La portada de mañana
Acceder
Madrid, a la cabeza de contagios y a rebufo en las medidas frente a los rebrotes
Lo que sabemos y no sabemos que ocurrió antes de la explosión en Beirut
Opinión - Monarquía: España ante el espejo, por Jesús Cintora

Los nuevos cálculos de Castilla y León registran por primera vez todos los fallecidos por el coronavirus: 3.041, un tercio del total de muertos desde marzo

Las víctimas por COVID-19 en Cataluña se elevan a 2.908, 148 más en 24 horas

La COVID-19 se ha llevado 3.041 vidas por delante desde que comenzó su detección el pasado mes de marzo. Según publica el portal de Transparencia, tres de cada diez muertes han sido provocadas por el coronavirus desde que comenzó la pandemia. Por primera vez, la Junta de Castilla y León da un dato global de fallecidos por COVID-19 (baja de tarjetas sanitarias), incluyendo a aquellos que murieron en sus casas, residencias o en el hospital, con prueba PCR y con síntomas compatibles para incluir todos los posibles enfermos y muertos. 

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ya había calculado que las muertes por COVID-19 supondrían alrededor de un 30% del total. Con estos datos, esa estimación se confirma: el 30,4% de todos los fallecidos en Castilla y León desde el 1 de marzo tenían el SARS-CoV-2.

La mayoría de los fallecidos tenía más de 80 años (2.321) y entre 70 y 79 años (478 fallecidos). Además, han muerto 160 personas de entre 60 y 69 años; 63 de entre 50 y 59 años y 16 de entre 40 y 49 años; dos de entre 30 y 39 y dos de entre 20 y 29 años. 

Por provincias, se han contabilizado 251 fallecidos de COVID-19 en Ávila, 327 en Burgos, 519 en León, 114 en Palencia, 555 en Salamanca, 462 en Segovia, 213 en Soria, 496 en Valladolid y 104 en Zamora.

Algunas zonas básicas de salud están más afectadas que otras por el coronavirus. Más de la mitad de los fallecidos desde marzo hasta ahora tenían COVID-19 en Sacramenia (9 de los 14 muertos), La Bañeza I (91 de 186 totales), El Burgo de Osma (30 de 56), Pinares-Covaleda (17 de 37 fallecidos). La tasa de fallecidos por cada cien tarjetas sanitarias es más elevada en Sacramenia (1,1%), San Ildefonso (0,88%) y La Bañeza I (0,72%).

Sin embargo, el mes más complicado ha sido abril. Las muertes se han quintuplicado en Segovia y Soria durante este mes por la COVID-19 respecto a los fallecimientos del mismo mes de 2019.

Estas dos han sido las provincias que más dificultades han vivido y, por lo tanto, las que mayor incremento de fallecidos registran. Solo en abril murieron 682 personas en Segovia y 315 en Soria; un 555% y un 472% más que el año pasado. De estos fallecidos, la mitad tenía coronavirus. 

Hay que tener en cuenta que se trata de aquellos que hayan fallecido y se les haya realizado la prueba, aunque hay muchos fallecidos que han muerto con síntomas compatibles (sobre todo en residencias), pero a los que no se les han realizado pruebas.

Los datos elaborados por la Junta de Castilla y León se basan exclusivamente en el registro de bajas de tarjetas sanitarias y no en el de certificados de defunciones del Registro Civil, que depende del Ministerio de Justicia.

En Castilla y León se han alcanzado las 5.295 muertes y casi la mitad (el 44%) ha sido causado por la COVID-19 solo durante el último mes. En abril de 2019, que normalmente se registran menos fallecimientos por gripe o neumonía, se contabilizaron 1.579, menos de la mitad.

La mortalidad en residencias se multiplica por cuatro

Las residencias también han resultado muy golpeadas. La mortalidad total (covid y otras causas) se ha incrementado más de un 400% solo durante el mes de abril, un incremento todavía mayor en las residencias de Segovia, donde la mortalidad se ha multiplicado por 9 en las residencias hasta 357 ancianos.

Desde que comenzó la epidemia, han fallecido en las residencias 3.959 ancianos, 1.647 de los cuales tenían la COVID-19 confirmada o presentaban síntomas compatibles. También ha habido residentes que han fallecido en los hospitales de la Comunidad: 706 con COVID-19 confirmado y 73 con síntomas compatibles con la enfermedad.

Monitorización de la Mortalidad

Sin embargo, el Centro Nacional de Epidemiología realiza otras estimaciones. El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) en España utiliza la información de mortalidad por todas las causas que se obtiene diariamente de 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, correspondientes al 93% de la población española y que incluye todas las provincias. El MoMo utiliza los certificados de defunción de los registros civiles y la media histórica de fallecidos para medir picos de mortalidad excepcional

En Castilla y León, el MoMo ha observado 6.016 defunciones entre el 18 de marzo al 27 de abril de 2020, pero se esperaban unas 2.570 defunciones. Se registra, por lo tanto, un exceso de 3.446 fallecimientos, lo que supone un 134% de más.

Etiquetas
Publicado el
6 de mayo de 2020 - 09:46 h

Descubre nuestras apps

stats