La Diputación de Valladolid mantuvo que no había casos de coronavirus en su residencia hasta que murió un enfermo aislado 6 días antes y que ocultó

Momento en que se procede a desinfectar la residencia Cardenal Marcelo.

La Diputación de Valladolid ocultó durante semanas que el coronavirus estaba, al menos, en una de sus dos residencias, la Cardenal Marcelo. Tal y como ha podido saber eldiario.es, no informó de que había COVID-19 en ese centro hasta el día 6 de abril, cuando falleció un hombre. Pero en los días previos obvió que lo mantenía en aislamiento por síntomas compatibles con la enfermedad que manifestó el 28 de febrero.

Una vez que el residente falleció, el centro avisó, no sólo de esa muerte, también de que 10 ancianos presentaban síntomas compatibles. En ningún momento alertó del dato que debería haber implementado protocolos y algún control sanitario 20 días antes de que la situación se desbordase: el positivo del director el 19 de marzo y de varios trabajadores en días posteriores entre los que había desde enfermeras a auxiliares, personas que tenían contacto directo con las más de 200 personas mayores que residen allí.

El día 12, ya con la Consejería de Sanidad al tanto de la situación, y con los tests practicados, la residencia volvió a notificar dos fallecimientos por posible coronavirus. Para entonces, los ancianos con síntomas de la enfermedad eran más del doble que seis días antes: según el centro 24. Dos días después, el 14 de abril, el número de muertos se había elevado a cinco. Los tests revelaron que 183 residentes estaban contagiados. A partir de ese momento, y ante el riesgo de que la Junta de Castilla y León interviniese la residencia, la Diputación optó por nombrar "un equipo ténico", destituyendo a la subdirectora y sin aclarar cual será el futuro del director cuando se recupere del coronavirus.

Mapeo de residencias desde el 14 de marzo

Tal y como adelantó eldiario.es, a últimos de marzo en la Cardenal Marcelo se había aislado, al menos, a un residente, un hombre de 95 años que acabaría falleciendo el día 6 de abril. Esta información, según ha podido saber este diario, nunca llegó a la Junta de Castilla y León, que mapea 1.214 centros sociosanitarios a diario desde el 14 de marzo. Hasta ese seis de abril, la residencia Cardenal Marcelo , como la otra de la Diputació, la Doctor Villacián, mantenían que había cero enfermos de coronavirus, cero casos sospechosos y cero aislados. Es uno de los problemas de ese sistema de control del Gobierno autonómico, la veracidad de los datos depende exclusivamente de las residencias. Inspeccionarlas una a una no es factible.

La residencia no solo obvió información que hubiese permitido controlar la expansión de coronavirus, además ignoró las medidas que la Consejería de Familia remitió a todos los centros sociosanitarios a últimos de febrero. Entre ellas estaba el cierre de salas comunes o distancias en los comedores, y todo aquello que implicase muchas personas juntas en un mismo espacio. Tal y como publicó este diario, no se cumplieron, pero hay constancia documental de que la Diputación lo sabía, porque se advirtió reiteradamente, a nivel interno, de la situación y del riesgo que suponía.

No sólo hay documentación que lo prueba. La propia residencia demuestra que es ahora, con el 98% de los ancianos contagiados, cuando asume un funcionamiento acorde con el que impuso la Junta de Castilla y León mes y medio antes. Este jueves un comunicado para los trabajadores con 'normas de actuación' y fecha de 16 de abril imponía las normas que obvió en su momento .

Entre ellas destaca que los residentes "permanecerán en su habitación como norma general", salvo los graves y moderados que estarán en enfermería, que comerán no sólo en el comedor habitual sino en otros habilitados para que puedan guardar la distancia de seguridad, que deberán volver a su habitación usando el ascensor el ascensor en grupos de un máximo de tres personas, y que se ventilarán esas zonas comunes "cada dos horas". Estas normas llegan cuando sólo hay 9 residentes libres de coronavirus y el ejército ha desinfectado por primera vez esta residencia. Pudo hacerse mucho antes, distintas unidades están acudiendo a todos los centros, tanto con casos de COVID-19 como sin ellos, pero la Diputación no lo consideró necesario, Sanidad sí.

La consejera, Verónica Casado, no fue clara este jueves cuando se le preguntó sobre negligencias que hayan podido detectarse en la actuación de la residencia de la Diputación de Valladolid o posibles sanciones. Comentó que los médicos del Equipo Covid han estado en los últimos días en la residencia valorando y evaluando pacientes, y que estarán también este viernes. "Todo lo demás, se estudiará", contestó.

Etiquetas
Publicado el
17 de abril de 2020 - 08:39 h

Descubre nuestras apps

stats