eldiario.es

9

ARAGÓN

La compra sin concurso público de 25.000 balones por la Federación Aragonesa de Fútbol provoca malestar en clubs y tiendas deportivas

La operación, por valor de 340.000 euros, abre el debate sobre si las federaciones deportivas, que son entidades privadas pero con funciones de carácter público, están sujetas a la Ley de Contratos del Sector Público

Empresas de material deportivo han solicitado a la Federación información sobre el procedimiento seguido para la contratación de la compra de balones, que se ha hecho con una subvención de la Real Federación Española de Fútbol

Desde la Federación Aragonesa de Fútbol, su presidente, Óscar Flé, sostiene que la entidad no es un organismo público y que, por tanto, no están obligados a hacer un concurso público

Abogados y académicos aseguran que no aparecen entre los organismos obligados, pero que sí deberían estar sujetas por su configuración “monopolística” y porque tienen “poder adjudicador”

Se han invertido 340.000 euros en balones

Se han invertido 340.000 euros en balones kstuttard - pixabay

La temporada de fútbol ha comenzado con cierta polémica en Aragón. La Federación Aragonesa de Fútbol (FAF) ha recibido en las últimas semanas críticas de clubes aragoneses y de empresas de material deportivo que han transmitido por escrito sus quejas a este organismo, además de al Gobierno de Aragón y al Consejo Superior de Deportes –dependiente del Ministerio de Cultura–. La compra de 25.000 balones con el dinero de una subvención recibida por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), está detrás de este malestar provocado por la decisión de la delegación territorial que dirige Óscar Flé desde 1992.

La junta directiva de este organismo aprobó el pasado mes de agosto destinar a la compra de material deportivo una parte importante de la subvención de la RFEF, procedente del fútbol profesional correspondiente a la pasada temporada (2017-2018). Se trata de una cuantía de 340.000 euros (aproximadamente la mitad de la subvención total) que, en esta ocasión, se ha destinado a la compra de 25.000 balones para los clubes aragoneses de fútbol y fútbol sala. Cada equipo recibirá entre 10 y 15 unidades, en función de la categoría.

En esta reunión se acordó, además, fijar estos modelos de balones como “oficiales” y de “uso obligatorio” para todas las competiciones organizadas por la Federación Aragonesa, como se indica en la circular que la entidad envío a los clubes.

Esta decisión no ha sentado nada bien a algunos clubes deportivos, que contaban con la totalidad de subvención para financiar sus costes, como en la pasada temporada. Este año, en cambio, recibirán la mitad de esta ayuda prevista en dinero y la otra mitad en balones.

Pero no son los únicos críticos con esta resolución. Las empresas de material deportivo ponen el foco en la adjudicación de este contrato de 340.000 euros a una única empresa, sin que se haya realizado un concurso público. Critican que no hayan podido concurrir en igualdad de condiciones a la adjudicación de este contrato.

“Nos han apartado de un plumazo a todas las empresa que nos dedicamos a la venta deportiva, no hemos podido competir. No vamos a vender ningún balón porque los va a vender todos Play Sport (empresa que se ha hecho con la subvención)”, comenta el distribuidor Javier Esteban.

Esta situación ha abierto el debate en el sector sobre si las federaciones deportivas están sujetas a la Ley de Contratos del Sector Público. Estas son entidades de carácter privado, pero se consideran agentes colaboradores de la gestión pública, es decir, asociaciones a las que se les delega funciones de carácter público.

Las federaciones deportivas tienen “poder adjudicador”

Abogados y académicos consultados por eldiario.es aseguran que las federaciones deportivas no aparecen mencionadas entre los organismos obligados a someterse a los procedimientos para la adjudicación de los contratos públicos. No obstante, sostienen que sí deberían estar sujetas a esta regulación dada sus características, entre ellas su configuración “monopolística”, es decir, una por comunidad autónoma, y porque son organismos con “poder adjudicador” y, por tanto, deberían estar sometidos a esta legislación.

“Hay un artículo que hace cajón de sastre donde se definen los casos que sí deberían estar sometidos a la ley y en el que sí encajan las federaciones porque tienen un poder adjudicador”, explica uno de los abogados. Indica, además, que por la cuantía elevada de la subvención (350.000 euros) no encajaría tampoco en la norma aragonesa, que obliga a solicitar tres presupuestos a distintas empresas en caso de que esa compra se adquiera con cargo a las subvenciones públicas” conforme a la ley de medidas en materia de Contratos del Sector Público en Aragón.

Así lo indica también un estudio realizado por el área de Derecho Administrativo de la Universidad de Castilla y La Mancha, donde se indica que las federaciones deportivas deben considerarse como “poderes adjudicadores a los efectos de la normativa sobre contratación pública”.

“El contraste de todas estas características que reúnen las federaciones deportivas con la literalidad del artículo 3 de la ley de contratación pública y con la interpretación que del concepto de poder adjudicado, lleva a la clara conclusión de que las federaciones son poderes adjudicadores y como tales deberán aplicar la Ley de Contratos”, se apunta en este estudio.

Allí se añade que, en efecto, las federaciones desempeñan y satisfacen diversas funciones de carácter administrativo e interés general, de acuerdo con la Ley de Deporte, como la organización de competiciones oficiales, la formación de técnicos deportivos o planes de preparación de deportistas de alto nivel, entre otros.

La compra de estos balones a una única empresa ha llevado a que estas otras compañías deportivas presenten un escrito formal en la Federación Aragonesa de Fútbol en la que solicitan información sobre el procedimiento seguido con Play Sport para la contratación. Exigen conocer las fechas de la licitación, el número de empresas que han concurrido a la misma, el criterio para la selección del adjudicatario o la publicación de la adjudicación, una información que, por ahora, no ha sido facilitada.

Óscar Flé: “No somos una empresa pública”

Desde la Federación Aragonesa de Fútbol, su presidente Óscar Flé, sostiene que la entidad no es un organismo público y que, por tanto, no están obligados a hacer un concurso público. “Lo que hacemos es solicitar presupuestos y, a partir de ahí, resolvemos”, precisa Flé, quien agrega que tienen un proveedor que colabora habitualmente con ellos, en referencia a Play Sport.

Asegura que fue la junta la que valoró las propuestas, pero explica que esta resolución no es pública, por lo que se desconoce cuáles fueron las empresas que se presentaron. “Ponemos en marcha el procedimiento y a partir de ahí buscamos la mejor solución, nosotros no somos una empresa pública para tener que comunicarlo a todo el mundo”, remarca sobre el hecho de que muchas empresas no tuvieran conocimiento, si bien afirma que esta información se publicó en la página web.

En cuanto a la compra de los balones, ha explicado que este año se ha adoptado esta decisión, para que todos los clubes pudieran beneficiarse de la ayuda económica. “Había que buscar una fórmula que les permitiese, especialmente a los clubes más modestos, poder recoger esa subvención cuando no podían justificarla”.

Código de Buenas Prácticas de la Federación Española de Fútbol

Por su parte, fuentes de la Real Federación Española de Fútbol afirman que actualmente se está desarrollando un Código de Transparencia y Buenas Prácticas, que remitirán a las delegaciones territoriales para que actúen conforme a estas recomendaciones.

Javier Esteban es uno de los distribuidores de material deportivo que se han visto perjudicados por esta decisión. Se ha dirigido hasta en cinco ocasiones a la Federación Aragonesa de Fútbol, pero todavía no ha recibido respuesta. 

“Los balones de fútbol y de fútbol sala de todas las ligas de Zaragoza, Huesca y Teruel son vendidos ahora por Play Sport por mandato divino de la Federación Aragonesa de Fútbol. ¿Por qué?, pues no lo sabemos. Yo vendía 2.000 balones al año y no voy a vender ninguno este año”, recalca.

También el responsable de colectivos y clubes de una tienda de Zaragoza asegura que la FAF debería actuar de forma “más honesta”. “No hemos podido servir ningún balón a nuestros clientes, con los que tenemos un contrato y una relación de muchos años”, subraya. Más allá de la pérdida de negocio que, en su caso, no es grave, critica la forma de proceder de la federación, que ha destinado a una única empresa una subvención pública para comprar 25.000 balones. “Se han pasado de la raya, queda feo”, ahonda.

Los clubes han mostrado también su malestar. Fran Echeve, de Sala 2012, explica que de los 5.500 euros de ayuda que le correspondía al club (4.000 euros por la participación del primer equipo en Tercera División y 1.500 euros por el equipo de División Honor Juvenil), solo van a recibir la mitad, es decir 2.750 euros. Por la cuantía restante, recibirán diez balones por equipo.

“Para nosotros que somos un club sin ánimo de lucro, con cuatro miembros en la junta que nos las vemos y nos las deseamos para sacar el presupuesto adelante, las subvenciones nos valen para cubrir los muchos gastos que tenemos, por ejemplo el autobús de temporada, que son 8.000 euros, o las fichas federativas…. Pero este año nos la reducen a la mitad, y nos van a dar balones”, concluye.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha