CCOO y UGT denuncian a Uber Eats por despido colectivo de "más de 3.000" repartidores

Un rider de Uber Eats circula por Madrid.

Nuevo frente judicial en el sector de los 'riders', repartidores de plataformas digitales. CCOO y UGT han presentado una denuncia ante la Audiencia Nacional contra la multinacional Uber Eats por despido colectivo, dada la "desconexión" de todos sus repartidores autónomos el pasado 12 de agosto, con la entrada en vigor de la Ley Rider. La maniobra afectó a "más de 3.000 trabajadores", informan los sindicatos en un comunicado conjunto, en lo que de facto consideran que fue un ERE sin derechos para los trabajadores.

Seis años, 18.000 falsos autónomos detectados y casi 50 condenas después: llega la Ley Rider

Seis años, 18.000 falsos autónomos detectados y casi 50 condenas después: llega la Ley Rider

La entrada en vigor de la Ley Rider, legislación para combatir el uso de falsos autónomos en el sector de las plataformas digitales de reparto, supuso diferentes cambios en las empresas afectadas. Glovo y Deliveroo siguieron usando autónomos pasado el 12 de agosto, desafiando la nueva normativa, aunque con diferencias. Glovo ha rediseñado su modelo de autónomos de cara al futuro e insiste en que cumple la legislación, mientras que la estrategia de Deliveroo se ha leído como una manera de aprovechar sus últimos coletazos en España, ya que prevé dar de alta a los repartidores como asalariados y tramitar un ERE antes de salir del país.

En cambio Uber Eats "desconectó" a todos sus repartidores que trabajaban como autónomos hasta la entrada en vigor de la Ley Rider. La multinacional ha recurrido a subcontratas para contar con repartidores con contratos laborales a través de estas terceras empresas. Uber Eats avisó de este cambio a sus mensajeros a través de un correo electrónico, que ya no podían seguir repartiendo con la compañía y quedaban redirigidos a las subcontratas.

CCOO y UGT consideran que la desconexión masiva de todas las personas que trabajaban para Uber Eats se debe entender como un despedido colectivo, que se llevó a cabo de forma irregular, sin garantizar los derechos respaldados por el Estatuto de los Trabajadores y el convenio sectorial que regula sus relaciones de trabajo.

Los sindicatos recuerdan que, aunque Uber Eats mantenía en vigor su modelo de autónomos, la Inspección de Trabajo en Madrid y Barcelona dictaminó que sus mensajeros eran falsos autónomos, como también ocurrió en las empresas de Glovo, Deliveroo y Stuart.

No es la primera demanda anunciada contra la compañía. Decenas de repartidores se estaban sumando a una denuncia colectivo por despido y cesión ilegal de trabajadores que estaba preparando el bufete de abogados SBO, que ganó en el Tribunal Supremo a Glovo. "Nos estamos quedando muchos repartidores en la calle. Nos están mandado a las subcontratas que ofrecen unas condiciones de precariedad absoluta y no tienen en cuenta nuestra antigüedad. Hay gente que lleva años repartiendo con Uber Eats. La compensación que dan por la gasolina no cubre la actividad, es una miseria", lamentaba a elDiario.es Fernando Roan, portavoz de la Asociación Unificada de Riders (AUR).

CCOO y UGT han presentado la denuncia ante la Audiencia Nacional "con el fin de que todos los repartidores y las repartidoras puedan obtener todos los derechos y protecciones que establece la relación laboral", explican.

Los sindicatos reiteran su apuesta por vigilar el cumplimiento de la ley Rider y asegurán que "trabajarán para que todas las plataformas digitales de reparto cumplan con esta norma". CCOO ya anunció una denuncia contra Glovo ante la Inspección de Trabajo, ya que considera que su nuevo modelo de autónomos sigue infringiendo la normativa laboral.

Etiquetas
Publicado el
9 de septiembre de 2021 - 13:28 h

Descubre nuestras apps

stats