eldiario.es

9

Camino al sur

De cara al invierno, los pastores repiten como cada año la trashumancia llevando sus ovejas desde el norte del país a los pastos del sur de la provincia de Ciudad Real y el norte de Andalucía.

Ovejas cruzan por Manzanares (Ciudad Real) en la trashumancia / Foto: Europa Press

Ovejas cruzan por Manzanares (Ciudad Real) en la trashumancia / Foto: Europa Press

2.500 ovejas han cruzado la localidad de Manzanares, en Ciudad Real. Días antes, el rebaño atravesaba las cercanías de Alcázar de San Juan y se dirige ahora camino a Moral de Calatrava, acabando su camino en los pastos del Valle de Alcudia, donde pasarán el invierno en climas más cálidos.

Los pastores pasan varias semanas llevando su ganado desde Castilla y León, La Rioja, la cornisa cantábrica o Aragón hasta Andalucía, el sur de Extremadura y el sur de Ciudad Real, a pastos donde no hace tanto frío y las ovejas tienen alimento. Una experiencia que en España ha sido numerosamente documentada y que a pesar del paso de los siglos se sigue efectuando como antaño. Los trashumantes llevan su ganado y sus aperos preparados para pasar la noche en cualquier localidad en su ruta hacia el sur.

Aún así la imagen no deja de ser sorprendente en el siglo XXI. Pasa también cada año en Madrid cuando las ovejas cruzan por la Gran Vía camino a sus nuevos destinos, volviendo al uso agrícola de las antiguas veredas. Unas veredas que ahora son carreteras nacionales, caminos rurales o, en el caso de esa calle, una de las arterias de España.

Los conductores miran asombrados el paso de, en este caso, 2.500 ovejas camino al sur. Una rotonda se convierte en el cruce de caminos para las cabezas de ganado en su camino hacia la comida y el calor del clima mediterráneo de tipo continental de la península. Hace una semana otras 1.500 ovejas cruzaban el mismo camino: cada rebaño sigue su ruta y se establecerá en un lugar distinto. Por el camino dejan caras atónitas, niños asombrados por una imagen más propia de 50 años atrás e imágenes anacrónicas que contrastan en el año 2014 con una tradición y costumbre que aunque parecen de otros tiempos, se siguen haciendo exactamente igual.

Cuando pasen los tiempos duros del invierno para los pastores, estas ovejas volverán a cruzar el mismo camino, en el caso de este grupo de ovejas rumbo a Teruel. Ya no habrá nieve en sus terrenos y la primavera volverá a hacer crecer los pastos para los animales. Y volverán a dejar las mismas caras de asombro ante quienes ven al escena.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha