eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Críticas de un sector del Banco de España por la designación de Hernández de Cos en vísperas de la moción de censura

Trabajadores de la entidad supervisora creen que el Gobierno del PP preveía su inminente cese y quiso dejar atado el nombramiento de un gobernador afín 

Los diputados fueron avisados el sábado por la tarde de manera informal para la comisión en la que fueron informados del nombramiento, y que se celebró el siguiente martes, algo que no es habitual

Hernández de Cos, al que personal del Banco vincula al PP, tomará posesión de su cargo, con un mandato de 6 años, el próximo 11 de junio

- PUBLICIDAD -
(Ampl.) El Gobierno propondrá mañana a Pablo Hernández de Cos como nuevo gobernador del Banco de España

Pablo Hernández de Cos, nuevo gobernador del Banco de España Europa Press

El nombramiento de Pablo Hernández de Cos como sucesor gobernador del Banco de España se  filtró a los medios el pasado lunes y fue comunicado a los diputados de la Comisión de Economía del Congreso el martes 29 de mayo en la última comparecencia del breve ministro de Economía, Román Escolano.

Ya se conocía que el PSOE iba a presentar una moción de censura dos días más tarde y que tenía visos de salir adelante, como así ha sido finalmente. Los miembros de la comisión fueron convocados el sábado por la tarde a través whatsapp. La recepción de este aviso parlamentario en fin de semana provocó la extrañeza de algunos de ellos, por no ser habitual.

Hernández de Cos tomará posesión el 11 de junio, cuando finaliza el mandato de seis años de Luis María Linde. El hecho de que se haya producido su nombramiento justo antes del cambio de Gobierno ha despertado suspicacias e indignación en algunos sectores del Banco de España que no quieren ser citados, pero que expresan esta sensación bajo condición de anonimato. Los grupos parlamentarios de la oposición ya tildaron de " poco democrático" un nombramiento tan cercano a la moción de censura.

"El fraude de ley se hace patente cuando el Gobierno, previendo su inminente cese y con la expresa oposición de los demás grupos parlamentarios (así lo hicieron constar en la comparecencia del Ministro de Economía ante la Comisión del Congreso), nombra con bastante antelación (12 días) a un nuevo gobernador", asegura uno de los trabajadores del Banco de España consultados.

"Persona de confianza del Gobierno"

Recuerdan que el último gobernador fue nombrado un viernes (8 de junio de 2012) con efectos del lunes siguiente (11 de junio), de forma similar a lo que ocurre con los demás altos cargos que son nombrados para el inmediato desempeño de sus funciones. "De esta manera, el Gobierno, consciente de su precaria situación, pretende situar a una persona de su confianza al frente de un organismo o entidad regulador independiente durante los próximos 6 años. Desde luego, ese no es el resultado pretendido por el artículo 24 de la Ley de autonomía del Banco de España".

A su juicio, el Gobierno, conociendo la posibilidad real de que la moción de censura salga adelante, aceleró los plazos para la designación del Gobernador mediante un decreto aprobado en apenas 12 horas de dicha moción de censura.

Una persona conocedora de los entresijos de la entidad, que pide el anonimato, consideraba la semana pasada, antes de conocerse el desenlace de la moción de Pedro Sánchez, "muy incorrecto el momento" elegido por el Gobierno para la designación de Cos. "Es una cacicada" que, aseguraba, "puede quemar a alguien válido y profesional", en referencia a Hernández de Cos.

Otra fuente interna señala que se ha dado un "abuso político", no sabe si legal. En todo caso muestra su extrañeza por la "valentía, excesiva confianza o temeridad" de Hernández de Cos en caso de que aceptara el cargo sospechando que habría un cambio de Gobierno. Su criterio es que el gobernador del Banco de España no puede funcionar con normalidad sin el respaldo del ministro de Economía, que debe sancionar decisiones del supervisor, como el establecimiento de riesgos bancarios o la imposición de faltas graves o muy graves a entidades financieras.

Respecto a la calificación de Hernández de Cos como persona independiente y técnica, lo pone en duda, ya que le consideran politizado y en la órbita del Partido Popular.  

Otras fuentes aseguran por el contrario que hay un "sentimiento generalizado de satisfacción" por el nombramiento de Hernández de Cos como nuevo gobernador del Banco de España. "No creo que haya un sentimiento generalizado de malestar", coincide un portavoz parlamentario de la Comisión de Economía, que sin embargo sí admite que pudo haber precipitación en el nombramiento.

Convocatoria informal en sábado por la tarde 

Varios diputados confirman que fueron convocados el sábado por la tarde anterior a la comparecencia, un día que no es el habitual para este tipo de mensajes. Fuentes del Congreso de los Diputados señalan que no hay establecida una antelación mínima y se pueden convocar dentro de la misma semana, aunque se suele avisar el viernes anterior para las comisiones de la semana siguiente.

En el caso de esta comisión, la convocatoria se produjo el día antes, lunes, aunque se había avisado a los diputados el sábado de manera informal, sobre todo para que aquellos que viven fuera de Madrid tuvieran planeado estar en el Congreso el martes por la mañana.

Otras fuentes conocedoras de este proceso aseguran que el ministro Escolano tenía prevista la comparecencia para el martes desde el miércoles de la semana anterior, antes de saberse que se iba a presentar una moción de censura como consecuencia de la sentencia del caso Gürtel, aunque no se informó a los diputados.

Para la portavoz de Unidos Podemos–En Comú Podem–En Marea Yolanda Díaz con todo este proceso "se pone en cuestión la credibilidad del Banco de España". "No es verdad que Hernández de Cos sea apolítico", mantiene. 

Posibilidad de impugnar el nombramiento

Uno de los trabajadores consultados abre incluso la puerta a una impugnación del nombramiento de Hernández de Cos. Asegura que se puede presentar un recurso ante el Tribunal Supremo por fraude de ley o desviación de poder. Según la normativa, este recurso podría presentarlo cualquier persona física o jurídica que ostente un derecho o interés legítimo, lo que incluiría a los propios grupos políticos que cuestionaron cómo se produjo la designación en la comisión de Economía, a asociaciones profesionales, a personas ligadas al Banco de España, o a asociaciones de consumidores que defiendan los intereses de los usuarios bancarios.

Existe un plazo legal de dos meses para presentar un recurso ante el Tribunal Supremo, "lo que abre una situación de interinidad, inestabilidad y paralización en el Banco de España, tanto por la mera existencia de dicho plazo para presentar un recurso como, lo que es más relevante, porque la propia tramitación del recurso en el Tribunal Supremo podría dilatarse por un periodo difícil de prever, dado los plazos con que habitualmente se producen estos procedimientos contenciosos administrativos", lamenta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha