Silvia Oñate: “Hay que romper el estereotipo de viuda, somos ciudadanas de pleno derecho”

Personas pertenecientes a la Asociación Vida

Javier Ramajo


0

El Senado aprobaba este miércoles el acceso a las pensiones de viudedad para parejas de hecho en iguales condiciones que los matrimonios, dentro de la primera parte de la reforma de las pensiones que será efectiva a partir del 1 de enero. Silvia Oñate, presidenta de la Asociación Vida de mujeres viudas y madres de hijas e hijos huérfanos, echa la vista tres años atrás cuando decidió dar el paso de hacer pública una situación “injusta” a través de elDiario.es Andalucía. Fue después de plantear una cuestión de inconstitucionalidad en un juzgado de Sevilla: la Seguridad Social le había negado la pensión de viudedad por el simple hecho de estar cobrando más que su pareja de hecho el año anterior a su muerte. Aquel paso, y tras una larga y dura batalla legal, le ha hecho reflexionar. “Hay que construir un espacio para que la ciudadanía pueda hablar cara a cara con el poder legislativo para plantear soluciones a situaciones injustas y kafkianas como esta”, dice.

El Gobierno de España tendrá que revisar la regulación de la pensión de viudedad para parejas sin vínculo matrimonial

El Gobierno de España tendrá que revisar la regulación de la pensión de viudedad para parejas sin vínculo matrimonial

Su lucha empezó antes, cuando su cuerpo y su mente estaban aún de luto. “Una tortura burocrática cuando no sabes ni cómo te llamas”, relata. “Estoy muy orgulloso de ti, mamá”, le ha dicho en estos días su hijo de 19 años. “Nos hurtaban nuestro derecho cuando más lo necesitas. Era una ley rácana, que nos desprotegía. ¿Que mal habíamos hecho mis hijos y yo?”, se preguntaba. Con ese “vacío” por dentro, sintió que también le amputaban un derecho. Su carácter le hizo no quedarse quieta. Su formación y conocimientos le sirvieron para mover fichas y pelear hasta el final, hasta conseguirlo. “El éxito llegará cuando el Instituto Nacional de la Seguridad Social nos dé lo que nos pertenece”, admite.

Reuniones, mociones, promesas, disgustos, esperanzas. Muchas puertas tocadas. “Resistencia y dolor”, y en mitad de una pandemia. “Nos hemos reunido con todo el mundo”, resume. Después de montar Vida “para defeder los derechos” de viudas y viudos afectados, hasta Bruselas llegó para que la Eurocámara pidiera a España acabar con la desigualdad de las parejas de hecho, reconocida posteriormente en el Senado en octubre de 2020 por todos los grupos políticos. El Gobierno empezaba a atender a la cuestión, al menos aportando cifras y datos relativos a la cuestión: cobrar más que tu pareja de hecho provocaba la denegación del 15% de las pensiones de viudedad. “Trabajo, trabajo, trabajo, y volver a contar, y volver a contar, y volver a contar”, repite, consciente de que su experiencia a nivel político y su formación como periodista le han valido sin duda para “pelearlo”. “Pero, ¿y quien no tiene esa posiblidad? La política tiene que escuchar a la ciudadanía”, incide como “lección” tras las circunstancias vividas durante estos años. “La ciudadanía tiene que tener espacios más sencillos de interlocución con la política”, sentencia.

Las vías politicas y periodística (Oñate agradece la “responsabilidad” y el apoyo de todos los medios de comunicación que se han hecho de esta “injusticia”) le han llevado a concluir que “sin presión mediática, los politicos no se mueven, y eso no puede ser, porque deben seguir los temas despues de hacerse la foto. Tienen que decir y que hacer, no sólo quedarse en los titulares”. Por su doble experiencia, Oñate sabe bien de lo que habla, más aún de vivirlo en primera persona. “¿Por qué no existe ese poder ciudadano?”, se pregunta. “La capacidad de lucha se desvanece” y “tiene que haber un espacio donde defender los derechos de las personas”. “Por mi compromiso social, yo sabía que no me iba a agotar pero, ¿y si no lo hubieran socializado los medios?”. “Era de justicia social, y eso lo ha reconocido todo el mundo”, recuerda, pero “no es normal que las injusticias tengan que pelearse tanto”.

Oñate sigue repasando. Se quedó en paro con 48 años, si bien logró reengancharse laboralmente. “Esto no era un capricho, ni de Silvia ni de todas esas viudas e hijos en la misma situación. ¿Que mal había hecho una mujer que cobraba 1.400 euros y su marido se muere cuado cobraba 1.200 euros?”. O un hombre, como le ocurrió a uno, también de la asociación, que enviudó el mismo año en que se había pedidod reducción de jornada y se quedó sin pensión, explica Oñate. En Vida sabían que la proposición no de Ley del Grupo Socialista de marzo de 2020 no era suficiente, que “el trabajo no estaba hecho”. Luego vinieron las modificaciones de las recomendaciones del Pacto de Toledo peroa al no incluirse en la siguiente Ley Presupuestos, el perseguido objetivo que solo podría alcanzarse si se aprobaba la enmienda registrada por Más País. Así, se cumpliría también, nada menos, el pacto de coalición de gobierno PSOE-Unidas Podemos, en concreto en el que hicieron público el 30 de diciembre de 2019 titulado 'Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España', donde los partidos que ahora gobiernan España se comprometían a “la revisión de las pensiones de viudedad, garantizando la igualdad de trato en los casos de pareja sin vínculo matrimonial”.

Aquella enmienda de Más País se vetó porque llevaba aparejado un coste económico, “pero un coste que salvaba vidas, que aseguraba derechos sociales”, repasa Oñate. “Había consenso, pero no terminaba de culminarse. No ha habido nadie que no viera esto claro. Han sido cuatro años no heroicos, sino agotadores. ¿Por qué tarda tanto lo que es de justicia? El camino ha sido largo y costoso. La asociación agradece todos los granitos de arena de la gente y los medios que han ido apoyando esta causa” y quiere “seguir siendo un instrumento útil cuando se nos repare con éxito y garantías, y seguir haciendo reflexiones sociales”. “Hay que romper el estereotipo de viuda, somos ciudadanas de pleno derecho y la asociación seguirá batallando por las viudas”. Pero insiste: “Si no hay continuidad y presión mediática, los temas de entidad se diluyen. Nos tuvimos que volver a presentar en el Congreso cuatro viudas con sus hijos adolescentes para reclamar un derecho que nos quitaba una ley mal hecha, un derecho vulnerado ¿en qué cabeza cabe?”.

La coordinadora de Más País en el Congreso de los Diputados, Emilia Sánchez, también repasa para este periódico la tramitación final de aquel asunto que Oñate hizo público por primera vez en este medio. “Hemos dado la turra todo el rato con este tema. Ha sido casi un año de negociación con el Ministerio, con el ministro Escrivá, pero valía realmente la pena y lo hemos conseguido”, apunta.

Sánchez recuerda que “cada vez que hemos tenido ocasión de meter este tema lo hemos metido y hemos sido muy consistentes cada vez que se ha tratado el tema de las pensiones”, añade, porque se estaba dando “una discriminación injustificada”. Ahora, una vez resuelto en el Senado y las “muchas reuniones” celebradas, Más País también celebra el final feliz de esta batalla iniciada por Silvia Oñate y por Vida.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats