Más de 300.000 jóvenes se exilian ante la falta de oportunidades

Más de 26 millones de maletas perdidas, dañadas o retrasadas en aeropuertos

eldiario.es

La elevada tasa de paro juvenil (que alcanza al 57,22% de los menores de 25 años, según la última EPA) y la precariedad en el mercado de trabajo ha hecho que los jóvenes españoles tuvieran poco que celebrar ayer, Día Mundial de la Juventud. Un informe de UGT señala que, al término de 2012, eran 302.623 los jóvenes que vivían en el extranjero. Ello supone un aumento del 25% respecto a 2009, cuando eran 242.154.

Báñez dice que la salida de jóvenes de España "se llama movilidad exterior"

Báñez dice que la salida de jóvenes de España "se llama movilidad exterior"

Aquellos que deciden hacer las maletas en busca de un futuro mejor apuestan por Europa y América como destino en un 50,4% y un 30% de los casos respectivamente. Concretamente, Alemania es el país más demandado por 21.000 jóvenes españoles. Sin embargo, el mismo estudio señala un alto índice de retorno: alrededor de 11.000 decidieron volver a su país de origen. Y es que el norte de Europa, también afectado por la austeridad, no ha resultado ser la tierra prometida ni soñada para muchos de ellos. Regiones emergentes como Latinoamérica e incluso Asia constituyen una alternativa cada vez más interesente.

El precario estado de la juventud española

La juventud ha sido uno de los estratos sociales que más han sufrido el coste de cuatro años de crisis. Si en 2008 los jóvenes constituían el 20,36% de los afiliados a la seguridad social, en 2012 ya sólo suponían el 14,63%. Además, entre 2011 y 2012, el número de desempleados menores a 30 años se incrementó en un 10,17% (165.100 personas).

El informe de UGT constata que el paro juvenil de larga duración se han instalado en el mercado laboral español. Se ha producido un aumento de parados con más de 24 meses de inscripción como demandantes de empleo en un 25,85%. Por su parte, los comprendidos entre uno y dos años de paro constituyen el 23,50%.

Otra constante es la precariedad, dado que gran parte de los contratos son temporales y a tiempo parcial. El 43,18% de la contratación juvenil se sucribió bajo la modalidad de eventual, mientras que el contrato por obra representó el 36,83%. En lo que respecta al tipo de jornada, el 59,64% de los contratos fueron a jornada completa y el 40,36% a tiempo parcial.

En cuanto al salario medio, este pasa de 13.491,76 euros para las edades comprendidas entre 20 y 24 años a 18.429,65 euros para aquellos situados en lhorquilla de 25 a 29 años. Ambas cifras son inferiores al sueldo del español medio: 22.899,35 euros. Por lo tanto, el perfil más común sería el de mileurista, aunque la posición económica suele mejorar con la edad. La posesión de un título universitario es otro factor a tener en cuenta, dado que aquellos que han cursado estudios superiores cobran hasta un 37% más.

Por último, los datos manifiestan la persistencia de la brecha entre hombres y mujeres en los estratos jóvenes. A una diferencia salarial de más de 3.000 euros anuales se une una jornada laboral femenina más reducida. Mientras que el 60% de los contratos a mujeres fueron parciales, en el caso de los hombres suponen el 40%.

Etiquetas
Publicado el
12 de agosto de 2013 - 20:34 h

Descubre nuestras apps

stats