Los mossos imputados por maltrato en las protestas contra la sentencia del procés alegan que los manifestantes se cayeron al suelo al detenerlos

Agentes de la brigada móvil de los Mossos

Los cuatro mossos d'esquadra investigados por maltratar a dos detenidos en los disturbios tras la sentencia del procés han negado que les golpearan y han alegado que los manifestantes se cayeron al suelo cuando iban a detenerlos, lo que, según su versión, les provocó las lesiones que presentaron por todo el cuerpo.

Ante la titular del juzgado de instrucción número 25 de Barcelona han declarado este miércoles cuatro agentes de la Brigada Móvil, los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, a raíz de la denuncia que presentaron contra ellos dos jóvenes a los que detuvieron por los disturbios, que aseguran que la policía les "acorraló" y "aperreó" cuando regresaban a casa tras las manifestaciones.

Según la versión de los agentes, los dos jóvenes reaccionaron contra ellos con agresividad, y uno de ellos llegó a lanzarles una botella –si bien no resultó herido ningún mosso. Por contra, según este joven un agente le habría propinado un golpe en la cara tras enseñarle la botella de cristal y gritarle "¿de quién es esto?".

En este caso de denuncias cruzadas los agentes imputados –con el apoyo de la Generalitat, que se ha personado como acusación en la causa– acusan a su vez a los dos chicos de un delito de atentado a la autoridad y otro de daños por un retrovisor roto de una furgoneta.

Según los jóvenes, a los que representa el abogado Eduardo Cáliz de Alerta Solidària, los agentes bajaron de la furgoneta con la porra en la mano y les gritaron "a por ellos". Dos de los agentes investigados habrían golpeado con la porra y los puños a uno de los jóvenes para detenerle dentro de un portal.

Los agentes, no obstante, han negado ante la juez que golpearan a los manifestantes, e incluso que utilizaran las porras, y han mantenido que los jóvenes estaban muy agresivos con ellos, hasta el punto de que uno de ellos les arrojó una botella de cristal cuando procedían a detenerlos.

La detención ocurrió hacia las 2 de la madrugada, cuando, según los agentes, vieron pasar a los jóvenes junto al furgón policial y los reconocieron como autores de altercados que habían tenido lugar tres horas antes en el centro de Barcelona.

De acuerdo con la versión de los agentes, los manifestantes cayeron al suelo cuando iban a detenerlos, lo que les provocó las lesiones que presentan por todo el cuerpo constatados mediante los partes de lesiones de los médicos de Urgencias. En este sentido, Cáliz sostiene que una mera caída en el suelo explicaría lesiones en la cara o la espalda pero no ambos sitios así como las piernas y las lumbares y el golpe en la cabeza causado por un botellazo que presentaba uno de los detenidos.

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2020 - 16:03 h

Descubre nuestras apps

stats