La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

TOC: ¿cómo sé si padezco este trastorno?

TOC

¿Qué es en realidad el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)? Lo explica de manera muy gráfica la International OCD Foundation. Imaginemos que nuestra mente se atasca en un pensamiento concreto o una imagen, y que este pensamiento se repite una y otra vez. No queremos pensar así, pero tampoco podemos evitarlo. 

Amoaxofobia: seis estrategias para curar el miedo a conducir

Amaxofobia: seis estrategias para curar el miedo a conducir

Con estos pensamientos llegan también sentimientos de ansiedad, una emoción que nos hace reaccionar y protegernos. Es posible que veamos que este miedo no tiene sentido, pero es muy intenso y lo sentimos como real.

El TOC es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de las primeras causas de discapacidad relacionada con enfermedad, a nivel mundial, para las personas de entre 15 y 44 años que afecta aproximadamente el 2% de la población

Entre obsesiones y compulsiones

Las obsesiones son pensamientos repetidos, impulsos o imágenes mentales que provocan ansiedad. Algunos de los síntomas incluyen, según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIH):

  • Miedo a los gérmenes o a la contaminación.
  • Pensamientos prohibidos o tabú no deseados que involucran religión o sexo.
  • Pensamientos agresivos hacia los demás o hacia uno mismo.
  • Ordenar los objetos de manera simétrica.

Las compulsiones se refieren a los comportamientos repetitivos que alguien con TOC tiene la necesidad de realizar. Pueden ser respuestas excesivas directamente relacionadas con una obsesión o acciones que no tienen ninguna relación con la obsesión. Algunas de las más comunes son: 

  • Lavarse las manos, ducharse, cepillarse los dientes, etc., en exceso.
  • Limpieza repetida de objetos.
  • Ordenar u organizar cosas de una forma concreta (por tamaños, colores, formas, etc.).
  • Contar repetidamente hasta cierto número.

Pero no todos los rituales o hábitos tienen que considerarse compulsiones. Quien más quien menos vuelve a comprobar ciertas acciones a veces y tiene sus rutinas antes de ir a dormir. Son acciones que le favorecen la vida diaria. Pero una persona con TOC lo hace de manera distinta.

Señales que pueden darte pistas

Cuando se habla de TOC, no se trata por ejemplo de ser ordenado o no, sino de tener miedo de que no hacer las cosas de una manera determinada cause daño. En una persona con TOC suelen coincidir varias señales:

  • Comportamiento repetitivo y obsesivo: ¿pasas mucho tiempo lavando y limpiando?, ¿revisas una y otra vez la cerradura de las puertas o los interruptores? Una persona con TOC no puede controlar sus pensamientos o comportamientos, incluso cuando reconoce que son excesivos.
  • Forma rígida de hacer las cosas, sin opción a modificar nada: alguien que sufre TOC experimenta problemas importantes en su vida diaria debido a estos pensamientos o comportamientos.
  • Evitación de situaciones que le provocan nerviosismo: ¿temes contaminarte con gérmenes o químicos?, ¿temes contaminar a otros?
  • Repetición de acciones más de lo normal: ¿practicas rituales excesivos e irrazonables por causas religiosas o morales?

En ocasiones, algunas personas con TOC también tienen un trastorno de tic, movimientos motores repentinos, breves y repetitivos, como movimientos oculares, muecas faciales, sonidos (carraspeo, olfateo o gruñidos), sacudidas de cabeza, etc. 

Un diagnóstico de TOC requiere la presencia de obsesiones y compulsiones que suelen durar más de una hora al día, causan angustia y perjudican de manera significativa la vida diaria de una persona, según la American Psyquiatric Association (APA). Esto puede empezar tanto en la infancia como en la adolescencia o la edad adulta temprana, situándose la edad promedio de los síntomas en los 19 años.

Los TOC más frecuentes

Hay numerosos tipos de TOC, puede afectar cualquier pensamiento, tema, persona, miedo, etc. Algunos de los más frecuentes, como hemos visto, son:

  • TOC de limpieza: la respuesta al miedo a la contaminación es la preocupación obsesiva y la compulsión puede ser lavar y limpiar de manera excesiva. puede aparecer una limpieza excesiva y el lavado de manos constante. Esto se lleva a cabo varias veces y suele ir acompañado de rituales de lavado repetitivo de manos o cuerpo hasta que la persona siente que está limpia. También puede ocurrir que una persona evite lugares, personas u objetos si teme una contaminación. 
  • TOC de comprobación: la necesidad de comprobar es la compulsión, pero el miedo obsesivo puede ser a perder el control, evitar daños, incendios, etc. Suelen aparecer compulsiones como verificar que no daña a otros, comprobar que no ha pasado nada malo, que no ha cometido un error, etc.
  • TOC de repetición: releer o reescribir, repetir actividades de rutina como entrar o salir por la puerta, levantarse o bajar de las sillas, etc., movimientos corporales repetidos o repetir actividades en un número concreto, es decir, hacer una tarea tres veces porque el tres es bueno y seguro. La repetición se realiza a veces cientos de veces y puede durar una hora o incluso más, lo que afecta en la vida personal, como llegar tarde al trabajo. 
  • Compulsiones mentales: revisión mental de eventos para prevenir daños, rezar para evitar daños (a uno mismo o a los demás), contar mientras se realiza una tarea, etc. Los sentimientos pueden aparecer cuando una persona se ha sentido mal tratada, física o mentalmente, a través de comentarios críticos o abusivos. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
5 de enero de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats