La portada de mañana
Acceder
La fatiga pandémica y el fin del estado de alarma complican el control
Dirigentes del PP sospechan que Casado forzará elecciones en otras CCAA
Opinión – Lo importante es no liarse, por Antón Losada

Cantabria levanta el confinamiento de todos sus municipios desde este sábado

Control policial en Santander.

Cantabria levantará el confinamiento municipal que mantenía desde el pasado 4 de noviembre a partir de este próximo fin de semana y desde el sábado 12 de diciembre se permitirá el desplazamiento dentro de la comunidad, que ha descendido al nivel 3 de alerta sanitaria. No obstante, se ampliará el cierre perimetral que impide entrar o salir de la región salvo por causas justificadas y seguirá vigente el toque de queda nocturno, establecido entre las 22.00 y las 06.00 horas. También se seguirán aplicando las medidas sanitarias aprobadas para contener la expansión del virus, como el cierre del interior de los locales de hostelería o la limitación de aforos en los espacios públicos.

Un mes del cierre municipal y del interior de la hostelería en Cantabria: la curva se estabiliza pese a los más de 5.400 contagios detectados

Un mes del cierre municipal y del interior de la hostelería en Cantabria: la curva se estabiliza pese a los más de 5.400 contagios detectados

Así lo ha anunciado este jueves en rueda de prensa el vicepresidente cántabro y portavoz del Ejecutivo, Pablo Zuloaga (PSOE), tras la celebración del Consejo de Gobierno en el que se han tomado estas decisiones tras el informe pertinente de la Consejería de Sanidad y de la Dirección General de Salud Pública, que siguen pidiendo cautela a la población pese al levantamiento de algunas de las medidas más restrictivas que se venían aplicando en esta segunda ola, ya que recuerdan que "la situación está lejos de ser controlada" y el número de casos activos y de pacientes hospitalizados a causa de la COVID-19 sigue disminuyendo a un ritmo "muy lento".

Según ha detallado el vicepresidente autonómico, estas medidas que entrarán en vigor en la madrugada del viernes al sábado tras el decreto que se publicará en las próximas horas en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) "empalmarán" con las establecidas por el Gobierno central, en el marco del Consejo Interterritorial de Salud, de cara a las fechas festivas de Navidad, y vigentes entre el 23 de diciembre y el 6 de enero. Pese a que, tal y como ha señalado Zuloaga, Sanidad aprecia "una disminución generalizada de los casos en los municipios", la puerta "está abierta a revertir" el levantamiento de esta restricción en los próximos días si la situación vuelve a complicarse, así como a establecer "cordones sanitarios" en las zonas de mayor riesgo.

"Hay que ser cautos y hacemos un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos", ha insistido, dejando claro que la apertura de los municipios "no significa que se puedan retomar los contactos sociales". "Hay que continuar con el aislamiento", ha subrayado el portavoz socialista. En este sentido, desde este sábado se permitirá el desplazamiento a segundas viviendas o a comercios que no haya en el municipio de residencia, pero "siempre respetando las medidas de seguridad" contra la COVID-19.

Zuloaga ha explicado que para poder relajar las medidas la tendencia a la baja debe "estar consolidada" porque, según los expertos, "aplicar desescaladas demasiado rápidas puede provocar un efecto rebote", y ha puesto el ejemplo del día de acción de gracias en Estados Unidos, donde se produjo un retroceso de la tendencia positiva que ha provocado posteriormente un fuerte incremento de fallecidos. "No podemos dejar que eso nos ocurra a nosotros", ha sentenciado.

En el Gobierno de Cantabria admitían desde hace semanas que la actual situación no era sostenible durante mucho tiempo más, ya que eran conscientes de que el cumplimiento de la norma que impide salir del término municipal de residencia salvo por motivos justificados se está aplicando de manera muy laxa. Los controles policiales en algunos puntos neurálgicos de la comunidad no han sido suficientes para evitar la movilidad de los ciudadanos y consideran que puede ser más sencillo de aplicar si se actúa de una manera más "quirúrgica", es decir, aplicando cordones sanitarios sobre aquellas localidades con brotes activos y permitiendo el tránsito en el resto.

En este sentido, desde el bipartito PRC-PSOE defienden que las experiencias que se llevaron a cabo durante el verano, cuando el coronavirus dio una pequeña tregua y las cifras de contagio estaban más o menos controladas, fueron exitosas y permitieron un rápido descenso de la curva epidemiológica tras el confinamiento del municipio de Santoña o el cierre perimetral de las calles más afectadas por la COVID en el barrio de La Inmobiliaria, en Torrelavega, tras sendos brotes. Esta será la estrategia a seguir a partir de ahora, pero aplicando los baremos pactados por las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad en el seno del Consejo Interterritorial de Salud de cara a la evolución de la pandemia y los diferentes niveles de alerta.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats