Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Bruselas alerta de la falta de vivienda asequible en España
El empresario de “la Cena de la Libertad” con Milei en Madrid recibe dinero público
Opinión - El Tribunal Constitucional y los ERE. Por Javier Pérez Royo
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Gil-Ordóñez reinventa la música clásica en EE.UU. con el color del cine y la danza

Gil-Ordóñez reinventa la música clásica en EE.UU. con el color del cine y la danza

EFE

Washington —

0

Lejos de las corbatas y los formalismos, el director de orquesta español Ángel Gil-Ordóñez acude al festival de cultura hispano-lusa de Washington con el objetivo de reinventar los conciertos de música clásica con los colores del teatro, el cine y la danza.

“Lo que buscamos es reaccionar a la situación del medio tradicional sinfónico. Traer elementos a la presentación que no sean música clásica, pero que se relacionen íntimamente con ella”, explica Gil-Ordóñez en una entrevista con Efe.

Nacido en Madrid y ciudadano estadounidense desde 2009, Gil-Ordóñez defiende que “la música clásica le gusta a todo el mundo” y culpa al formato de los conciertos de la apatía de muchos por Mozart, Verdi o Beethoven.

“¡Seguimos con el mismo formato desde hace 300 años! Si no reaccionamos y nos acomodamos a esta sociedad, donde la relación con otras artes y el elemento visual es tan importante, nos quedaremos sin público”, argumenta.

Para evitarlo, busca en el teatro, el cine o la danza otros elementos que den sentido a la música clásica, creen una unidad temática con ella y otorguen un nuevo sentido a las melodías de grandes compositores.

Eso mismo hizo PostClassical, una orquesta experimental fundada en 2003 por Gil Ordóñez, con “La canción de la Tierra” de Gustav Mahler.

“Mucha gente no sabe o no es consciente de que Mahler, para componer su música, se inspiró en poemas chinos de la dinastía Tang, de hace 5.000 millones de años. Mahler leyó la traducción de los poemas y dotó a su música de un componente oriental muy importante”, destaca.

Para sacar a la luz esa magia de Oriente, PostClassical reinventó la obra de Mahler recitando los poemas en chino en los que se había inspirado el compositor e interpretando música tradicional china con instrumentos típicos, como el erhu (violín chino).

“Los que no conocen a Mahler empiezan a interesarse por él y los que ya lo conocían encuentran en nuestro programa una dimensión que antes no habían entendido”, explica.

PostClassical afronta con el mismo espíritu creativo y fresco el “Iberian Suite: global arts remix”, un festival que reunirá en la capital de Estados Unidos, entre el 3 y el 24 de marzo, a más de 600 artistas de 23 países influidos por la cultura ibérica.

Bajo la batuta de Ordóñez, la orquesta interpretará el 10 y 11 de marzo “Mística Ibérica: la Confluencia de las Fes”, una obra escrita por el director ejecutivo de la orquesta, Joseph Horowitz, y el novelista Antonio Muñoz Molina, Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

“La producción muestra la coexistencia de las culturas islámica, católica y judía con anterioridad a la toma de Granada en 1492 y el fin de la Reconquista. Se llama 'Confluencia de las Fes' porque la obra tiene una base mística muy fuerte”, apunta Ordóñez.

El director adelanta que, durante la obra, se leerá la poesía mística cristiana de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, así como versos de místicos musulmanes y hebreos.

El ritmo de la poesía lo marcarán las teclas del piano de Pedro Carboné, el taconeo flamenco de Sonia Olla, el vozarrón con acento gitano de Ismael de la Rosa y el balanceo del violín, el violonchelo o el kanun (instrumento de cuerda de Oriente Medio) del conjunto árabe Al-Bustan Takht Ensemble.

El mestizaje de influencias se verá reflejado en una pantalla gigante en la que PostClassical proyectará distintos tipos de arte medieval, al mismo tiempo que la voz de un narrador iluminará las sombras que danzarán sobre el escenario.

El encargado de resolver la tensión y desabrochar los corsés de las tres culturas será el “Amor Brujo” de Manuel de Falla, maestro andaluz que, a juicio de Gil-Ordóñez, “condensa” todas las influencias judías, flamencas y árabes de las que habla la obra.

Decidido a bajar del altar los conciertos de música clásica, Gil-Ordóñez promete sumergir al público estadounidense durante su próxima actuación en un baile de nuevas experiencias, que trasciende los límites tradicionales de los clásicos.

“Vamos a romper con todos los estereotipos”, promete.

Beatriz Pascual Macías

Etiquetas
stats