El Gobierno creará una penalización por rescindir contratos en fines de semana y vacaciones para no pagar cotizaciones

El ministro de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Penalización a las empresas que buscan ahorrarse el pago de salarios y cotizaciones sociales durante los fines de semana y vacaciones. El ministro José Luis Escrivá ha anunciado este lunes que el Gobierno penalizará el abuso de la temporalidad de aquellas empresas que rescinden los contratos a sus trabajadores antes del fin de semana o de las vacaciones para no pagar sus retribuciones y las cotizaciones sociales a la Seguridad Social en estos periodos. "Claramente, vamos a penalizarlo", ha afirmado el responsable de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en un encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum.

Las heridas del mercado laboral que afrontará el próximo Gobierno: contratos temporales muy cortos y más pobreza

Las heridas del mercado laboral: contratos temporales muy cortos y más pobreza

José Luis Escrivá ha destacado que los datos de la afiliación a la Seguridad Social diarios evidencian un alto grado de rotación de los contratos de trabajo de viernes a lunes, de empresas que dan de baja a sus empleados "para no pagar las cotizaciones de sábado a domingo o durante las vacaciones". El ministro ha sostenido que "es una práctica intolerable, que no debe aceptarse" y que van a penalizar desde su Ministerio, aunque no ha precisado cuándo se aplicarían estas sanciones.

La temporalidad excesiva es uno de los problemas enquistados del mercado laboral español desde hace años, pero en los últimos ejercicios se ha acentuado la más precaria, es decir, aquella que se basa en contratos temporales muy cortos. Los inferiores a siete días de duración se duplicaron respecto al inicio de la crisis y aquellos de entre 7 y 15 días de duración son los siguientes que más crecieron.

Una "tasa" para sancionar

"Vamos a penalizarlo y vamos a establecer una 'tasa' para las bajas que se den de contratos. Estamos estudiando cómo hacerlo para que sea eficaz y no afecte a quien no tiene que afectar", ha afirmado el ministro.

"A lo mejor tenemos que plantearnos cobrar una pequeña tasa por cada baja que se de en un contrato, para que no resulte tan fácil dar de baja y rotar y rotar contratos… Para quienes lo hagan de vez en cuando, no tendría ningún coste, pero quienes lo hagan por razones espurias, estarían sujetos a un coste mayor", explicó ya el ministro en una entrevista con 65ymás, recuerdan desde la Seguridad Social.

Escrivá ha afirmado que esta práctica perjudica no solo a las arcas de la Seguridad Social, sino también a los trabajadores, a los que las empresas les están mermando sus carreras de cotización, determinantes a la hora de cobrar prestaciones como el paro y las pensiones de jubilación. "Esto lleva aparejado un nivel de desprotección de trabajadores, al evitarles cotizaciones durante los fines de semana o días de vacaciones. Esto, que se ha convertido en algo cultural en España, no podemos aceptarlo", ha sostenido. 

El ministro ha recordado además que existe un gran nivel de "precariedad", ligada a esta temporalidad abusiva, en las administraciones públicas, en concreto en los sectores de sanidad y educación. "Hay cosas que se pueden hacer en el setcor público, que no tienen que ver con modificar el sistema normativo", ha afirmado.

Reforma laboral y semana de cuatro días de trabajo

Respecto al desmontaje de la reforma laboral del PP, el ministro lo ha enmarcado dentro de los cambios normativos que Europa exige a España desde hace años para mejorar el funcionamiento del mercado laboral y que ahora el Gobierno pretende abordar en el plan de recuperación.

Escrivá no se ha referido a los llamados "elementos más lesivos" de la reforma del 2012, como la recuperación de la supremacía del convenio del sector sobre el de empresa y de la ultraactividad de los convenios, que el Ejecutivo se ha comprometido a derogar con más prontitud. En cambio, ha destacado dos cuestiones. Por un lado, abordar la temporalidad excesiva de los contratos y, por otra, el elevado paro estructural que tiene España, para lo que el ministro ha destacado que el Gobierno mejorará las políticas activas de empleo.

La revisión normativa de los ERTE como un mecanismo estructural y ligado a la formación de los trabajadores también está en los planes del Ejecutivo, ha apuntado Escrivá, como ya ha afirmado la ministra responsable de Trabajo, Yolanda Díaz.

El ministro de la Seguridad Social ha zanjado también el debate existente sobre la semana laboral de cuatro días, para la que ya afirmó la semana pasada que consideraba que España no tenía "margen" debido a sus niveles de productividad y competitividad. Escrivá ha afirmado que es un sistema que pueden aplicar libremente las empresas, pero ha insistido en que no hay "ninguna propuesta" sobre esta reducción de la jornada semanal en el Consejo de Ministros. "Ni creo que vaya a existir", ha rematado.

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2020 - 10:51 h

Descubre nuestras apps

stats