El turismo en el Valle de Alcudia y Sierra Madrona reivindica su papel en la región: "No somos low-cost"

Valle de Alcudia
  • Los empresarios de la zona ven con preocupación las consecuencias del parón de la pandemia y destacan las bondades de la zona, entre otras, destino Starlight

"No somos turismo low-cost. Somos mucho más que eso", explica Conchi Sánchez Tello, la presidenta de la Asociación de Empresarios de Turismo del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, ASETURVA. La zona no es de las más conocidas como destino turístico de la zona, pero sí el Parque Natural más grande que hay en Castilla-La Mancha, recuerda, y tiene características tan especiales como ser el uno de los dos destinos 'Starlight' de Castilla-La Mancha.

El Grupo de Desarrollo Rural del Valle de Alcudia realizó un estudio con cincuenta empresas turísticas de la zona, para estudiar las consecuencias de la pandemia en el sector. Las previsiones, como era de esperar no son buenas. Primero, se contactó con los 16 promotores que habían solicitado ayudas, ya a partir del mismo día 14 de marzo, pero la muestra no parecía suficiente, así que se amplió a todos los que quisieran ser parte del estudio y de las posibles soluciones. Así lo explica Antonio Manzanares, técnico del Grupo de Desarrollo Rural, que recalca que el 80% de los promotores consultados con proyectos activos ha solicitado ayudas.

La idea del estudio era realizar una radiografía para poder añadirlo a un informe regional  que se trasladará a la Junta de Comunidades. "Los que más mandaron fueron de Argamasilla de Calatrava y Almodóvar del Campo, pero con representación de los doce pueblos que conforman la comarca. El número puede parecer no muy grande, pero nos ayuda a hacer un sondeo de la situación".

No sólo se trató la situación del sector turístico, sino también del industrial y el agroalimentario, pero reconoce que es el primero el más afectado por la crisis. "No tenían ningún ingreso, han tenido que pedir aplazamientos", explica Manzanares. Por otra parte, explica, el agroalimentario ha sido el menos afectado, ya que no han tenido que reducir plantilla, ni pedir préstamos. "Son los dos polos opuestos de las empresas". En el caso del transporte, señala, los servicios se redujeron al 20%, por lo que los ERTE fueron inevitables.

Pilar "principal"

"El sector turístico es un pilar principal en el sector del Valle de Alcudia y muchos territorios. Se ha visto en una situación muy complicada, y debe recibir más a corto plazo que largo ayudas tanto del fondo LEADER, como otras que saquen de las consejerías o el Ministerio", recalca Manzanares. Por ejemplo, de la Junta se han aprovechado las ayudas "inmediatas", como ocurre con los materiales de protección, al igual que con los ERTE o los créditos ICO. "Pero se necesita un apoyo en promoción territorial a través del centro de desarrollo rural", explica el técnico.

El objetivo es que se cree una "causa común" en las empresas de turismo en el medio rural, para que "todos los problemas se canalicen con un único interlocutor". "Sin liquidez, se van a ver estrangulados. Este es el problema principal en el sector", recalca Manzanares.

"Hemos perdido la primavera"

David Oliver es uno de los gerentes de Madronactiva, una empresa que no sólo se dedica al turismo, sino también a la animación didáctica para colegios. "Nuestra mayor facturación viene de los últimos tres meses de colegio. Justo los tres que hemos perdido. Hemos perdido la primavera", explica Oliver. La situación, asegura, ha sido "dura", puesto que hubo que suspender las reservas de los colegios, las salidas de ruta de senderismo, las visitas guiadas en los momentos "de más trabajo". "En primavera es cuando está más activo, la gente quiere hacer actividades y la primavera desapareció. Hicimos cese de actividad completa, con ERTE, un parón total que no se va a recuperar", recalca. 

Ahora en julio han podido abrir el restaurante y el alojamiento con el que cuentan, de a poco arrancando y funcionando "bastante bien", aunque todavía "parado". Por ejemplo, en el caso de los campamentos, el primero que lanzan, este fin de semana, es con 18 alumnos, cuando la normalidad es de hasta 60 participantes. "Recién hemos empezado a recibir inscripciones, con miedo. La normativa tampoco estaba muy clara", explica Oliver. Por eso, critica la "falta de organización" de la administración. "Sin las ayudas, el gasto hubiera sido insoportable". 

En el caso del Valle de Alcudia, explica, se ha perdido la temporada alta, porque en verano el turista no acude realmente a buscar la zona, sino que se decanta por las casas rurales con piscina, o que cuenten con una playa fluvial, como es su caso. Sin embargo, la playa fluvial ahora sólo está abierta para los que se quedan en el alojamiento o los residentes. El parón, asegura, durará hasta otoño para muchas de las empresas.

"Pocas reservas"

"Hay gente funcionando, pero con pocas reservas", explica Conchi Sánchez Tello, que no sólo es la presidenta de la 'patronal turística' de la zona, sino también la directora del Hotel Rural Sisapo. La gente tiene miedo, asegura, por lo que lo mejor que está funcionando son los que se encuentran en municipios muy pequeños, pedanías como Miras del Horcajo de Almodóvar del Campo o San Lorenzo de Calatrava. Por otro lado, en Almodóvar de Calatrava, hay menos ocupación, aunque también debido al tipo de alojamiento.

"La mayoría de los alojamientos hemos tenido que coger hipotecas, porque tenemos una serie de gastos que son fijos. El palo ha sido muy fuerte para un sector que empezaba a remontar en nuestro Parque Natural". Y eso, señala, aunque el Parque es el "más grande" de Castilla-La Mancha y cuenta con características como ser uno de los dos destinos 'Starlight' de la región. "Nuestra zona no sólo es para un poder adquisitivo bajo, tenemos muchísimo que enseñar como pinturas rupestres, los mejores cielos de España. Esto nos diferencia del resto de los destinos turísticos", concluye.

Etiquetas
Publicado el
4 de julio de 2020 - 19:20 h

Descubre nuestras apps

stats