eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Unos tipos con honor

Este comentario es muy escueto SON TAL PARA CUAL (TODOS ELLOS). Julia Gómez Martín

84 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Debería asombrarme que un titular que dice “El Supremo acusa al Gobierno de vulnerar la Constitución con el indulto al banquero Alfredo Sáenz” sólo tenga un comentario. Uno solo (al menos cuando escribo esto). El suyo, Alicia.

Pero no me asombra porque he quitado sólo dos palabras del titular, que dice “El Supremo acusa al Gobierno de Zapatero”.  ¿A que ahora ya no causa ninguna sorpresa?

Las ganas de rasgarse las vestiduras ante cualquier brutalidad que hace el PP se convierten en melindres, timidez y repulgos de empanada cuando aparece el PSOE. Eso prueba que aún hay quien considera que el PSOE está a la izquierda del PP. Eso sí que me sorprende: a mí me parece que salta a la vista que la derecha real, el poder económico, tiene un fondo de armario muy completo, con un clásico traje gris (el PP) y una indispensable chaqueta de sport (el PSOE). Según el día que haga o con quién haya quedado, se pone lo que más abrigue y mejor le siente.

Al fin y al cabo, el PP y el PSOE no son más que empleados, criados de casa bien, a las órdenes de rufianes como Alfredo Sáenz.

Escribo rufián porque quiero decir rufián, aunque en su segunda acepción: “Hombre sin honor, perverso, despreciable”.

Antes de apagar la luz y cerrar la puerta, Zapatero prestó un último servicio concediendo el indulto a Alfredo Sáenz, que había sido condenado por una denuncia falsa contra tres empresarios que fueron encarcelados. He aquí dos hombres de honor: el tipo Sáenz, un mafioso, y el tipo Zapatero, su sicario o mayordomo que limpia lo que el jefe ha ensuciado.

Por supuesto que un Gobierno puede conceder un indulto (aunque deberíamos saber por qué, a cambio de qué o para obtener qué), pero Zapatero y su Gobierno (hay que recordar que Rubalcaba, ese otro tipo con honor, había sido vicepresidente) no sólo le indultaron, sino que añadieron en el decreto ley un inciso que dejaba sin efecto “cualquier impedimento para ejercer la actividad bancaria”.

Y esto ya es supercalifragilístico y hasta un poco espialidoso, porque el Gobierno, aunque pueda indultar la pena, no puede extender la medida a los antecedentes. Es lo que ahora ha dejado claro el fallo del Supremo, que también concluye que el Gobierno “pretendía evitar la aplicación del impedimento que para el ejercicio de la actividad bancaria” establece un real decreto de 1995.

En pocas palabras, tipos como Zapatero y Rubalcaba, gente de honor, no sólo querían indultar al tipo Sáenz, sino garantizar que pudiera saltarse la ley y seguir siendo vicepresidente y consejero delegado del Santander, para lo cual no tenían más solución que hacerle “honorable” por decreto.

El Tribunal Supremo, como no podía ser de otra forma, ha fallado que el Gobierno contravino la Ley de Indulto y “la propia Constitución”.

La consecuencia de esta decisión debe ser que el rufián de Alfredo Sáenz, por falta de “honorabilidad”, abandone de inmediato la actividad bancaria.

¿Y qué deberían hacer los tipos Zapatero y Rubalcaba, ese superhéroe siempre en lucha contra la corrupción, esos tipos con honor?

¿Y qué deberíamos hacer los demás?

Pues está claro: votar a la izquierda y no al PSOE. Porque en eso, amiga Julia, no estamos de acuerdo: no todos son iguales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha