Entrevista Decana del Colegio de Periodistas de Cantabria

Olga Agüero: “Para ejercer el periodismo hay que tener mucho valor para resistir presiones e intimidaciones”

Olga Agüero, primera decana del Colegio de Periodistas de Cantabria.

Rubén Alonso


0

Olga Agüero (Santander, 1969) inicia con ilusión y entusiasmo su nueva etapa al frente del recién constituido Colegio de Periodistas de Cantabria. Esta veterana periodista se ha convertido en la primera decana de este nuevo órgano de representación que, en sus propias palabras, supone “un momento histórico y un paso hacia la dignificación del periodismo”. Y es que según Agüero, el periodismo está “fuertemente amenazado y desacreditado por el intrusismo de ciertas plataformas que se utilizan como mecanismo de presión e intimidación” y por eso una de las labores de este colegio profesional será la de “defender a los periodistas con voz firme”, además de asesorarlos, poner en valor la titulación universitaria y combatir los bulos y noticias falsas.

¿Qué supone para el periodismo cántabro la creación de este colegio profesional?

Es un momento histórico, un paso hacia la dignificación del periodismo, supone un tiempo nuevo, un acto de justicia y reparación para los compañeros que hace décadas ya defendieron una formación universitaria para ejercer esta profesión, y una plataforma que va a denunciar y defender con voz firme un periodismo digno y ético. El Colegio nace libre e independiente y a partir de ahora es el órgano oficial que nos representa a los periodistas de Cantabria. Queremos que los ciudadanos conozcan cómo hacemos nuestro trabajo y que tengan la certeza y la rotunda convicción de que nosotros, los periodistas, escribimos y trabajamos para ellos, para los ciudadanos, en algunas ocasiones sorteando ciertas presiones. Vamos a vigilar que las convocatorias de las administraciones públicas respeten la exigencia de titulación. Vamos a redactar un código ético del ejercicio del periodismo y activar una Comisión de Deontología y lucharemos por eliminar la discriminación del periodismo en las oposiciones docentes. Son cuestiones sobre las que nunca se había actuado.

El periodismo es crítico por naturaleza porque lo contrario se llama propaganda

¿Por qué es tan necesario dignificar la profesión en este momento y defender a los profesionales que la ejercen?

El periodismo está fuertemente amenazado y desacreditado por el intrusismo de ciertas plataformas que se utilizan como mecanismo de presión e intimidación y desde las que se alaba o crítica en función del dinero público que reciben, despreciando el rigor informativo. También está afectado por la propagación de noticias falsas que a menudo esconde intereses ajenos a la información, hasta el punto de que han surgido portales que se dedican a desmentir bulos y verificar y contrastar informaciones. No contribuye tampoco a hacer buen periodismo la velocidad y la precipitación que impone la inmediatez de las redes sociales; el exceso de periodismo de declaraciones que a menudo impone sobre qué debemos hablar y pensar; la dependencia de lo “viral”, que a veces eleva a categoría de contenido informativo cualquier anécdota o trivialidad. Esto último también enlaza con la tiranía de la audiencia. Como consecuencia de esta catarata de condicionantes los periodistas pueden tener la tentación de caer en la autocensura e incluso dejar de escribir temas más complejos e interesantes porque les desmoraliza la falta de clics, de lectores o de audiencia. 

¿Cómo puede ayudar este órgano a combatir las fake news, el clickbait, los bulos y las informaciones tendenciosas y alejadas de la realidad motivadas por determinados intereses que no casan con el buen ejercicio periodístico?

Queremos impulsar herramientas contra la desinformación mediante iniciativas como un registro que acredite lo que es medio periodístico de un simple blog u otra iniciativa de difusión informativa o de opinión que no cumpla los requisitos éticos porque no tiene información propia, no está elaborado por periodistas o no se actualiza de manera regular. A la vez vamos a tratar de impulsar una regulación del reparto de la publicidad institucional con criterios objetivos y transparentes. Por otro lado, pero en este mismo sentido, queremos llegar a los estudiantes, a los jóvenes, en los colegios e institutos, y a la gente mayor, para que se les enseñe a discriminar la información que les llega a los móviles y a través de las redes sociales, que verifiquen si es un medio fiable, si la noticia tiene fuentes informativas, si la foto es real, etcétera, para que no les intoxiquen con propaganda falsa bajo la apariencia de realidad. 

La fortaleza de un periodista es su independencia y luchamos por mantenerla a diario, quizá mucho más de lo que se imaginan los ciudadanos

En el programa de la candidatura hablaban de “garantizar la independencia y la libertad informativa”. ¿Cada vez la profesión adolece más de esa falta de independencia que podríamos decir que es la esencia de la buena praxis periodística?

Siempre tengo presente a Azorín, que fue cronista parlamentario, cuando dijo: “Yo no tengo más que mi pluma y mi pluma no tiene más que su independencia. Si le ponemos un letrero, yo pierdo lo único que poseo y usted no ganaría nada”. Vamos a defender a los periodistas con voz firme frente a posibles presiones o intimidaciones. La fortaleza de un periodista es su independencia y luchamos por mantenerla a diario, quizá mucho más de lo que se imaginan los ciudadanos. Creo que si no ya hubiésemos renunciado al periodismo, porque en esta profesión no se gana mucho precisamente. La derrota solo habita en la resignación, que es lo que tenemos que combatir apoyando, alentando y defendiendo a los periodistas. Pero creo que aún no nos ha vencido. Durante los últimos meses hemos echado la vista atrás con nostalgia cuando estos días recuperábamos nuestros títulos de la casa de nuestros padres para apuntarnos al Colegio y creo que si hemos puesto en marcha este Colegio es porque dentro de nosotros aún persiste esa vocación y ese entusiasmo de cuando entramos en la Facultad. 

Ha sido un proceso largo e imagino que costoso hasta culminar la constitución de este Colegio, ¿qué siente como primera decana del mismo?

Lo estoy viviendo con mucha intensidad y entusiasmo por la enorme corriente de apoyo y reivindicación que ha impulsado esta candidatura en una movilización histórica de compañeros que nos han llenado de energía. Fueron mis propios compañeros los que me animaron y me empujaron a comprometerme a defender la profesión desde el Colegio. Mi fuerza para defenderles y representarles es su aliento, los ánimos que me trasmiten y, sobre todo, algo muy emotivo: la gran cantidad de compañeros que se están sumando a trabajar con nosotros. Ha habido muchas lágrimas de emoción cuando algunas compañeras veteranas, que defendieron la titulación universitaria, y que al fin han visto hecho realidad este Colegio que es un acto de justicia y reparación con quienes hace décadas iniciaron la batalla. Aquí tienen el Colegio por el que tanto han luchado. 

¿Qué resaltaría de la Junta Directiva?

Las personas que estamos al frente del Colegio procedemos de periódicos, agencias, radio, prensa digital y gabinetes de comunicación, representamos la pluralidad del periodismo y somos todos periodistas en activo. Todos nos estrenamos en cargos de responsabilidad y llegamos entusiasmados y con mucha energía.

¿Cuáles son sus planes a corto y medio plazo?

Abrirnos a la sociedad, escuchar, convocar debates y encuentros para reflexionar sobre el periodismo, espacios en los que podamos conversar con los ciudadanos y donde ellos nos puedan conocer, les podamos explicar cómo trabajamos y a su vez puedan criticar, opinar o sugerir cuestiones acerca de nuestro trabajo. Arrancamos con la primera cita en La Vorágine bajo el epígrafe 'El periodismo, a examen' el lunes 24 de enero coincidiendo con la celebración de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas. Ponernos en contacto con los jóvenes periodistas, conocerles, hablar con ellos, ayudarles a orientarse profesional o académicamente. Ayudar a los colegiados autónomos, porque en esta profesión cada vez hay más autoempleo. Las primeras semanas habrá mucho trabajo administrativo para activar el Colegio, pero queremos mantener encuentros con instituciones y colectivos para hacerles llegar nuestras propuestas. Queremos proyectar documentales, hacer ciclos de cine, programar encuentros con periodistas… Tenemos muchas ideas y propuestas para estos cuatro años y una decidida apuesta por dos cuestiones irrenunciables: participación y transparencia. 

Como veterana de la profesión con una amplia trayectoria reconocida en la misma, ¿qué mensaje trasladaría a las nuevas generaciones de periodistas que se están formando en las facultades o que acaban de tener sus primeros contactos con el mundo laboral?

Que sean valientes, porque nadie nos avisa de que para ejercer el periodismo hay que tener mucho valor para resistir presiones e intimidaciones. Habrá más reproches que aplausos, eso en la mayoría de las ocasiones es que estarán haciendo bien las cosas. Que no se desanimen ni se precipiten. Les pido que recuerden siempre que el periodismo es crítico por naturaleza porque lo contrario se llama propaganda. Y que, nosotros, los periodistas, trabajamos para los ciudadanos y no para el poder. Tenemos que ganarnos el respeto de la gente, no el aplauso de las autoridades ni de los consejos de administración. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats