eldiario.es

9

CATALUNYA

La vida de Carme Forcadell en la cárcel: "Es una doble discriminación, por ser mujer y por ser reclusa"

La expresidenta del Parlament asegura que tiene "muchas ganas" de que empiece el juicio y prefiere no opinar públicamente sobre las estrategias de los partidos y entidades independentistas

Forcadell se ha convertido en una 'delegada sindical' en la prisión para reivindicar mejores condiciones para sus compañeras, desde conseguir secadores de pelo a poder ducharse después de hacer deporte  

111 Comentarios

El TSJC requiere precedentes en que el Parlament limitó votaciones independentistas

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell EFE

Aparentemente la cárcel de Mas d’Enric es muy parecida a la de Lledoners, hoy la prisión más famosa de España. Ambos son edificios modernos y aislados con pasillos de instituto que huelen a desinfectante de consultorio médico. La expresidenta del Parlament Carme Forcadell está en el centro tarraconense. Escuchándola se concluye que su día a día no solo es diferente al de sus compañeros en Lledoners sino que es bastante peor. Porque Forcadell, a diferencia de ellos, no puede estar en un módulo de participación y convivencia. Las mujeres, las pocas que hay en Mas d'Enric, están todas juntas sea cual sea el delito que se les atribuya. "Es una doble discriminación. Por ser mujer y por ser reclusa", resume la expresidenta de la ANC.

De los 727 presos que están encerrados en Mas d'Enric, 696 son hombres y solo hay 31 mujeres. Como sucede en otros centros penitenciarios, Mas d'Enric es una cárcel pensada para hombres. Forcadell la escogió –si es que se puede utilizar este verbo cuando se está privado de libertad– porque era la que permitía a su nonagenaria madre un desplazamiento relativamente corto desde Xerta, su pueblo natal a la orilla del río Ebro. Además, sin estar cerca, no está lejos de Sabadell, donde residen el esposo y los hijos de la expresidenta del Parlament.

Tanto ella como la exconsellera de Trabajo Dolors Bassa, que está en la cárcel de Puig de les Basses (Figueres), descartaron cumplir la prisión preventiva en el centro de Wad-Ras porque pese a que está en Barcelona y les facilitaba las visitas de familia y abogados, no tiene celdas individuales y las duchas son comunitarias.

La expresidenta del Parlament no se ha impuesto voto de silencio pero casi. Al menos si se trata de hablar con medios catalanes o del resto de España. Desde un primer momento decidió que su prioridad era explicar su versión a los medios internacionales. Y es lo que ha hecho.

Forcadell rehuye la bronca entre los partidos independentistas aunque está al corriente de todo lo que se publica. Tiene opinión sobre lo que está pasando, sea en Catalunya, Madrid o en Andalucía (¿acaso hay algún catalán que no la tenga?), pero no quiere contribuir al ruido con titulares más o menos noticiables.

Escucha la radio y mira TV3, La Sexta y Televisión Española. Como cualquier español mínimamente informado ha notado el cambio ("a mejor") de los Telediarios de la primera cadena. Cuando estuvo en Alcalá Meco, donde sí podía entrar en la celda cuando quería, se aficionó al Gran Wyoming. Lo miraba cada día. Ahora, cuando en la sala común sus compañeras suben el volumen para ver los programas matinales de Tele 5 y Antena 3 ella se pone los auriculares para poder seguir trabajando.

Forcadell tiene ganas, “muchas ganas”, de que empiece el juicio. “Diré la verdad”, asegura confiando en que sea suficiente para convencer al tribunal. Quiere salir de la cárcel y como quien entra en el quirófano fía su futuro a lo que diga y decida su abogada, Olga Arderiu. La comparación entre el cirujano y el penalista se la hizo su compañero en la Mesa y también abogado, Lluís Corominas. Forcadell cuenta los días que lleva ahí dentro (335 días) y le ha prometido a su letrada que no se pondrá nerviosa hasta que llegue a los 500.

En estos meses privada de libertad, la expresidenta de la ANC se ha convertido en una auténtica sindicalista. Reconoce que es lo más parecido a una “delegada sindical” en la cárcel. Con la mayoría de las reclusas solo tiene una cosa en común: ser mujer. No, no es ninguna obviedad cuando se trata de reclamar cosas tan básicas como poderse duchar después de hacer ejercicio. Conseguir que hubiese secadores de pelo fue toda una victoria. Con sus compañeras no habla de política porque en la cárcel, al menos en la de Mas d’Enric, las prioridades son otras.

“Quiero empoderarlas”, proclama tras relatar ejemplos que demuestran que la oleada feminista no ha conseguido traspasar los muros de esta cárcel. Forcadell les explica que un marido no es alguien que ordena y que las mujeres somos tan capaces como ellos de tomar decisiones. Escuchándola podría decirse que en el módulo de mujeres el derecho a decidir que la expresidenta del Parlament defiende políticamente aquí tiene también otro sentido. Es el derecho de las mujeres a decidir sobre su vida sin tener que pedir permiso.

Forcadell viste como cuando ocupaba el segundo cargo más importante de Catalunya. Si en Lledoners te reciben en chándal, ella lo hace con americana y rosa amarilla en la solapa. Sonríe pero no disimula. "Nadie puede ser feliz cuando está en esta situación" y no hay meditación, yoga o actividad que compense estar privado de libertad.

Cuando fuera se agrupan decenas de independentistas para expresarle su apoyo, como pasó este sábado, ella ni los puede ver ni los puede escuchar, aunque sabe que están allí porque se lo dicen. Es otra diferencia con lo que pasa en Lledoners donde incluso se ha escuchado a Oriol Junqueras gritar a la gente para darles las gracias. La celda de Forcadell da a un patio y solo ve un muro. Lo más parecido a un momento feliz es poder comer un poco de chocolate. Lo compra en el economato y se lo guarda para la noche. Así, un día tras otro desde hace medio año.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha