La portada de mañana
Acceder
Las tres derechas vuelven a Colón con Vox al frente, el PP dividido y Cs a rastras
Así es la "cultura de la temporalidad" en España
Opinión – Vayamos aún más allá, por Elisa Beni

Manuel García Naharro, taxista en Ciudad Real: "El modelo actual de movilidad en las zonas rurales no es válido porque se hace con vehículos muy grandes"

Manuel García Naharro, presidente de la Federación Regional del Taxi de Castilla-La Mancha

"La Consejería de Fomento se ha mostrado muy afín a la situación. No son ajenos a lo que están padeciendo los taxistas con esta pandemia". Así ha valorado Manuel García Naharro, presidente de la Federación Regional del Taxi de Castilla-La Mancha (FRETCAM), la decisión de la Consejería de Fomento de modificar la normativa regional que regula los servicios de Transporte Público de Personas en Vehículos de Turismo y que permitirá una moratoria de tres años más a estos profesionales para renovar los vehículos que tengan más de diez años en 2021, atendiendo a la especial situación económica derivada de la pandemia.

Los taxistas de Castilla-La Mancha tendrán una moratoria de tres años más para renovar vehículos destinados al transporte público

Los taxistas de Castilla-La Mancha tendrán una moratoria de tres años más para renovar vehículos destinados al transporte público

"Lo valoramos muy favorablemente porque era una solicitud del sector de hace tiempo. Le veíamos las orejas al lobo y la situación económica actual es desastrosa". Además, el presidente del sector regional, en declaraciones a elDiarioclm.es califica de "sorpresa" que en vez de dos -tal y como habían pedido- vayan a ser tres los años de moratoria para cambiar vehículos.

El cambio en la normativa incluye, además, posibilitar que en aquellos casos en los que no fuera posible prestar el servicio de transporte público urbano e interurbano de personas en los taxis autorizados “se pueda autorizar que este transporte pueda ser prestado por otros vehículos de menos de diez plazas y que no posean estos títulos”.

En este caso, García Naharro dice que la redacción del nuevo texto normativo, actualmente sometido a consulta pública, "no está muy clara" y por eso ha solicitado una aclaración a la Dirección General de Transportes y Movilidad que dirige Rubén Sobrino. "Esperamos que sea lo que nosotros entendemos, es decir que, en momentos de incidencias meteorológicas, el uso de taxis normales para el transporte escolar pueda sustituirse por un servicio de vehículos todoterreno o similar, aunque ese vehículo no tenga licencia. Solo en estos casos puntuales", aclara, y si es necesario "haremos las alegaciones correspondientes".

"El modelo actual de movilidad en las zonas rurales no es válido porque se hace con vehículos muy grandes"

El sector regional del taxi está pendiente de la modificación del "modelo" de Transporte Público en la región después de que así lo anunciase el consejero de Fomento, Nacho Hernando, el pasado mes de agosto cuando hablaba de un "radio taxi a lo bestia" y de aprovechar la mejora de la movilidad como herramienta contra la despoblación.

"A nosotros siempre se nos ha trasladado que el taxi es parte fundamental en ese nuevo modelo. Estamos muy ilusionados y esperanzados en que eso se lleve realmente a cabo y que sea un reactivo", señala García Naharro, quien lamenta que, hasta la fecha, el sector "siempre haya quedado al margen cuando se habla de nuevos modelos de movilidad", primando al sector del transporte en autobús.

Y esperan en particular que se cuente con los taxistas en el ámbito rural. "Sin duda podemos contribuir a frenar la despoblación" porque en su opinión el modelo actual de movilidad en las zonas rurales "no es válido ya que se hace con vehículos muy grandes cuando en realidad la gente no se mueve tanto como para llenarlos. Como dice el consejero: muchas veces van llenos de aire, así que lo ideal es un transporte a la medida de los pueblos", el llamado servicio a demanda.

Eso, dice, será viable "con el permiso para los vehículos de nueve plazas que se nos ha prometido generalizar" -actualmente solo se permiten siete plazas incluido el conductor, salvo autorizaciones expresas de más capacidad para cuestiones como el transporte escolar- porque "la atomización está presente en toda la región. Casi todos los pueblos disponen de taxi y si no, lo hay a diez minutos. Podemos dar esos servicios que hacen falta y llevamos predicándolo desde hace ya nueve años".

Los taxistas confían en esta opción para "buscar nuevos nichos de empleo" en el sector. "Imagine usted un servicio entre Montiel y Valdepeñas en el que en vez de cuatro personas más el el conductor de un taxi normal, van ocho más el conductor. Eso lo abarata de forma brutal y los costes para la Administración serían cero", asegura.

García Naharro afirma que el sector del taxi castellanomanchego "es un diamante al que se trata como a bisutería" y recuerda que en otras regiones como Andalucía o Castilla y León ya funciona el taxi a demanda. "Aquí hasta ahora nadie ha tenido esa visión para solventar los problemas de esta tierra con la geografía, con la despoblación y aprovechando nuestra capacidad", lamenta.

"Los ayuntamientos deberían regular la cantidad de taxis en circulación"

En Castilla-La Mancha el número de licencias actuales de taxi no llega a las 1.200. Con el cierre del año 2020, los datos del paro registrado que recoge el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) reflejan que el sector Servicios ha sido, con diferencia, el más castigado debido a la crisis sanitaria.

El presidente de los taxistas reconoce que el desempleo afectó al sector "sobre todo en la primera parte de la pandemia y a aquellos que tenían a personal empleado. Los mantienen en ERTE haciendo un esfuerzo para no despedir a nadie, especialmente en Toledo".

En este sentido apunta a la falta de implicación por parte de los grandes ayuntamientos de Castilla-La Mancha en estos momentos de pandemia. "Deberían regular la cantidad de taxis que se ponen en circulación. Ahora lo están haciendo voluntariamente los propios taxistas. No hay clientes y lo único que se hace es gastar porque no hay trabajo para todos".

Son los propios profesionales "los que se están autoregulando" y en eso, insiste, "los ayuntamientos deberían asumir sus competencias que para eso las tienen. Deben ser conscientes de las dificultades y regular en función de las necesidades de cada momento".

De cara a este año 2021, el presidente lanza un mensaje de "esperanza" porque, sostiene, "somo un sector resiliente. Somos autónomos y no nos queda otra. Hay que pelear por un sector en el que creemos, por su potencial. Esperamos abrir los ojos a la Administración para que también lo vea".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats