Igea lleva al juzgado al presidente del Parlamento de Castilla y León y al portavoz de Vox por vulnerar su honor en Twitter

El vicepresidente del Ejecutivo autonómico, Juan García-Gallardo, y el procurador de Ciudadanos Francisco Igea durante el pleno de las Cortes

Laura Cornejo


9

El exvicepresidente de la Junta de Castilla y León y procurador del Parlamento autonómico por Ciudadanos, Francisco Igea, ha solicitado a la Mesa de las Cortes que sancione al vicepresidente, Juan García-Gallardo, por los insultos que vertió contra él el pasado martes en el Pleno. Además, ha denunciado tanto al presidente de las Cortes, Carlos Pollán, como al procurador y portavoz de Vox, David Hierro, por intromisión en el derecho al honor e injurias.

En su escrito a la Mesa de las Cortes, Igea argumenta que durante su intervención en el debate del último Pleno recibió “insultos y descalificaciones”, que fueron perfectamente audibles, por parte del vicepresidente, Juan García-Gallardo Frings - le llamó “imbécil”- y que aunque solicitó el amparo de la presidencia no recibió respuesta alguna “más allá de la indicación de continuar”. García-Gallardo se reafirmó en lo dicho llamándole además ''presunto delincuente“ sin que mediara intervención alguna por parte del presidente de las Cortes. Los hechos, destaca ”son conocidos de toda la población por la repercusión mediática que han alcanzado“.

Para Igea “resulta incomprensible” que lo hechos queden sin sanción alguna, “más aún cuando el autor de estas es miembro destacado del gobierno y le es exigible un plus de responsabilidad en su comportamiento público” por lo que entiende que “procede en este caso aplicar lo previsto en el artículo 99” del reglamento y que debe de ser la mesa quien mediante acuerdo motivado disponga las sanciones que procede aplicar García-Gallardo.

Tal y como ha explicado en una rueda de prensa a la que ha acudido también el portavoz nacional de Ciudadanos, Edmundo Bal, la Mesa de las Cortes está compuesta por miembros del PP y del PSOE, por lo que serán estos partidos quienes tengan que manifestarse sobre lo ocurrido el pasado martes.

Pero Francisco Igea también ha acudido a los tribunales para defenderse de un tuit que escribió el pasado miércoles el portavoz de Vox en las Cortes, David Hierro y que fue retuiteado por el presidente del Parlamento, Carlos Pollán. En concreto ha dado el paso previo, el del acto de conciliación, por un tuit en el que se adjuntó una fotografía de Igea en un juicio por amenazas en 2019 del que salió absuelto. Hierro indicaba sobre esa imagen: “No estaba esperando que le sacaran a bailar, estaba en el banquillo de los acusados por una denuncia de amenazas a uno de sus militantes”, y añadía: “Exvicepresidente macarra”. Ese tuit de Hierro respondía a otro de Igea sobre los insultos que había recibido de García-Gallardo. “Un caballero puede equivocarse, pero debería rectificar. Un presidente que tuviera dignidad afearía su comportamiento. Ni nuestro vicepresidente es un caballero, ni Mañueco conoce el significado de la palabra dignidad. Un gobierno macarra”. Igea pretenden que ambos reconozcan que se trata de una intromisión en su derecho al honor y que para restaurarlo, publiquen en el mismo medio una disculpa retractánsose.

Según el escrito que se ha presentado en el juzgado de guardia, la publicación de esa fotografía y su texto constituye una intromisión en el derecho al honor de Igea, además de un delito de injurias con publicidad, que lleva aparejada una multa de seis a catorce meses. Aporta Igea la publicación que hizo el Diario de Valladolid el pasado 23 de septiembre “de cuya lectura se desprende una completa falta de afinidad” con él y “por ello sin sesgo alguno a su favor”, que precisa que la fotografía que adjuntó en el tuit David Hierro se tomó “durante el proceso judicial” por presuntas amenazas “del que salió absuelto”. Tanto el proceso, dice el escrito al juzgado, como la absolución, fueron conocidos en Valladolid y “son notorios” para quienes se dedican a la política, como es el caso de Hierro y Pollán.

Así, siempre según ese escrito, la mención de que Igea estaba en el banquillo de los acusados, “ la chanza” de que “no estaba esperando a que le sacasen a bailar y el insulto con el que se le llama ”exvicepresidente macarra“ son acciones y expresiones lesivas de la fama y dignidad de Igea ”proferidas con completa consciencia de su parcialidad y por ello de su falta de su adecuación con la realidad“ puesto que se oculta al público que el resultado de ese procedimiento judicial fue la absolución y ”revelan una inequívoca, consciente y deliberada voluntad de menoscabar el honor, la fama, la propia estimación y la consideración“ que Igea ”suscita en la población en general“ y, en concreto, entre todos los usuarios de twitter que ”en su mayoría, ignoran los avatares de la política vallisoletana“. Su conclusión es que pretenden ”dar lugar a pensar que el señor Igea pudo haber cometido un delito de amenazas durante su ejercicio como vicepresidente de la Junta de Castilla y León“. Destaca además que se trata de una ”insinuación insidiosa“ para el que se usa una red social de ”implantación, uso y difusión universales“.

En la rueda de prensa, Francisco Igea ha recordado que permitió que los medios de comunicación estuviesen presentes en el juicio que se siguió contra él y que lo hizo “por pura convicción”, para que “dijesen que era inocente” y que fue “un sacrificio personal importante”. “No tiene gracia para ninguno, pero pensé que era mi obligación”, ha asegurado.

“No he conseguido hablar con Pollán, se ha dirigido a los medios para decir que no entrará en mis provocaciones, oiga, que el que ha provocado ha sido usted, que el que ha dejado que me insulten ha sido usted, me ha dejado sin amparo cuando García-Gallardo me ha llamado imbécil y presunto delincuente, y luego, cuando el secretario y portavoz de Vox, David Hierro, pone ese tuit, Pollán le da carta de naturaleza y lo difunde, es inadmisible, y esta actitud es respaldada por el señor Mañueco, que ha pretendido dejar todo esto en una ”conversación privada“. No son diferentes quienes lo hacen de quienes lo toleran”, ha concluido.

Si el acto de conciliación acaba sin acuerdo, Igea procederá a formalizar denuncia o demanda contra Pollán y a Hierro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats