La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Tom Sawyer vuelve a sus travesuras bajo la mirada del artista Antonio Lorente

Tom Sawyer vuelve a sus travesuras bajo la mirada del artista Antonio Lorente
Madrid —

0

Madrid, 14 nov (EFE).- "¡No le toques ya más, que así es la rosa!" escribió Juan Ramón Jiménez, y ésto, que es una máxima cuando ya algo es bello de por si, es lo que no hay que recomendar a ilustradores como Antonio Lorente, quien se vuelve a meter en la piel de un clásico con su adaptación de "Tom Sawyer".

Consciente de que "manipular" un cuento clásico es un "error", Lorente, al igual que hizo con "Peter Pan" y "Ana de las tejas verdes", ni se ha planteado tocar el texto de Mark Twain, porque donde se mueve como pocos es en hacer casi posible que todos los personajes salten de las páginas, ya que el manejo de las texturas hace que sus lágrimas las mojen y que sus risas casi se oigan.

Y es lo que sucede en esta nueva aventura, "la más difícil" hasta ahora, que vuelve a proponer de la mano de Edelvives, una versión de "Tom Sawyer", libro que no había leído pero que cuando cayó en sus manos devoró.

"Me fascinó -dice a Efe en una entrevista- porque vi reflejados a mi padre y mi hermano. Yo de pequeño era muy bueno, pero ellos eran traviesos. Además, me encantó la idea de recuperar esta historia para que se vuelva a leer".

Porque Lorente ama los clásicos, y a Tom lo tiene ya en su galería de favoritos, ya que lo que este niño refleja es la "libertad, la amistad, el amor". Valores que no han pasado de moda y que han trascendido hasta llegar, totalmente actuales, a nuestros días, explica.

Pero además, de la mano de Tom, Huckleberry Finn, Becky, la tia Polly o Joe este almeriense (1987) ha logrado "salir de su zona de confort", reconoce, para crear un nuevo lenguaje cinematográfico "muy Tarantino" y así poner en movimiento a esta galería de niños y adultos que viven en "San Petersburg", una ciudad ficticia en la ribera del río Misisipi.

Fiel a su estilo de personajes de ojos grandes, en los que el Renacentismo y el Realismo se funden, en esta ocasión Lorente ha tomado como base para crear a Tom a la imagen del sobrino de una amiga, un niño "muy guapo, atractivo y gamberro" que es quien le pone ese alma a este personaje que arranca siendo un niño y que al final del libro aprende una lección que le hace pasar casi a la madurez adulta.

Y es que, a este artista con un pasado musical (su otra gran pasión) lo de robar parte del alma a personas reales para trasplantarla en sus personajes es algo ya marca de la casa. Lo vemos en anteriores libros, como "Peter Pan", donde Campanilla estaba inspirado en Cara Delevigne; o en "Ana de las tejas verdes", cuyo rostro era el de una niña que vio un día desde su balcón.

Con esta nueva propuesta, realizada en "una locura de año", Lorente se confirma como uno de los ilustradores más rotundos de España, capaz de resucitar esas historias y hacer que el público vuelva a interesarse por ellas.

Aunque no puede desvelar el trabajo en el que ya está, el andaluz -inmerso en una gira ahora de promoción- avanza que será otro clásico que hará, como siempre, suyo.

Pilar Martín

Etiquetas
Publicado el
14 de noviembre de 2021 - 11:11 h

Descubre nuestras apps

stats