Cepsa reconoce posibles "efectos adversos" para su negocio con las leyes medioambientales en su vuelta a la Bolsa

Cepsa volverá a Bolsa el 18 de octubre, valorada en un máximo de 8.100 millones

Cepsa volverá a cotizar en España. La compañía, que fue adquirida por un fondo de Abu Dhabi, ha presentado este martes el folleto de emisión de acciones en España, para su debut previsto el 18 de octubre en la Bolsa. La petrolera reconoce los riesgos para su negocio que tendrán las políticas medioambientales y de lucha contra el cambio climático.

Así, entre la lista de riesgos que figura en todo documento de este tipo, Cepsa reconoce que las reformas regulatorias de protección medioambiental, pueden tener unos "efectos adversos significativos" en su negocio y en su situación financiera. "Estas políticas pueden llevarnos a reducir nuestra producción", apunta la multinacional con sede en una de las cuatro torres del Paseo de la Castellana. Además, añade que su actividad está expuesta a cambios "potencialmente adversos" en la fiscalidad.

En este sentido, apunta que se prevé una mayor presión por parte de los Gobiernos europeos contra los combustibles como la gasolina o el diesel. A ello se suma que los fabricantes de automóviles hayan puesto el foco en la creación de motores "más eficientes", además de movilidad eléctrica o híbrida. Reconoce que esto tendrá un impacto en su negocio, aunque apunta que todavía se prevé un crecimiento en China, India y otros mercados emergentes.

En este sentido, respecto a España, Cepsa considera que el diesel, pese a las políticas restrictivas, seguirá siendo el principal combustible, impulsado todavía por las empresas de transporte. Espera que la transición en este mercado se acelere a partir del año 2021. Reconoce que el cambio de opinión de los usuarios sobre el diesel y las nuevas exigencias regulatorias han limitado el crecimiento de este combustible en España.

A largo plazo, la empresa estima que para 2030 vea reducida la demanda de fuel en el transporte por carretera en torno a un 9%, debido principalmente a la mejora de la eficiencia de los motores y el alza de la movilidad eléctrica, impulsada por "la preocupación de los consumidores y los gobiernos".

Tal es la presión que prevé por parte de las nuevas formas de movilidad como el motor eléctrico o el coche compartido que Cepsa avanza en el folleto que realizará "inversiones selectivas" para "tomar ventaja" de las nuevas tendencias. En este punto encuadra un acuerdo con fabricantes para instalar cargadores de vehículos eléctricos en su red de gasolineras en España y Portugal. Además "buscará nuevas alianzas" en campos como el vehículo compartido.

La petrolera regresará a Bolsa el próximo 18 de octubre. El actual propietario, Mubdala, el fondo soberano de Abu Dhabi, ha anunciado su intención de colocar el 25% del capital entre inversores cualificados. Con ello, estima que la empresa debute con una valoración máxima que puede alcanzar los 8.100 millones de euros.

En 2011, el fondo de Abu Dabi Ipic se hizo con el 100% de Cepsa tras adquirir el 48,8% del capital que estaba en manos de la francesa Total por unos 3.650 millones de euros. Así, la valoración entonces de la compañía, que posteriormente fue sacada de Bolsa por el fondo, ascendía a unos 8.000 millones de euros.

Desde entonces, Cepsa ha mantenido una línea de crecimiento tanto en el sector químico, con la puesta en marcha de las plantas de Shanghai (China) y Dumai (Indonesia), así como en exploración y producción. En esta línea, a finales de 2013 adquirió la norteamericana Coastal Energy Company por más de 1.600 millones de euros.

La compañía aterriza de nuevo en el mercado bursátil en un contexto de alza de los precios del petróleo. En concreto, en los últimos días el barril Brent, de referencia en el mercado, ha alcanzado su valor más alto desde el año 2014, poniendo fin a unos años con el crudo en niveles bajos. prevé un crecimiento anual del 2% en los precios.

El grupo llega al mercado con Pedro Miró como vicepresidente y consejero delegado del grupo, único cargo ejecutivo en el consejo. El directivo tendrá una remuneración base este año de 917.000 euros y de casi 1,3 millones el próximo año, a lo que se añadirán otros conceptos variables. Todo esto sumó el pasado año más de 3,1 millones. El presidente será Musabbeh al Kaabi y dentro del órgano de gobierno de la multinacional se encuentran otros nombres conocidos como Ismael Clemente, presidente de la socimi Merlin o Juan María Nin, antiguo ejecutivo de la Caixa.

Etiquetas
Publicado el
2 de octubre de 2018 - 16:17 h

Descubre nuestras apps

stats