La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - El gran negocio de tres inspectores del Banco de España
La coalición de Gobierno sigue encallada en la reforma laboral
Opinión - No es Netflix, es el catalán, por Neus Tomàs

La portavoz andaluza de Cs se lía con la financiación y defiende que su grupo apoyó una reforma que en realidad rechazó

La parlamentaria andaluza de Ciudadanos (Cs) Teresa Pardo, en una foto de archivo.

La alianza entre Andalucía y la Comunidad Valenciana para reclamar al Gobierno central un fondo de compensación de 1.700 millones de euros para las comunidades peor financiadas, mientras presionan al Ministerio de Hacienda para que aborde cuanto antes la reforma del actual modelo de financiación, caduco desde 2013, no cuenta con el consenso de los dos partidos que conforman el Ejecutivo andaluz: PP y Ciudadanos. La formación naranja, que pilota el vicepresidente Juan Marín, está en contra de este tipo de "reuniones bilaterales", y reclama que el reparto de fondos territoriales se resuelva en el órgano competente: el Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde se sientan las comunidades y la ministra de Hacienda.

El presidente andaluz Juan Manuel Moreno y su homólogo valenciano Ximo Puig firmaron el martes en el Palacio de San Telmo una declaración institucional que reclama 16.400 millones de euros para las comunidades, con una porción cuantiosa para dos de las regiones más infrafinanciadas. La propuesta es muy similar a la que en 2018 aprobó el Parlamento andaluz, con un dictamen de Hacienda que elaboró la entonces consejera María Jesús Montero -hoy ministra-, consensuada por PSOE, Podemos e IU, y apoyada sorpresivamente en el último momento por el PP, entonces líder de la oposición. Hubo 100 votos a favor y 9 en contra, los del grupo Ciudadanos, que en aquel momento sostenía al Ejecutivo socialista de Susana Díaz.

La formación naranja, que ahora tiene 21 diputados y cogobierna con el PP, quedó aislada en aquel momento en el Parlamento. Ciudadanos se opuso a la propuesta andaluza -que reclamaba 4.000 millones extra para esta comunidad y una mayor participación de las regiones en impuestos estatales, como el IVA- en defensa del llamado principio de ordinalidad. Los naranjas sostenían que con el nuevo reparto de fondos estatales, las comunidades más ricas -Madrid y Barcelona, que en 2018 eran graneros de votos del partido de Albert Rivera- no se vieran adelantadas en el ranking de pagos por otras regiones. Es decir, que los mecanismos de compensación interterritorial tengan un tope para que las comunidades ricas sigan siendo las más beneficiadas.

La alianza entre Moreno y Puig ha llegado este miércoles al Parlamento, como "el asunto de mayor calado político y mayor trascendencia en España, junto la erupción del volcán en La Palma", en palabras del portavoz del PP, José Antonio Nieto. Era el tema del día, pero el asunto parece haber pillado a contramano a la nueva portavoz de Ciudadanos, Teresa Pardo, que ha defendido, categórica y con mucho énfasis, que su grupo parlamentario apoyó en 2018 una reforma del sistema de financiación que en realidad rechazó. Pardo anunciaba una proposición no de ley de Ciudadanos, para el próximo Pleno, en defensa de una mejor financiación para Andalucía. Los periodistas le recordaron que la Cámara andaluza ya aprobó en 2018 un dictamen de la Comisión de Hacienda sobre la reforma de la financiación autonómica, pero que su partido fue el único que se opuso. Luego ocurrió esto:

-¿Cuál es la posición de Cs respecto a la alianza suscrita entre Moreno y Puig en materia de financiación?

-"Esa reunión era beneficiosa antes y después. pero esto no se resuelve con reuniones bilaterales, sino en el Consejo de Política Fiscal y Financiera", subrayó Pardo.

-Moreno y Puig firmaron ayer una declaración institucional en San Telmo, que reclama 16.000 millones de euros más para las comunidades. ¿Ciudadanos suscribe esa declaración, similar a la propuesta de reforma del modelo que aprobó el Parlamento andaluz en 2018?

-"Nosotros siempre estuvimos de acuerdo con ese dictamen", insiste Pardo.

-Pero ustedes votaron en contra.

-"Nosotros no votamos en contra. Nosotros estuvimos de acuerdo con ese dictamen de expertos de Hacienda".

-Su partido fue el único que rechazó la reforma del modelo, que avalaron el resto de partidos.

-"Nosotros estábamos de acuerdo con el dictamen, sólo pedíamos que hubiese luz y taquígrafos, revise el diario de sesiones".

Pardo no era diputada autonómica en la pasada legislatura. Tras su intervención ante la prensa, a micrófono cerrado, continuó el debate. El grupo naranja seguía defendiendo que no rechazó aquella reforma del modelo. "Nosotros no votamos en contra, puede que votásemos abstención". Revisado el diario de sesiones y la hemoroteca, Ciudadanos se percató de su error de memoria y Pardo se despidió de los periodistas. El 22 de marzo de 2018, el Parlamento andaluz aprobó el dictamen de la Comisión de Hacienda sobre la reforma del sistema de financiación autonómica, ratificando así el acuerdo alcanzado en el grupo de trabajo por PSOE, Podemos e IU, al que se sumó el PP. Ciudadanos fue el único partido que se quedó al margen. Se rechazaron los votos particulares que mantenían el PP, Cs e IU.

La aprobación de esa propuesta, que fue elevada al entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cerró un trabajo de más de seis meses y, al igual que ya ocurrió en las votaciones del grupo de trabajo y de la Comisión de Hacienda, Ciudadanos se quedó solo en el rechazo al dictamen final y evitó una posición unánime de toda la Cámara.

La propuesta de reforma aprobada recoge la infrafinanciación de Andalucía por la "mala" aplicación del actual modelo y considera adecuado un mecanismo de reestructuración de la deuda autonómica en manos del Estado y el acceso en igualdad a los servicios públicos. La Junta estimó que el sistema en general requería de 16.000 millones más al año, de los que Andalucía debía recibir unos 4.000 millones anuales, y este cálculo fue finalmente incluido por el PSOE en el acuerdo que ha salido adelante. El dictamen sí Introdujo la insuficiencia financiera y nuevas variables para el cálculo como la población ajustada, el número de universitarios, la tasa de paro, la pobreza o los dependientes. Mantenía la cesión del 50% del IRPF y elevar los porcentajes de cesión del IVA -del 50 al 70%-, así como de los Impuestos Especiales al 70% para dar suficiencia a servicios públicos fundamentales.

Sobre el episodio de desmemoria de la portavoz de Ciudadanos, su homólogo en el PP dijo "no tener ninguna duda" de que el partido naranja ha cambiado su posición política y apoyará la alianza entre Andalucía y Valencia en materia de financiación. "En su día estaban en una posición diferente por distintos motivos, estoy convencido de que ahora lo van a apoyar", sostuvo Nieto.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2021 - 12:47 h

Descubre nuestras apps

stats