La portada de mañana
Acceder
La democratización de la Ley de Secretos Oficiales languidece en Moncloa
Clasificado secreto: la Operación Catalunya y otros encargos del Estado a Villarejo
OPINIÓN | El machismo y sus burlas, herencia española, por Elisa Beni

María Teresa Ruiz Cantero, catedrática de Medicina Preventiva: “A las mujeres se nos ha relegado a la retaguardia en la lucha contra la pandemia”

María Teresa Ruiz Cantero.

María Teresa Ruiz Cantero (Melilla) lleva toda la vida dedicada a analizar el sesgo de género que, históricamente, existe en la medicina a la hora de diagnosticar y posteriormente tratar diferentes enfermedades. Con el inicio de la pandemia, esta catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Alicante empezó a introducir paulatinamente la Covid-19 en sus clases para acabar dedicándose de lleno a investigar el virus desde la perspectiva de género. 

“Cuando apareció el coronavirus sentí que, ya que no soy médica clínica y no podía ponerme la bata, tenía que investigarlo”, reconoce en conversación telefónica. Así, nacieron tres líneas de trabajo sobre tres campos diferentes: datos estadísticos, mortalidad y confinamiento.

Una de sus principales conclusiones es que “se están produciendo desigualdades de género en relación con la atención sanitaria del Covid en perjuicio de las mujeres”. Recuerda que, sobre el llamado Covid persistente, en el que los síntomas como cansancio, malestar general, dolor muscular o bajo estado de ánimo se prolongan en el tiempo, existe un estudio de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) que señala que el 79% de las personas afectadas son mujeres con una media de edad de 43 años.

Ruiz Cantero se preguntó cómo era esto posible si han ingresado más hombres (60%) que mujeres (40%) en los hospitales por Covid, concluyendo que las mujeres infectadas, en general, no han salido en los datos oficiales “porque no han llegado a ingresar en los centros sanitarios y por lo tanto no han sido tratadas, quedándose con problemas de salud”. 

¿Por qué ha ocurrido? Le preguntamos. “Porque el principal criterio de gravedad para ingresar en el hospital es, sobre todo, la neumonía, síntoma que padecen más los hombres, mientras las mujeres han manifestado diarrea, vómitos, problemas de piel o de olfato y gusto”, explica. De ahí que hayan salido mujeres en prensa denunciando que el sistema sanitario no se creía que estuvieran infectadas, recuerda. 

Las que no han salido, insiste, son las que han muerto sin ser diagnosticadas de Covid. Gracias a un estudio de reciente publicación por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sabemos que las mujeres que han fallecido con sospecha de haber contraído el virus -pero sin confirmación oficial- son un 33% frente a un 18% de hombres. El INE también señala que, frente a los ya citados datos hospitalarios, están los de las residencias, donde el 65% de los fallecimientos corresponde a ellas. También son grupo de riesgo las sanitarias y personal no sanitario de los centros hospitalarios donde, “como hay más trabajadoras que trabajadores, están contagiándose más”. 

Confinamiento

Dos semanas después del confinamiento que hubo en España se detectó un aumento de contagios en las mujeres del hogar, el tercer colectivo feminizado más afectado, al encargarse del cuidado del familiar o los familiares contagiados. Ésta y otras conclusiones son fruto de la investigación ‘El desafío de la Covid-19 en Alicante: Efectos en la salud y resistencia ciudadana durante el confinamiento’ que saldrá editado la semana que viene. 

La investigación llevada a cabo junto con el también catedrático de Salud Pública Carlos Álvarez-Dardet Díaz permitió realizar durante 40 días del periodo de confinamiento domiciliario (del 15 de marzo al 21 de junio) un estudio online con el fin de evaluar, con la respuesta de 1.378 personas encuestadas, el estado de salud, el cumplimiento de las normas de confinamiento y las medidas de atención sanitaria y de salud pública en la población de la provincia de Alicante. 

“Como éramos conscientes de que iba a haber más oleadas epidémicas que obligarían a utilizar confinamientos, el objetivo del estudio era que sirviera el conocimiento extraído para las autoridades sanitarias y sociales”, señala. Sobre la atención sanitaria en tiempos de coronavirus, el documento alerta de que las personas encuestadas infectadas no pudieron ser atendidas en los centros de salud, saturados, sino por teléfono desde casa. “Al final esta medida ha provocado que, como no les atendían, acababan en urgencias ante el colapso de Atención Primaria, por lo que estamos arrastrando el problema en la detección precoz”, denuncia.

También alerta sobre la falta de sensibilización a la hora de autoconfinarse. “Solo un 50% lo hacía por conciencia, el resto por obligación, y eso lo estamos pagando ahora que nos piden que lo hagamos y no lo estamos haciendo”, explica. Por ello, ha echado en falta que el ministerio hiciera “más campañas de concienciación, pero no con el enfoque de las normas sino de la importancia de los valores”, y pone como ejemplo a Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, donde el Covid está controlado “gracias -asegura Ruiz Cantero- entre otros factores al acierto en los mensajes institucionales que los youtubers mandaron a la población enfocados en la solidaridad con los demás, no en la obligación”. 

¿Qué parte de responsabilidad tienen los políticos y qué parte la ciudadanía en la situación actual de descontrol?, le preguntamos. “Parto de la base de que esto es una guerra mundial biológica, y he llegado a la conclusión de que los políticos han hecho lo que han podido en todos los países”, avanza. “Y, como en toda guerra, es necesario que haya líderes y que también los soldados actúen. Si la cosa va tan mal, los soldados tienen que preguntarse, ¿qué tengo que hacer yo por mi parte?” 

Por último, considera: “A las mujeres se nos ha relegado a la retaguardia en la lucha contra la pandemia”. Y pone como ejemplo que la sociedad española ha recurrido a expertos hombres, salvo excepciones como la viróloga Margarita del Val. “Si hubiéramos estado más en la vanguardia, habríamos trabajado más los valores porque las mujeres valoramos más los cuidados”. Al respecto, recuerda el “visionario” informe de Naciones Unidas en 2016 sobre control de pandemias que, con perspectiva de género, “recomendaba que las mujeres estuvieran en los puestos de decisión porque introducirían los cuidados”. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats