Revilla espera que a partir del 9 de mayo se desconfinen Cantabria y Euskadi

Revilla y Urkullu rodeados de cámaras en el encuentro celebrado en Kobaron el pasado verano. | LARA REVILLA

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), espera que a partir del 9 de mayo, con el fin del estado de alarma, se vaya progresivamente "desconfinando toda España" y también Cantabria y Euskadi". Asimismo, confía en que para el mes de julio la incidencia de la COVID sea "parecida" a la de 2020 y no haya "mayores problemas", aunque ha apuntado que "todo dependerá de la evolución de la pandemia".

"Yo confío en que de aquí al verano estaremos desconfinados y manteniendo unas normas todavía rigurosas, restrictivas", ha señalado Revilla este martes a preguntas de la prensa sobre las declaraciones del lehendakari, Íñigo Urkullu (PNV), en las que avanzaba que Euskadi implantará este verano medidas y restricciones "más estrictas" que las del verano pasado.

Según el presidente cántabro, habla con su homólogo vasco "todos los días", la última vez esta mañana, y lo que "ha querido decir" el lehendakari, y suscribe "plenamente", es que "todo va a depender de la evolución de la pandemia". A su juicio, el mes de julio está todavía "muy lejos" y ambos tienen una "confianza extraordinaria" en que el ritmo de vacunas "pueda ir aminorando los incrementos que estamos viendo tanto en Euskadi como en Cantabria y, en general, en toda España".

Urkullu afirmó, según Revilla, que "si se vuelve a una situación como la que tuvimos el año pasado lo que sí tendríamos que hacer es un esfuerzo en llevar unos controles muy rigurosos en el comportamiento y las normas que estén vigentes". "Lo que sí dijo el lehendakari y yo lo comparto es que tengamos que extremar las medidas de cumplimiento estricto de las normas que en ese momento tanto Euskadi como Cantabria tengan en vigor", ha aclarado.

En este sentido, ha detallado, que esas normas están relacionadas con el uso de la mascarilla, mantener la distancia física de seguridad o el número de personas permitidas en terrazas o en interiores. "A eso se refería el lehendakari", ha asegurado. "El lehendakari y yo estamos confiados en que para el mes de julio tengamos una situación epidemiológica muchísimo mejor", ha valorado el presidente, que cree que en junio entre el 50 y el 60 por ciento de la población esté vacunada.

Los hospitalizados tienen una media de 20 a 40 años

En su opinión, el "mayor problema del COVID" es la presión hospitalaria y ha avanzado en que en estos momentos los pacientes de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y los hospitales tienen una media de 20 a 40 años. De esta forma, Revilla ha hecho un llamamiento para "extremar muchísimo" las medidas de precaución, cumplir las normas, evitar aglomeraciones y contactos sin mascarillas y mantener la distancia de seguridad. "Se nota ahora un alivio en cuanto a los que llegan a la hospitalizaciones son de menos gravedad porque las personas jóvenes, no todas pero una parte importante, tiene mayor resistencia al virus que antes, cuando la edad media de hospitalización era de 80 años hace un año", ha dicho.

Por otro lado, cuestionado sobre el recurso presentado por la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC) contra el Gobierno y las declaraciones de su presidente, Ángel Cuevas, en las que pedía a Revilla que se posicione, este ha dicho que en esta materia es "igual que todos". "Soy una persona rigurosa, todos lo tenemos que ser, pero yo mucho más que soy el presidente. ¿Cómo me voy a posicionar yo en contra de unas medidas sanitarias? No puedo hacerlo", ha trasladado el presidente cántabro, que ha vuelto a destacar que "Cantabria es la comunidad (de España) que menos muertos ha tenido por habitante".

Así, Revilla ha reconocido que le "gustaría" que "mañana estuviese todo abierto", pero ha explicado que la incidencia es "de más de 200" y el Consejo Interterritorial de Sanidad "marca unos semáforos" que dicen que hay que a partir de 150 hay que "firmar" una serie de medidas y "Cantabria lo que hace es cumplirlas". "Si hay alguien que no lo cumple es su problema, pero Cantabria cumple rigurosamente con los acuerdos que toma el sistema sanitario español y por ende el cántabro", ha apostillado.

Fin del aislamiento

El presidente regional ha hecho estas declaraciones en el Gobierno autonómico tras mantener una reunión con la alcaldesa de Valle de Villaverde, Esther Gómez, que es el primer encuentro después de permanecer en confinamiento domiciliario por contacto estrecho con un positivo. Revilla ha reconocido que este aislamiento ha sido "muy angustioso" y "duro" para él, que está acostumbrado a mantener un ritmo de actividad.

"Muy aburrido y muy angustiado", ha confesado el presidente, aunque ha señalado que "lo positivo" es que ha superado las pruebas de PCR y saliva, y que el día 24, que se cumplen 14 días tras haber recibido la primera vacuna, estará ya inmunizado en un 70 por ciento, a la espera de recibir la segunda dosis el 4 de mayo. "Yo no sería objeto de contagio ni contagiaría tampoco a nadie. Yo no he tenido ningún síntoma nunca de COVID, pero he cumplido como cualquier ciudadano rigurosísimamente el confinamiento en casa", ha sentenciado.

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2021 - 12:23 h

Descubre nuestras apps

stats