La portada de mañana
Acceder
España sortea el abismo pero sigue contando cientos de muertos
Incógnitas en Unidas Podemos sobre los equilibrios en el Gobierno
OPINIÓN | Tangana fiscal, por Antón Losada

Sanidad advierte de un "empeoramiento rápido" de la pandemia en Cantabria y no descarta restringir la movilidad

Calle Calvo Sotelo de Santander vacía en la segunda noche de toque de queda

Cantabria está padeciendo un "rápido empeoramiento" de la pandemia, tanto en el número de contagios diarios como en la ocupación hospitalaria por la COVID, que este miércoles supera el centenar de ingresados. Ante esta situación, Sanidad no descarta tomar "cualquier otra medida adicional" a las ya establecidas esta semana para tratar de contener el avance del virus.

Las nuevas restricciones, según ha señalado este miércoles el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), tendrían que ver con la limitación de la movilidad, aunque no ha dado detalles de a qué nivel se llevarían a cabo. No obstante, todo apunta a que en los próximos días, la comunidad restringirá movimientos, bien cerrando sus fronteras o bien, como medida más extrema, prohibiendo los desplazamientos entre municipios salvo causa de fuerza mayor.

Así lo han hecho ya otras comunidades, algunas de ellas colindantes con Cantabria, como Asturias y Euskadi, nada más entrar en vigor el estado de alarma que ofrece el marco legal a las autonomías para aplicar restricciones de movilidad dentro de sus territorios y respecto a otras regiones.

Sin embargo, el presidente, Miguel Ángel Revilla (PRC), cuestionado por este asunto estos días no ha planteado esa posibilidad, llegando incluso a afirmar que los cierres de Asturias y Euskadi son "una malísima noticia" para Cantabria.

Pero ahora, Sanidad se plantea seguir esos pasos, contando además con que este fin de semana es puente en algunos territorios y con que la próxima semana hay vacaciones escolares en Cantabria, ambas circunstancias que favorecen el aumento del contacto social.

Frente a ello, la directora general de Salud Pública, Paloma Navas, ha pedido responsabilidad a la ciudadanía y ha planteado las conocidas como 'burbujas de convivencia' como una herramienta fundamental para combatir la COVID-19 en la comunidad.

Se trata, según ha dicho, de tener claro cuáles son las personas con las que se tiene contacto habitualmente, no solo los convivientes, y que ese número no supere la decena, para reducir al máximo los contactos estrechos de cara a un posible positivo.

Etiquetas
Publicado el
28 de octubre de 2020 - 13:21 h

Descubre nuestras apps

stats