¿Es posible confinar un municipio sin estado de alarma? Castilla-La Mancha afirma que sí

Personas paseando con mascarilla

Al caer el estado de alarma, en Castilla-La Mancha cayeron también los distintos niveles de medidas restrictivas, que eran los instrumentos que utilizaba el Gobierno regional para atajar la situación epidemiológica en el caso de empeorar. Ahora, ¿qué puede hacer el Ejecutivo? La portavoz regional, Blanca Fernández, ha recordado que durante el verano pasado ya hubo casos de confinamiento municipal, por ejemplo, en localidades como Villamalea (que se cerró el 20 de agosto) o Bolaños de Calatrava. El cierre perimetral de estos municipios fue ratificado por los entonces juzgados de guardia, al tratarse de medidas sanitarias.

"Lo que haremos es utilizar criterios objetivos epidemiológicos. Para cada decisión que suponga limitación de derechos fundamentales hay que pedir autorización al TSJ. Ya lo hicimos en su día", recalcó Blanca Fernández. Además, insistió en que la Junta no renunciará a "ninguna medida" cuando la situación se "descontrole" en algún municipio. "Siempre se ha visto seriedad y rigor de las autoridades sanitarias, pero necesarias para controlar el virus. Lo más importante es proteger la salud pública, aunque a veces las medidas son impopulares", afirmó.

En cuanto a la decisión del Tribunal Superior de Justicia de este martes 11 de mayo, en el que se tumban algunas medidas relacionadas con el culto religioso y la práctica de deporte en grupo, la Junta ha valorado positivamente el documento judicial. Por ejemplo, explican que no se puede limitar la práctica de deporte en grupos de hasta 10 personas o que tampoco se puede exigir autorización para la celebración de actos religioso en el exterior de los edificios y en la vía pública. Se trata, explicaba el Tribunal, de medidas que afectan tanto al derecho de reunión como al de la libertad religiosa.

"Entra en la práctica casi toda la totalidad del decreto, hay algunos aspectos que hemos visto que se incurre en limitación del derecho fundamental y ha decidido no apoyarlo. Pero ahora vamos a seguir luchando con todos los caminos que tenemos a nuestro alcance", ha asegurado la portavoz. Cabe recordar que el verano pasado, al decretarse el confinamiento de Villamalea, la Justicia también tumbó las medidas del decreto de la Junta de Comunidades referentes a la libertad de culto religiosa, al considerarlas "excesiva y genérica en cuanto a su pretendido ámbito de aplicación, además de ambigua y carente de justificación concreta bastante para cercenar el ejercicio de un derecho fundamental”.

Se debe tener en cuenta que el contexto en el que se está planteando esta nueva época sin estado de alarma no es el mismo que en verano, cuando eran los juzgados de guardia los encargados de ratificar o no las medidas; es decir, sólo un juez. Ahora las competencias las tienen las Salas del Tribunal Superior de Justicia, en las que se incluyen entre nueve o diez magistrados.

Etiquetas

Descubre nuestras apps