La portada de mañana
Acceder
El Gobierno quiere que las empresas garanticen la salud mental de sus trabajadores
España duplica la ejecución de los fondos europeos hasta alcanzar el 43,1%
Opinión - Las mentiras que nos tragamos, por Neus Tomàs

CSIF denuncia la falta de personal en las prisiones aragonesas, con un 20% de vacantes sin cubrir, y el aumento de agresiones a funcionarios

Cárcel de Zuera

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia la falta de personal en las prisiones aragoneses y el aumento de agresiones a los funcionarios. Un 20% de las plazas está sin cubrir, sobre todo de trabajadores sanitarios. Representantes de Prisiones de CSIF Aragón participan este jueves 22 de abril en una concentración en Madrid para exigir el desbloqueo de la negociación de la Ley de la Función Pública Penitenciaria, que permitirá adecuar la legislación a la realidad de los centros.

“La Ley es muy necesaria para actualizar la normativa y mejorar el funcionamiento de los centros penitenciarios. Nos regimos por leyes y reglamentos de hace cuarenta años en algunos casos. El perfil de los presos y de los delitos ha cambiado mucho en los últimos años, y tenemos que renovar y adaptar la institución penitenciaria. En Aragón nos preocupa especialmente el aumento de las agresiones a funcionarios y la falta de trabajadores para poder prestar nuestro trabajo en buenas condiciones”, afirma Silvia Moriche, responsable de Prisiones de CSIF Aragón.

En Aragón, está sin cubrir el 20% de las plazas recogidas en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de los centros penitenciarios. Según el sindicato, en Zuera debería haber 585 trabajadores y faltan 132; en Daroca de 274 faltan 29; y en Teruel de 146 hay 31 vacantes sin cubrir. “Falta personal en todas las categorías profesionales, pero la carencia es especialmente preocupante entre los sanitarios. Zuera es la prisión más grande, con unos 1.300 reclusos, y la que más padece la falta de personal sanitario. Debería haber ocho médicos y solo hay tres. Eso obliga a que las guardias de los médicos no puedan ser presenciales y a que el personal de enfermería tenga una sobrecarga de trabajo”, explica Silvia Moriche.

“Cada vez hay más agresiones a los funcionarios y nos sentimos indefensos puesto que no se nos considera agentes de la autoridad. Nos falta formación para atender a los presos más peligrosos, como Igor el Ruso, que está estos días en Zuera, o para nuevos delitos como las mafias organizadas y el terrorismo islamista”, señala Alfonso Peiró, funcionario en la prisión de Zuera y delegado de CSIF. 

El jueves 22 de abril los sindicatos CSIF y Acaip-UGT convocan una concentración ante la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en Madrid para reclamar la Ley de Función Pública Penitenciaria. Entre las reivindicaciones históricas que debe recoger la nueva norma están la reclasificación de los centros penitenciarios, el reconocimiento de la condición de agente de autoridad, adecuación de los puestos de trabajo, mejoras en las condiciones laborales y formación específica para los trabajadores. CSIF subraya que no apoyará el borrador de la ley si esta no contempla plazos y una memoria económica.

Etiquetas
Publicado el
19 de abril de 2021 - 12:10 h

Descubre nuestras apps

stats