El PSOE da un ultimátum a la Junta de Castilla y León para dar los datos de fallecidos en residencias privadas

La consejera de Familia de la Junta de Castilla y León, Isabel Blanco, durante una rueda de prensa.

Europa Press

1

El Grupo Socialista en las Cortes de Castilla y León ha dado una semana de plazo a la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, para que aporte todos los datos sobre lo ocurrido en las residencias de mayores durante la pandemia o pedirá una comisión de investigación en el Parlamento.

Así lo ha asegurado la coordinadora de Familia del Grupo Socialista que ha ejercido como portavoz en la Comisión de Familia, Nuria Rubio, en el marco de la comparecencia de la consejera para explicar el informe elaborado por su departamento sobre las residencias, algo que se incluía entre los puntos del pacto para la recuperación de Castilla y León.

Rubio ha asegurado que si no se reciben los datos el día 19 de octubre registrarán la petición de la comisión de investigación, algo de lo que se ha alegrado Podemos, que reclama este órgano desde hace meses.

"Le vamos a dar una última oportunidad, si en esta semana no entrega los datos de lo que ha sucedido realmente en las residencias privadas, si en esta semana no entrega todos los informes de las inspecciones que ha habido durante la pandemia, unas y otras, y de las visitas presenciales que han hecho los equipos COVID y la situación real de la coordinación entre Sanidad y Familia el lunes 19 registraremos en este Parlamento la propuesta de la comisión de una investigación", ha asegurado.

Durante el turno de respuesta, la consejera ha advertido a la procuradora, en referencia a la petición de informes sobre residencias privadas, que no va a "prevaricar" saltándose los informes técnicos y ha acusado a la socialista de "hacerse trampas al solitario" al tener en cuenta unos informes técnicos en unas cosas y en otras no.

La portavoz socialista ha calificado de "tomadura de pelo" y "falta de respeto" al Parlamento el informe y que no se aporte ningún dato nuevo que no se conozca y ha reiterado que llegará "hasta el final" para descubrir y "poner en evidencia" la labora de la Consejería durante los primeros meses de pandemia.

Nuria Rubio, tras recordar que se sumaron a trabajar con propuestas, ha criticado que a cambio no hayan recibido "nada" y cree que es una falta de respeto cómo se les ha tratado como si fueran "bobos".

Por ello, ha reclamado a la consejera datos sobre lo sucedido "para que toda la ciudadanía sepa lo sucedido en los centros de mayores en la Comunidad durante la pandemia".

Hablar de Castilla y León

Durante su intervención en la Comisión ha expresado su sorpresa por que los grupos de PP y Cs hayan hablado en sus turnos de otras comunidades o hayan "lanzado dardos" al Gobierno central, cuando pensaba que se iba a hablar del informe de datos de Castilla y León, el cual ha afirmado que se ha entregado por "obligación", no para que se sepa lo sucedido.

"No aporta ningún tipo de luz ni claridad a lo que pasó", ha señalado la portavoz socialista, quien ha criticado que en el informe se hable del contexto nacional e internacional pero "muy poco" de la Comunidad y considera que lo único que se hace en el mismo es poner "en evidencia" el "abandono" de los centros residenciales en pandemia con unos servicios "desmantelados en 30 años de gobierno del PP".

Además, ha acusado a la consejera de eludir responsabilidades y ha reclamado que de más datos, tras lo que ha cuestionado a quién protege y qué "oculta" cuando se ha observado que la morbilidad en los centros residenciales de grandes grupos empresariales es mayor que en los públicos.

Rubio ha agregado que sería necesario saber mediante inspecciones en qué situación se encontraban los centros antes de la pandemia para ver cómo se actuó y saber si se cumplió y si fueron efectivos los planes de contención porque "si no hay control" es difícil saber lo que está sucediendo.

"No tenía control, no podía intervenirlas porque no sabía el índice de exceso de mortalidad durante la pandemia, una excusa", ha aseverado la procuradora, quien también ha reclamado datos sobre la actuación de equipos COVID o de las derivaciones y cómo evolucionaron, los cuales se pueden recabar.

Nuria Rubio ha insistido en que no se sabe cuántas visitas han hecho los equipos COVID mientras las trabajadoras decían que estaban "totalmente abandonadas" y "pedían auxilio", pero además es "evidente" que uno de los principales motivos del "bloqueo" que se produjo fue la dificultad de encontrar personal, dado que estaban vacías debido a la gestión anterior y ha pedido que su departamento "no mire para otro lado" cuando las residencias empiezan a presentar expedientes de regulación a su personal, que está en unas condiciones "muy precarias" y al que hay que "proteger".

Por su parte, la procuradora de Podemos, Laura Domínguez, quien se ha alegrado del anuncio del PSOE de pedir una comisión de investigación como su Grupo lleva pidiendo tres meses, ha calificado de "decepcionante" el informe, que no aporta nada nuevo, no tiene método y emite juicios de valor, algo que considera "increíble y vergonzoso".

En la misma línea, ha asegurado que el mismo "miente" y tiene "insuficiencias" sin abordar cuestiones como el personal, se sigue sin hablar de las características de modelo, edificios o cómo se aisló a los residentes, pero tampoco de los efectos de los planes de contingencia o algo "fundamental" como las no derivaciones a los hospitales.

Domínguez, que ha asegurado que la "entristece profundamente" que en el debate no se ponga sobre la mesa hasta consecuencias de la pandemia por la que han muerto 2.700 personas en la Comunidad, ha recordado que Podemos ya denunció las carencias en las residencias, algo que no hicieron PP y Cs.

Además, ha afeado a la consejera que no haya ni un "atisbo de autocrítica" cuando meses atrás reconoció que se pudieron cometer errores y ha lamentado que digan que no tenían responsabilidad cuando tenían competencias incluso en el estado de alarma.

La procuradora ha señalado que las premisas y conclusiones del informe son "las mismas", no hay síntesis, es un "insulto a la lógica formal" y es poco científico, sin responder a muchas preguntas en lo que supone un "ejercicio de demagogia absoluta y una desfachatez".

Defensa de Cs y PP

Por su parte, los grupos 'popular' y de Ciudadanos han defendido el informe y han dirigido sus críticas hacia el Gobierno central, al que consideran responsable de la coordinación de las residencias.

Así, la procuradora del PP María Ángeles García considera el informe un "ejercicio claro de transparencia" y ha dedicado la mayoría de su intervención a señalar que un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas refrenda el elaborado por la Junta.

García, "para los que dicen con insultos que es decepcionante, una desfachatez", ha incidido en que cuando decretó estado de alarma el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, dijo que se situaba al mando servicios sociales.

Sin embargo, ha apuntado que el informe del CSIC señala que los planes estatales no hablaban de cómo actuar, muestra sorpresa sobre la infravaloración del virus en España, señala la falta de coordinación y dice que se hubiera esperado propuestas de acción intergubernamental e impulso de la acción autonómica.

Por su parte, la procuradora de Cs María Teresa Gago ha señalado que el informe "ofrece una radiografía objetiva, técnica, basada en el análisis de datos", que suponen una herramienta para tomar las decisiones más eficaces. "Sólo la ignorancia de algunos podría tachar de basura, porquería o bodrio una de las claves para controlar una pandemia", ha afirmado.

Además, ha criticado que haya fuerzas políticas "que han superado nuevas cotas de mezquindad" y ha criticado a los partidos de la oposición por menospreciar el informe y el trabajo de los funcionarios.

Etiquetas
Publicado el
9 de octubre de 2020 - 15:29 h

Descubre nuestras apps

stats