La portada de mañana
Acceder
Los sanitarios advierten de la grave situación en la Comunidad de Madrid
Villarejo confesó una operación para que Gürtel no alcanzara a la cúpula del PP
Opinión - Es el sistema, amigos, por Neus Tomàs

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Pandemia, Presupuestos y Podemos, las tres tareas prioritarias de Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados

46

Tras tres semanas escasas y no continuas de paréntesis veraniego, el presidente Pedro Sánchez y su Gobierno han vuelto estos días a la actividad para afrontar un curso político que será probablemente tan complicado como los siete meses de gestión que ya llevan desde la investidura. Tres grandes asuntos van a marcar las primeras semanas de la rentrée del Gobierno de coalición: la gestión sanitaria y económica de la pandemia de coronavirus, las negociaciones para contar con unos Presupuestos propios asentados en los fondos europeos liberados frente a la pandemia y las novedades judiciales y políticas en torno a Podemos, el socio minoritario del Ejecutivo de coalición, al que durante el verano se le han multiplicado y complicado los problemas judiciales y reputacionales por su financiación y su contabilidad interna.

A las tres P de las prioridades –Pandemia, Presupuestos y Podemos– se le añade otro asunto principal, el del Rey emérito, pero en Moncloa siguen con la tesis de que en este quien tiene que ocuparse es sobre todo la Casa del Rey, y que esta va a ir muy poco a poco y a ser posible sin tomar ninguna otra gran medida similar a la de primeros de agosto, cuando se anunció la salida de España de Juan Carlos I.

En la pandemia, nada indica que el Gobierno de Sánchez vaya a recentralizar la gestión pese a que, en estas semanas de malos datos sanitarios y cierta descoordinación, se lo pidan tanto la oposición como las Comunidades Autónomas con tanto énfasis como en mayo pasado le pedían lo contrario. En Moncloa consideran que, en este periodo de cogobernanza y "nueva normalidad", cada institución ha de asumir sus responsabilidades en función de sus respectivas competencias. "Muchas comunidades, y no solo las que gobierna el PP, también algunas de las nuestras, están siendo muy desleales con el Gobierno con lo de la pandemia. Han pretendido apuntarse a sí mismas los éxitos y achacarnos a nosotros todo lo malo", se lamenta un alto cargo del Gobierno.

El inicio del curso escolar, con todos los riesgos de propagación de la enfermedad, determinará si esa posición del Ejecutivo se cambia y cuánto. Pese a la alarmante tendencia de nuevos contagios durante las últimas semanas, en el Gobierno no se contempla ahora la posibilidad de un nuevo estado de alarma y una nueva orden de confinamiento masivo. Se sabe que tendrían en la economía unas consecuencias catastróficas.

Respecto a los Presupuestos, hay optimismo. Las conversaciones con Ciudadanos van madurando, y en la parte socialista del Ejecutivo se extiende la convicción de que tanto el socio de coalición, Unidas Podemos, como algunas otras piezas de la mayoría parlamentaria de la investidura acabarán aceptando de compañero de viaje al partido de Inés Arrimadas al comprobar que es la única opción posible, dado lo maniatado que se encuentra ERC por sus vísperas electorales en Cataluña. La disponibilidad de cuantiosos recursos económicos extraordinarios, provenientes de Europa, es un estímulo para el pacto.

Las denuncias y la investigación judicial sobre la financiación y la contabilidad interna de Podemos han dado a la oposición –sobre todo PP y Vox– una munición suplementaria para arremeter contra el Ejecutivo. Las críticas y la petición de asunción de responsabilidades se han dirigido directamente al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, pero tanto en el PSOE como en Moncloa creen que el objetivo último que se busca es Pedro Sánchez y el Gobierno en su conjunto. Si hay que entregar alguna cabeza, no sería en ningún caso la de Iglesias sino, como mucho, la del director de Comunicación y Estrategia de la Vicepresidencia Segunda, Juanma del Olmo, que en cuanto secretario de Comunicación de Podemos ha sido citado como imputado por posibles delitos de malversación y administración desleal por el juez que investiga a la formación morada tras las denuncias de José Manuel Calvente exabogado de Podemos.

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Etiquetas
Publicado el
24 de agosto de 2020 - 22:41 h

Descubre nuestras apps

stats