos personal a jornada completa y ahora a media jornada. Antes había 5 personas y ahora hay 4”. Al respecto, el concejal de Cultura, Javier Piteño, dice que esta situación la podrán mantener para lo que queda de este año, “pero en 2022 ya se verá”. Con unos 7.000 visitantes al año, aspiran a conseguir que haya el doble de turistas para “compensar ese dinero que se invierte”. “Vamos a crear eventos de todo tipo”, apunta el edil.

“Seguiremos apostando fuerte para que la Junta entre en razón. Los yacimientos son de una importancia patrimonial mundial”. De hecho, actualmente hay excavaciones en los que está invirtiendo tanto el Ayuntamiento como la Diputación de Granada. El objetivo es seguir recopilando los vestigios del pasado que prueban la importancia histórica de estos lugares. Por eso, desde el Consistorio siguen trabajando para que la Junta de Andalucía recupere la inversión que cortó a principios de primavera. Sin embargo, lamentan que “como ya no hay cobertura mediática, Cultura ha desaparecido”.

Desencuentros con Cultura

“Las conversaciones con la Junta se han detenido”, explica el concejal, Javier Piteño. “Nosotros hemos presentado tres alternativas legales y no se ha hecho nada”. No obstante, se muestra optimista de cara al futuro y cree que se puede llegar a algún acuerdo: “Nosotros vamos a insistir”. Mientras ese momento llega, Galera está poniendo en marcha diferentes actividades para atraer a turistas al municipio que permitan mover la economía local. Así, a finales de julio y a principios de agosto tendrá lugar el Festival de Jazz en el Desierto y en septiembre habrá una carrera de bicicletas que está hermanada con la Titan Desert. “En Cultura nos decían que hagamos eventos y en ello estamos desde hace tiempo”.

Por su parte, la Junta de Andalucía vuelve a insistir en que no pueden recuperar la subvención en los términos originales porque hubo informes que apreciaban irregularidades. “Si me preguntas por qué se ha hecho así durante 20 años, te recuerdo asuntos como los ERE o los cursos de formación”, dice el delegado de Cultura en Granada, Antonio Granados, a preguntas de este medio. “Estamos explorando fórmulas para seguir invirtiendo en Galera, a través de más excavaciones, pero no es posible volver a poner ese dinero porque podrían acusarnos de malversar fondos”. Además, sostiene que la aportación que el Gobierno andaluz tenía en Galera era injusta si se comparaba con otros municipios con yacimientos similares.

“Hemos tenido reuniones y hemos propuesto varias soluciones”, recuerda Antonio Granados. El portavoz de Cultura en la provincia de Granada no cree que la inversión que tiene que hacer Galera sea tan grande “para un municipio con 1,5 millones de euros de presupuesto”. Por otro lado, señala que hay una ley que obliga a que los BIC abran al menos durante cuatro días al mes, por lo que los yacimientos no podían seguir cerrados. Al respecto, desde el Ayuntamiento explican que la apertura a la que obliga la normativa es “testimonial” y que para ellos se trata de una obligación estratégica para el turismo. “Sin los yacimientos el pueblo se apaga”.

Etiquetas
Publicado el
20 de julio de 2021 - 22:16 h

Descubre nuestras apps