Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Supremo se contradice para intentar tumbar la amnistía
CRÓNICA | Sánchez abona las deudas pendientes para amarrar el apoyo de ERC a Illa
OPINIÓN | Estese a lo acordado, por Elisa Beni

Rajoy reaparece para arropar a la alcaldesa de Marbella: “Lo hago porque la conozco bien y creo en ella”

Javier Arenas, Ángeles Muñoz, Mariano Rajoy y Patricia Navarro, en Marbella

Néstor Cenizo

Marbella —

20

Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno, ha reaparecido este sábado para apoyar a Ángeles Muñoz, alcaldesa de Marbella y amiga personal suya. “Una candidata de postín”, la ha piropeado. Rajoy, que no se prodiga en actos públicos desde que dejó de ser presidente del Gobierno (en 2018), ha hecho doblete electoral este fin de semana: por la mañana teloneó a Isabel Díaz Ayuso en un acto en Alcalá de Henares, y por la tarde se ha presentado en Marbella para arropar a Muñoz, que lleva meses bajo el foco por la trama de narcotráfico y blanqueo presuntamente liderada por su hijastro, procesado por la Audiencia Nacional, y sus incrementos patrimoniales.

Rajoy, presentado como “el mejor presidente que ha tenido España”, dio el mensaje que quería nada más empezar, porque era lo que había venido a decir, y así lo señaló. “Alguien dirá, ”este señor que dice que se ha retirado de la política, ¿qué hace aquí?“. He venido a apoyar a los candidatos y, de forma muy especial, a Ángeles Muñoz. Y lo hago porque la conozco bien y creo en ella”, resaltó. “Eso es lo más importante que tenía que decirles hoy a ustedes”. Luego apuntó a las próximas elecciones como un plebiscito en torno a la alcaldesa, para la que vaticinó un “apoyo mayoritario y mayor que en las últimas elecciones”.

El expresidente no solo ha dado su aval personal, sino que ha colocado al PP como soporte de la alcaldesa. “Ángeles Muñoz tiene detrás unas siglas, un partido que es el nuestro, con más de cuarenta años de historia. Este partido no es una pandilla. Es una organización donde trabaja mucha gente”.

Antes que él, la propia Muñoz se había presentado como la víctima de una campaña de “acoso y derribo” contra ella y contra la propia ciudad, liderada por Pedro Sánchez, según ella. “Ha sido muy difícil. Dentro del ámbito público, pero también personal”, ha dicho. Patricia Navarro, presidenta del PP malagueño, cree que la alcaldesa ha dado “una gran lección a toda la política española” en los últimos meses.

Críticas a “leyes que nadie pedía”

Muñoz ha recibido este respaldo en un contexto marcado por la investigación de la Audiencia Nacional a su hijastro y su marido (ya fallecido) por su presunta implicación en una trama de narcotráfico y blanqueo de capitales. El ayuntamiento que gobierna (desde 2007 a 2015, y de 2017 hasta ahora) adjudicó al menos cinco contratos por valor de 642.000 euros a una empresa que el juez considera una “tapadera” de la trama, supuestamente liderada por su hijastro. La alcaldesa, que se dedica a la política desde 1994, está también llamada a explicar el aumento de su patrimonio (que rondaría los 12 millones de euros) ante el Senado, proveniente de una donación de su difunto marido que ella no comunicó a la cámara alta hasta que este medio lo desveló.

Además, a la alcaldesa la investiga la Fiscalía del Tribunal Supremo, por negarse reiteradamente a cumplir una orden de demolición emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que le impuso una multa de 1.000 euros por este motivo, tal y como desveló recientemente elDiario.es.

La candidatura a la reelección de Muñoz estuvo en el aire hasta el pasado diciembre, y el PP llegó a sopesar su continuidad evaluando su desgaste por los escándalos que la salpicaban. Tras varias semanas sin un respaldo explícito, Juanma Moreno confirmó su candidatura poco antes de Navidad. Este viernes fue Cuca Gamarra, secretaria de Organización del PP, quien acudió a Marbella. Sin embargo, no hay previsto acto alguno con el presidente de su partido, Alberto Núñez Feijoo.

Mariano Rajoy es un buen amigo de la alcaldesa y su familia, con la que en 2014 llegó a compartir viaje a Suecia a bordo de su yate Angie. Su presencia en Marbella ha sido criticada por el PSOE. Por la mañana, Mario Jiménez se preguntó se venía como pago “por lo que [la alcaldesa] sabe y por lo que calla”.

El expresidente ha sido muy crítico con la acción del Gobierno y con Pedro Sánchez, a quien ha acusado de generar una polarización desconocida hasta ahora. Ha recurrido nuevamente a ETA, le ha acusado de revisar la historia (“Franco, Queipo de Llano, Primo de Rivera, ¿qué necesidad había de ello?”) y ha criticado que haya impulsado leyes (aprobadas por el Parlamento) “que nadie pedía”. A saber: “transexuales”, bienestar animal, sí es sí, ley de vivienda (“no se pueden hacer leyes para obligar o prohibir”, dijo), “las leyes de los okupas, que ahora entran en las casas bajo palio y con derecho a canapé y copita”. “Y ya no entro en detalles con esos de todas, todos, todes, o tontas, tontos, tontes, porque no procede”.

Arenas, ejemplo de política “cercana, dialogante, eficaz”

A Muñoz también la ha acompañado Javier Arenas, su mentor desde que entró en política, hace ya casi cuatro décadas, y hoy vecino de Marbella. Muñoz ha calificado al veterano político andaluz como “el mejor ejemplo de la política cercana, dialogante, eficaz”. “Nos has hecho creer en la política, nos ha enseñado en el servicio público”.

Antes, Patricia Navarro (presidenta del PP malagueño) había caldeado el ambiente, acusando al presidente Pedro Sánchez de padecer “turismofobia” y de “ahuyentar” a los turistas. “Ha declarado la guerra a Marbella y la Costa del Sol”, aseguró, citando como ejemplo la supuesta afección de unas obras de mantenimiento en la línea de AVE que se realizarán durante el verano o el conflicto abierto por el paseo marítimo de la localidad, que Jesús Gil construyó en dominio público marítimo-terrestre. “Ni un gramo para reponer las playas como siempre se ha hecho. Ni eso. Se quiere cargar un paseo marítimo por el simple hecho de que lleva 30 años construido”.

Al expresidente se le ha visto cómodo, explotando por momentos la vis cómica, natural o forzada, que ya encontró en el Mundial de Catar. Domina el escenario, el tono y el discurso, y este sábado sabía que jugaba en casa. Así que va sobrado, habla con el público, piropea aquí y allá, y la gente se monda. Y hasta comenta sus propios comentarios, casi en una versión política de sus columnas futboleras. “No quiero agotar a nadie y que luego anden diciendo que Rajoy nos dio una conferencia”, dice, antes de reiterar su apoyo a la alcaldesa que es, insiste, a lo que ha venido.

Etiquetas
stats