eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Once cosas que entran en tu seguro del hogar y que seguramente ignoras

Algunas pólizas de ciertos seguros cubren servicios que es probable que desconozcas

Foto: Alan Light

Foto: Alan Light

Cuando contratamos un seguro de hogar solemos fijarnos sobre todo en protegerla frente situaciones habituales como un incendio o los daños por agua. Palabras como continente (techos, suelos, ventanas…), contenido (reparación de muebles y objetos domésticos) o responsabilidad civil (daños que puedan ocasionar a terceros) son habituales en las pólizas, y bastante familiares para la mayoría de las personas.

Sin embargo, a la hora de contactar un seguro del hogar es muy importante fijarse en otro aspecto que suele olvidarse en la mayoría de los casos: la letra pequeña. Esa gran despreciada pero no menos importante, porque puede ser determinante y cambiar muchas de las coberturas de nuestro seguro. Leer al 100% todas las condiciones y los servicios que nos ofrecen no suele ser habitual. Pero no hacerlo puede cargarnos económicamente de gastos que, a lo mejor, nos podemos ahorrar. Muchas veces, nuestro seguro incluye servicios y cubre daños sobre los que no teníamos ni idea.

Once coberturas que quizás ignores

Una buena póliza del hogar tiene que aportar soluciones en lugar de más disgustos, y por ello es importante que nos asesoremos bien. Y que leamos bien toda la información y preguntemos en caso de duda. Si lo hacemos, nos daremos cuenta que nuestro seguro incluye cosas como:

  1. Reposición de documentos: como escrituras
  2. Alimentos refrigerados afectados por una caída de la luz: es una garantía complementaría de las pólizas que protegen la vivienda. En caso de que la comida se eche a perder, el seguro cubre la pérdida de los alimentos que estaban refrigerados. Muchas aseguradoras incluyen los daños sufridos en la instalación eléctrica, así como aparatos o equipos conectados, a consecuencia de corrientes anormales o cortocircuitos en la red.
  3. Seguro de la mascota y los daños que pueda ocasionar: una buena póliza incluye algunas garantías enfocadas a los animales de compañía. Si el perro muerde a una persona, se escapa de casa y provoca un accidente o un desperfecto, la aseguradora puede cubrir el siniestro. También puede incluir los gastos de veterinario. La indemnización varía en función de la compañía.
  4. Accidentes domésticos: golpes, caídas, quemaduras, intoxicaciones, hemorragias, atragantamientos y electrocuciones son algunos de los riesgos cotidianos que algunos seguros cubren.
  5. Asistencia informática: con la aparición de las nuevas tecnologías, las aseguradoras han tenido que adaptarse y ofrecer nuevos servicios que antes no contemplaban. Algunos de los servicios que ofrecen es la protección de los menores ante las redes sociales y la violencia digital así como la asistencia informática como la recuperación de datos o de equipos. También pueden estar incluidos servicios destinados al móvil o la tablet, como copias de seguridad o restauración de contenidos.
  6. Asistencia en viaje: si estás de viaje y enfermas, el seguro del hogar puede encargarse de todo. Los principales servicios incluyen el viaje de vuelta y el transporte, hospitalización de un familiar, los gastos en el extranjero o repatriación en caso de fallecimiento. También puede incluir gastos de localización y salvamento.
  7. Defensa jurídica: en algunos casos la compañía de seguros se apropia de los gastos en los que se tenga que incurrir el asegurado en algún proceso judicial o administrativo. El objetivo es la defensa ante reclamaciones o problemas por vía amistosa o legal. Incluye el asesoramiento a la persona, la reclamación en su nombre y la solicitud de una indemnización por el daño causado.
  8. Robo en la calle: si se produce un robo fuera del hogar y ha habido violencia o intimidación para extraer los bienes, también el seguro suele cubrirlo. También puede cubrir la indemnización por joyas, relojes u objetos personales robados en el momento del robo.
  9. Servicio de bricolaje: algunas compañías incluyen un servicio de bricolaje en el hogar, además del desplazamiento del técnico y las primeras horas de la mano de obra. Los materiales, sin embargo, van a cargo del asegurado. Entre los servicios de bricolaje que suelen incluir están el montaje de muebles, la colocación de enchufes o la instalación de tiradores de puertas.
  10. Facturas de restaurante y lavandería en caso de siniestro: si la cocina y la lavadora se han estropeado y no pueden utilizarse, el seguro cubre hasta los límites acordados.
  11. Uso fraudulento de tarjetas de crédito: en caso de pérdida o robo, y alguien usa la tarjeta sin consentimiento, la compañía de seguros se hace cargo de los gastos que se han generado.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha