Estatuto de elDiario.es Vota aquí al primer Comité Rector

INTERINOS

La Junta de Andalucía lleva tres años para constituir una bolsa de interinos de Justicia

Archivo - Imagen de archivo de los exámenes de unas oposiciones de la Junta de Andalucía.

Néstor Cenizo


0

Miles de opositores esperan desde hace más de un año a que la Junta de Andalucía culmine la constitución de las bolsas provinciales de personal al servicio de la Administración de Justicia. La administración autonómica abrió el proceso en noviembre de 2019, pero casi tres años después no ha resuelto las alegaciones al primer listado provisional de baremación. Aún queda que los candidatos elijan cuerpo y provincia, resolver nuevamente alegaciones y que la bolsa arranque. En el mejor de los casos, empezarían a recibir llamamientos superados ampliamente los tres años desde que la Junta de Andalucía abrió el proceso.

La espera eterna de los "opositores fantasma": la Junta de Andalucía sigue sin resolver oposiciones convocadas hace tres años

La espera eterna de los "opositores fantasma": la Junta de Andalucía sigue sin resolver oposiciones convocadas hace tres años

Entre tanto, la administración tira de una lista de reserva sin los requisitos y garantías de la bolsa, y ha llegado a contratar interinos procedentes del Servicio Andaluz de Empleo, que no tienen por qué ser licenciados en Derecho, para trabajar en sede judicial.

Los opositores con los que ha hablado elDiario.es en Andalucía no entienden los motivos de la demora, y explican que les produce un perjuicio personal y profesional. “Están tirando de lista de reserva, y yo me he tenido que ir a trabajar a Valencia para trabajar y sumar puntos. Si estuviera constituida la bolsa, probablemente estaría trabajando como interino en Málaga”, denuncia Andrés.

Como él, hay miles de solicitantes que pidieron su ingreso en la bolsa entre noviembre de 2019 y febrero de 2020. Solo en Sevilla, hay 996 solicitudes para el cuerpo de Gestión, 652 para el cuerpo de Tramitación y 788 para el cuerpo de Auxilio Judicial, según los datos aportados por el Sindicato de Trabajadores de Administración de Justicia (STAJ). “La administración está recibiendo quejas constantemente”, asegura José Luis Fernández, su presidente, quien cuenta que cada día pasan por la sede diez o doce candidatos que preguntan por el estado de la bolsa.

“Ahora se excusan con que ha habido elecciones y reestructuración de consejerías”, lamenta una opositora. La Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública, donde ahora se concentran todas las competencias de función pública, no ha respondido a las preguntas de este medio.

Un sistema obsoleto, según fuentes sindicales

La Junta de Andalucía debe dotar de personal a los cuerpos de “al servicio de la Administración de Justicia” (cuerpos de Gestión Procesal y Administrativa, de Tramitación Procesal y Administrativa, de Auxilio Judicial y de Médicos Forenses), ya sea con funcionarios de carrera o interinos. A su vez, las bolsas de interinos deben proveer a la administración de un listado de candidatos a cubrir una plaza pública por un tiempo limitado, ordenado por méritos. Hasta ahí, la teoría. Pero la bolsa en vigor para el personal de Justicia de la Junta de Andalucía data de 2016 y está prácticamente agotada (porque quienes están en ella ya tienen su plaza u otro empleo) y la de 2019 no termina de crearse.

En junio de 2021, salieron las listas provisionales de admitidos. Hasta el 6 de mayo de 2022 (casi un año después), no se publicaron las listas provisionales de baremación. En el origen de este retraso parece estar un sistema más rudimentario que el aplicado en otras bolsas. A ello se uniría la escasez de personal en las delegaciones de justicia.

“Hay que mirar las solicitudes una a una. No está informatizado, y aunque se digitalice y se suba a una aplicación, eso solo sirve para visualizar en una pantalla. Además, el sistema permite demasiadas cosas a valorar”, detalla José Luis Fernández, que asegura que la revisión de alegaciones avanza a buen ritmo. Por la información que recibe, prevé que a finales de octubre puedan estar resueltas, pero la administración no ofrece un calendario ni ha respondido a esta cuestión.

“No es normal, desde luego que no”, admite Fernández, que matiza que la pandemia paró todo hasta finales de 2020. Desde entonces han transcurrido dos años más. “Pero creo que no hay dejadez o mala fe, sino un procedimiento lentísimo”, dice Fernández, que ha exigido en varias ocasiones una actualización del sistema.

El resultado es que estas bolsas provincializadas tardan en constituirse un mínimo de año y medio en las contadas ocasiones que se han convocado en la última década; “muchísimo más tiempo de lo que debería”, lo que convierte la previsión legal de que se constituyan cada dos años en una entelequia. “Eso es imposible. ¿Cómo lo van a hacer, si no han resuelto la anterior?”, se pregunta el sindicalista.

Listas de reserva para suplir a la bolsa

Ante la falta de bolsa, la Junta de Andalucía ha llegado a llamar a candidatos del SAE que, a diferencia de los interinos de bolsa, no tienen por qué ser licenciados en Derecho. Para Auxilio Procesal basta la Educación Secundaria, y para Tramitación, el Bachillerato. Fernández asegura que ahora eso es “rarísimo” porque, para evitar el problema de la falta de personal, la Junta de Andalucía inventó un sistema intermedio: listas de reserva con candidatos que han aprobado al menos un examen en la última oposición.

Pero las listas de reserva generan agravios: muchos de los que estarían en la bolsa están ya en la lista de reserva, pero otros, especialmente aquellos más jóvenes, denuncian que altera las reglas del juego. “No tiene la transparencia de una bolsa. Solo es aprobar un ejercicio: no cuentan másteres, experiencia, aprobar otros exámenes... Con haber sacado un seis, esa gente trabaja antes que yo, solo porque en tres años no han resuelto la bolsa”, protesta Ana.

Estos candidatos ven pasar el tiempo sabiendo que empezarán a trabajar en cuanto se cree la bolsa. Entre tanto, pierden puntos que pueden ser determinantes en futuras convocatorias de estabilización. Para ella, la lista de reserva es un parche improvisado que permite a la administración capear la falta de interinos sin hacer lo que debería: constituir una bolsa con todas las garantías.

El problema no es nuevo, pero la pandemia lo ha agravado hasta hacerlo insufrible para algunos de estos candidatos. La solución, dice Fernández, pasa por modificar el sistema y hacerlo más ágil: “En Cataluña, cada vez que hay examen de oposiciones, todo el que se ha presentado puede solicitar formar parte de la bolsa de interinos. Pero para eso hay que regular la Orden y no es tan sencillo”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats