eldiario.es

9
Menú

ARAGÓN

El árbol y el bosque

"El auge de Ciudadanos puede entenderse precisamente porque no ofrecen medidas concretas, porque cada día dicen algo diferente y así cualquiera puede sentirse identificado con algo"

- PUBLICIDAD -

Últimamente me llegan críticas a la medida acordada por PSOE y Unidas Podemos de igualar los permisos de paternidad y maternidad. Muchas mujeres argumentan que hay que aumentar el permiso de maternidad, que la biología importa y que no es lo mismo ser padre que ser madre. Yo estoy de acuerdo con eso, aunque con matices ( aquí Melisa Tuya señala algunos de estos matices).

Pero lo que de verdad me suscita inquietud es una frase muy repetida: “Me gusta todo de Podemos, pero esta medida me hace dudar en las siguientes elecciones”. Me preocupa, y mucho.

A veces, olvidamos que un partido político aúna muy diferentes sensibilidades y promueve muy diferentes medidas. Es absolutamente imposible estar de acuerdo al 100 % con ellas. De hecho, si una persona está de acuerdo la 100 % con lo que piensa y hace una organización, posiblemente se encuentre en una secta.

Yo soy diputado y también tengo ciertas dudas con algunas propuestas de mi partido. Por supuesto. Lo contrario sería cerrar mi mente y obedecer a ciegas a la dirección. Y esa no es una buena forma de hacer política. Pero lo importante no son las discrepancias, sino los puntos en común.

Si un partido propone 100 medidas y estamos de acuerdo con 95, ¿qué hacemos? ¿Lo rechazamos por esas 5? 

En cambio, el auge de Ciudadanos puede entenderse precisamente porque no ofrecen medidas concretas, porque cada día dicen algo diferente y así cualquiera puede sentirse identificado con algo. Me dicen algunas personas: “Yo voto a Ciudadanos porque tiene tal medida”. Y respondo: “Ya, ¿pero y el resto? ¿Vas a votar a un partido porque te sientes identificado con una sola medida?”

A mí me gusta leer sobre  sesgos cognitivos y se ha demostrado que a la hora de votar influyen y mucho. Desconozco si existe un sesgo aplicable a esta situación, pero quizá deberían darle un nombre. Sesgo de porcentaje, por ejemplo.

El partido que hace muchas cosas corre el riesgo de no gustar a todo el mundo. El partido que no hace nada tiene la oportunidad de no disgustar a casi nadie. Pero yo prefiero un partido que actúe, que se moje, que tome posición en temas importantes.

Y creo que es necesaria cierta reflexión personal, a la hora de emitir estos juicios. Si nos pasamos al terreno personal, seguro que hay cosas de tu pareja mejorables; pero no por eso vas a romper. Hay más cosas que unen.

En el caso de los permisos, hay acuerdo en que deben ser iguales, pero mucho más amplios. Bien, este es un primer paso. Pero antes de criticarlo, quizá habría que saber cómo se gestionó (es una propuesta de  Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción, qué límites puso el Gobierno o la CEOE, qué objetivos persigue, etc. Ahora mismo hay empresas que prefieren contratar a hombres que a mujeres porque estos no van a estar 16 semanas de baja tras tener un hijo; pues bien, a partir de ahora esa excusa ya no les vale. Creo que la medida va por ahí, está destinada a limitar una discriminación por género.

¿Es necesario ampliar mucho más el permiso de maternidad? Por supuesto. Pero la política consiste en elegir, y en este caso se ha elegido luchar contra una discriminación histórica y después perseguir otros objetivos. Queda mucho camino por recorrer en temas de crianza, y debemos recorrerlos todos juntos: mujeres y hombres.

Un apunte breve sobre la ley de Discapacidad. Es imposible solucionar la vida de todas las personas y sus familias. Se puede mejorar  mucho la situación actual; pero la perfección no existe. ¿Criticamos a quién trabaja por mejorarla o apoyamos lo poco o mucho que haya podido hacer, frente a quienes nunca proponen nada?

Cierro con lo que proponía al inicio: no dejemos que una sola medida (una medida positiva en sí misma y que debe enmarcarse en un programa más amplio de apoyo a la familia y crianza) empañe todo el trabajo de un partido y regale votos a otros partidos que jamás van a aumentar el permiso de maternidad. Los grandes cambios (y el de la crianza es uno de ellos) requieren tiempo, avanzar paso a paso. Si nosotras mismas ponemos piedras en el camino, nunca lograremos el objetivo final.

Desde aquí pido a las mujeres que que reflexionen sobre este tema, que busquen los programas de otros partidos, y vean lo que dicen sobre los permisos de maternidad. Me temo que ninguno pide parecerse a los países nórdicos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha