Emotivo mensaje al personal de Enfermería del Hospital de Guadalajara

Foto: Servicio de Anestesia del Hospital de Guadalajara

Los profesionales del Servicio de Anestesia (Bloque Quirúrgico, URPA y Reanimación) del Hospital Universitario de Guadalajara (HUGU) han enviado un emotivo mensaje a todo el personal de Enfermería de este centro hospitalario.

"Queremos transmitiros nuestro apoyo, nuestra gratitud, nuestro reconocimiento y nuestra admiración. Lo estáis haciendo bien. Muy bien. Mañana, cuando todo esto sea un mal recuerdo podréis decir: sí, yo estuve allí. Fue terrible. Fue magnífico".

En un mensaje publicado a través de la red social Facebook reconocen que la pandemia "constituye una catástrofe sanitaria nacional que vivimos con miedo, incertidumbre y alta exigencia profesional. No hay héroes", recuerdan.

"Sabemos que estáis sometidos a un estrés laboral y personal sin precedentes. Situados fuera de vuestro entorno habitual. Sin tiempo para aprender. Asumiendo complejas responsabilidades. Controlando equipos tecnológicos diversos y mal conocidos", les dicen a sus colegas en el centro.

"Siendo competentes y eficaces, os preguntáis porqué sentís la inseguridad del aprendiz. No hay pausa. No hay distensión. No hay equilibrio. A cada paso, sentís que la tierra inestable os muestra el precipicio. Pero seguís adelante. Un paso más. Otro más".

También les animan cuando, dicen, "os rondan pensamientos de culpa, de inutilidad, de desapego, como negros fantasmas aulladores que os sugieren la liberación del compromiso como única salida. Pero no será así".

"Bajo los espantosos equipos de protección individual, intuimos una sonrisa en vuestros ojos. Casi no podemos reconoceros. Pero estáis ahí. Sentimos también las lágrimas que no queréis mostrar". Es, añaden, "la grandeza de vuestro trabajo. No hay más primera línea que la vuestra. Ni más desamparo, que no percibir la mejoría, ni el contacto con los pacientes".

También les recuerdan que "son muchos los que deben la vida a vuestros cuidados, a vuestra capacidad de adaptación y superación, a vuestros desvelos, a la fuerza arrolladora de vuestro ánimo inquebrantable".

El final del mensaje se centra en dar las gracias y también en bromear. "Pronto volveremos a decir que no desayunéis tanto y que ¡venga! ¡venga! que tenemos que operar. Volveremos a ser lo que éramos, pero no del todo. Algo habrá cambiado en nuestra mirada. Para siempre".

Etiquetas
Publicado el
15 de abril de 2020 - 18:15 h

Descubre nuestras apps