Un lavado de cara para la Estación de Autobuses de València: 640.000 euros para mejorar accesos, iluminación y techado

Así quedará la Estación de Autobuses de València tras la intervención.

El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, ha anunciado una inversión de 640.000 euros de la Generalitat Valenciana para "mejorar las condiciones de seguridad y habitabilidad de la Estación de Autobuses de València".

Según ha explicado el conseller, "hace más de 20 años que la Estación de Autobuses de València necesita reinventarse y mejorar sus servicios y, ahora, la Generalitat ha impulsado estas obras imprescindibles que comenzarán en primavera y terminarán antes de final de año".

En este sentido ha señalado que se realizarán las obras pertinentes para mejorar la iluminación, los accesos, la limpieza, el techado. "Es decir", ha apuntado Arcadi España, "se va a efectuar una actuación integral en todos los elementos necesarios para convertir la estación en un lugar habitable, adecuado y amable".

Para el titular de Obras Públicas de la Generalitat, "es muy importante esta actuación por dos razones, la primera porque esta estación es la puerta de entrada de muchas personas que vienen y se van de València y tiene que estar a la altura de la ciudad". Además, ha apuntado, "hay que mejorar también la movilidad, esa movilidad sostenible por la que todos apostamos y que necesita de estaciones accesibles, fáciles y habitables".

Asimismo, Arcadi España ha indicado que se trata de "una actuación rápida porque la estación necesita adaptarse y mejorar las condiciones actuales que no son las adecuadas, luego, en una segunda fase, está prevista una actuación más estructural e integral para la que se convocará un concurso de ideas".

El alcalde de València, Joan Ribó, venía demandando desde la campaña de las pasadas elecciones municipales una intervención urgente para la terminal ubicada en la calle de Menéndez Pidal, por la que pasan cada año en torno a 35 millones de viajeros (datos anteriores a la pandemia) y que está tomada por la ruina y la degradación desde hace años.

La actual estación se construyó tras la riada de 1957. Desde entonces no se le ha realizado ninguna reforma de calado. La última, realizada en el año 2011, consistió en una mano de pintura y sellado de grietas. Actualmente la gestión del recinto está en régimen de concesión a la empresa Alsa hasta el año 2038.

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2021 - 22:30 h

Descubre nuestras apps