Los enfermos graves de COVID-19 siguen ocupando la mayoría de UCIs un mes después del pico de la epidemia

Médicos revisan a un paciente dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos.

Ha pasado un mes después de que los hospitales de Castilla y León, al borde del colapso, tuvieran que redoblar sus esfuerzos para poder atender al número máximo de pacientes hospitalizados en planta y en la Unidad de Cuidados Intensivos. Los gerentes de los hospitales han incrementado en un 23% el número de camas en planta, de 5.096 camas que había inicialmente hasta 6.247 que ha tenido que montar en todo tipo de espacios. Y la UCI ha duplicado su capacidad de las 166 camas estructurales a las 511 camas de UCI extendida que ha llegado a tener disponibles.

Normalmente, los hospitales de Castilla y León cuentan con 166 camas de cuidados intensivos. Sin embargo, se han tenido que triplicar o incluso sextuplicar a través de las UCI extendidas: camas REAs, URPAs y otras unidades con posibilidad de atender los casos más graves se han reconvertido hasta alcanzar las 511 camas UCI funcionantes. El primero de abril, siete de cada diez camas de UCI extendida estaban ocupadas. Se trata de 398 pacientes extremadamente delicados y con una supervisión continua. El 88% de estos pacientes de UCI tenía COVID-19, que alcanzaron los 353 enfermos muy graves.

El Hospital de Medina del Campo ha extendido sus camas de REA a UCI, porque no hay unidad de cuidados intensivos. Los hospitales que más han incrementado sus camas de UCI han sido el Clínico de Valladolid (de 11 a 76 camas UCI), Río Hortega de Valladolid (de 21 a 61 camas) y el CAU de León (de 16 a 58). Además, hay que tener en cuenta que los hospitales más grandes han ayudado a los más pequeños, con traslados de algunos pacientes entre provincias.

Actualmente existen 231 camas de UCI ocupadas, todavía por encima de las 166 camas estructurales. Eso sí, por primera vez el número de pacientes graves de COVID-19 está por debajo de esas 166: 164. Los casos más graves necesitan muchos días para recuperarse y bajar a la planta del hospital, lo que explica por qué el número de camas ocupadas de UCI desciende más lentamente que los hospitalizados en general.

Hasta 2.358 hospitalizados solo por la COVID-19

Los primeros datos que proporciona la Junta de Castilla y León desglosados corresponden al 7 de abril. En esa fecha se registraron 3.876 hospitalizados, 1.992 de los cuales estaban enfermos de COVID-19. Porque además de la pandemia, los sanitarios han tenido que seguir atendiendo otro tipo de enfermedades y dolencias, de mayor o menor importancia. Sin embargo, el día con más enfermos hospitalizados con coronavirus (2.358) fue el 2 de abril, según el portal de Transparencia.

Esos primeros días de abril han sido los más duros en los hospitales, con profesionales llevados al límite y con guardias interminables. Algunos hospitales tuvieron que incrementar todavía más sus recursos, como los Complejos Asistenciales de Segovia y Soria, que también recibieron apoyo exterior del SAMUR-Protección Civil procedente de Madrid. El primer hospital cuenta con 263 camas en planta, que tuvo que ampliar hasta 421, un 60% más. Y el segundo habilitó 110 camas más en Soria para pasar de 164 a 274. Estos y otros hospitales han comenzado ya a suprimir estas camas al bajar la presión asistencial, aunque siguen ampliadas por si se produjera un repunte en la epidemia.

Los hospitales intentan recuperar cierta 'normalidad'. Actualmente solo hay 220 camas 'extra', frente a las 1.151 que de más que se tuvieron que habilitar a principios de abril. Lejos queda ya la ocupación del 80% de las camas en los hospitales de Ávila y Salamanca. Poco a poco se reduce el número de hospitalizados hasta los 3.116 de este lunes. De estos, 'solo' había 681 pacientes de COVID en Castilla y León.

El Gobierno pide "2.000 camas más"

Según ha informado este lunes el vicepresidente de la Junta de Castilla y León y portavoz autonómico, Francisco Igea, la Comunidad puede cumplir con el número de camas UCI que exige el Gobierno para empezar la desescalada, pero no el de camas hospitalarias en total. Según calcula Igea, el Gobierno pide "2.000 camas más" de las más de 5.000 que hay actualmente.

Para el vicepresidente, esta exigencia no tiene sentido en una Comunidad en la que no han faltado camas en el peor pico de la crisis. "Los números ni siquiera se corresponden con la realidad y por lo menos tienen que cuadrar", ha reclamado. "Con lo que se pide ninguna provincia pasaría a fase 1, ni ahora ni nunca. Nunca", ha sentenciado Igea, que solicitará que este criterio se "replantee".

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2020 - 08:16 h

Descubre nuestras apps

stats