La Junta convoca una “insuficiente” oferta de 592 plazas para profesorado de Infantil y Primaria

Oposiciones de docentes en la mayoría de las comunidades tras dos años sin apenas convocatoria

El Gobierno andaluz dio ayer luz verde a la nueva convocatoria de oposiciones para 592 plazas para profesores de enseñanza Infantil y Primaria. Las pruebas, que se celebrarán el próximo 23 de junio, materializarán así el acuerdo que alcanzaron a mediados del pasado mes de febrero la Junta con el Gobierno central. Un pacto en el que ambos hicieron concesiones: Andalucía renunciaba a seguir con la pelea judicial por mantener la convocatoria de 2.389 plazas de Secundaria del año pasado, y que estaba bloqueada por un recurso ante el Tribunal Constitucional por el Ministerio de Wert, mientras éste admitía, dentro de ese corsé de la tasa de reposición del 10% del profesorado, que se sumaran los ejercicios 2011 y 2012.

El resultado, por tanto, para la comunidad andaluza es satisfactorio a medias. El número de plazas que sale a concurso, como explicó ayer la consejera de Educación, Mar Moreno, es "insuficiente" pero, por otro lado, se han conseguido sacar esas 592 plazas, que son el resultado de sumar las 328 del curso 2011 y las 264 de 2012. Una cantidad que por baja, no deja de ser la convocatoria más abultada de las doce que está previsto que se celebren en el país, estando muy por encima de la siguiente comunidad, Madrid, que oferta 350 plazas, o las 300 de Valencia. Además se da la circunstancia de que hay otras comunidades que, por los recortes o por la ridiculez de la oferta, han decidido renunciar (Asturias, Baleares, Canarias, Ceuta, Melilla, Navarra, País Vasco y Cataluña, aunque las celebra el año próximo, porque lleva un ritmo distinto).

Este aspecto positivo, tiene su reverso. Porque la Junta ha tenido que dar su brazo a torcer. Había venido peleando por una tasa de reposición del 30%, en aplicación de los criterios de estabilidad del profesorado y del Estatuto Básico del Empleado Público. Y así lo hizo con las oposiciones de Secundaria del pasado año. Pero el cómputo de plazas que salía excedía de los límites impuestos por el Gobierno central (la tasa de reposición del 10% se aplica en educación, sanidad y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado), lo que le valió el recurso ante el TC. Esta situación provocó incertidumbre entre los cerca de 30.000 opositores: ni podían concursar y se quedaban congeladas las tasas que habían pagado (se les van a devolver). Moreno no quería que este escenario se repitiera con las de Primaria, y por eso, ha negociado dentro de los estrictos márgenes del Gobierno, a cambio de dar seguridad a los aspirantes.

La convocatoria no termina de ser bien recibida por los sindicatos. La cifra la ven algo más que raquítica. Según los datos que maneja CCOO, con estas 592 plazas se vendría a cubrir las cerca de 6.000 jubilaciones que se registraron en los años 2011 y 2012. Esto se traduce, según explica el secretario general de la Federación de Enseñanza de este sindicato en Andalucía, José Blanco, en un "deterioro" de la calidad de la educación, y un progresivo "desmantelamiento" del sistema.

Pero con independencia de las cifras, hay otras críticas. Para Blanco, la Consejería "ha cedido antes las presiones del Gobierno" con esa retirada de las oposiciones de Secundaria, que ve como una renuncia a esas 2.389 plazas. "La Junta se ha acogido a la legalidad, pero debería haber seguido adelante, porque va a quedarse un año en blanco (sin oposiciones)", argumentó. No obstante, entiende esta solución, porque no podía de nuevo perderse en batallas judiciales y generar inseguridad en los opositores a Primaria.

Ustea y la Plataforma de Docentes Andaluces por la Educación Pública apuntan en esa dirección. Tienen "serias dudas legales y jurídicas" sobre esta convocatoria después del precedente de las de Secundaria, aunque fuentes de la Consejería creen que están más que despejadas desde el momento en el que hay un acuerdo Junta y Gobierno, lo que anula cualquier intento de recurso. Respecto a la crítica de que se convocan con "falta de tiempo" para preparar los exámenes, desde el departamento que dirige Mar Moreno, también se rechaza, ya que esta es la fecha en la que normalmente se formalizan en Consejo de Gobierno este tipo de convocatorias (de todas formas, desde febrero ya se sabía que iba a haber oposiciones). Y añaden algo más. El temario al que se tienen que enfrentar es el mismo del pasado año.

Estas oposiciones tendrán como novedad que ponen fin a ese periodo transitorio de cinco años para la regulación del acceso a la función pública docente. Eso significa que la fase de oposición recupera su función de prueba eliminatoria, o lo que es lo mismo, hay que aprobarla obligatoriamente para poder pasar a la fase de concurso (hasta ahora se hacía la media entre oposición y méritos y experiencia). Este nuevo sistema, como aclaró Moreno, "afecta a los requisitos para ser funcionarios, pero no a quien esté en la bolsa de interinos", que se quedarán ahí con independencia de que accedan a la bolsa otros nuevos aspirantes.

Las 592 plazas convocadas se distribuyen en 297 de Educación Infantil, 25 de Inglés, 50 de Educación Física, 50 de Música, 50 de Pedagogía Terapéutica, 40 de Audición y Lenguaje y 80 de Primaria.

Etiquetas
Publicado el
26 de marzo de 2013 - 22:51 h

Descubre nuestras apps

stats