Los ministros de Economía de la zona euro acuerdan mantener abierto el grifo del gasto público hasta 2023

El comisario europeo de Finanzas, Paolo Gentiloni, tras el Eurogrupo del 15 de marzo de 2021.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

3

No se puede cerrar el grifo del gasto público. Al menos durante este año y el que viene. Es la conclusión a la que han llegado este lunes los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro. Hace dos semanas la Comisión Europea ya propuso mantener la barra libre de las ayudas públicas ante las nuevas olas de la pandemia durante este año y el próximo. Eso sí, la Comisión Europea prevé reactivar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2023, momento en el que se retomaría la exigencia de cumplir con los topes de deuda (60% del PIB) y déficit (3% del PIB) con una senda que, con dos años vista, no está todavía definida.

“El Eurogrupo está comprometido con el apoyo en la zona del euro en 2021 y en 2022, teniendo también en cuenta el estímulo fiscal derivado de los fondos de recuperación”, dicen las conclusiones de los ministros de Finanzas: “Las reformas ambiciosas y la inversión, apoyadas por los fondos de recuperación, son claves para incrementar el potencial de crecimiento en el mediano plazo. El Eurogrupo toma nota de la indicación preliminar de la Comisión de que la cláusula de salvaguardia general seguirá aplicándose el año que viene”.

Así, la Comisión Europea reconoce que “la pandemia ha cambiado significativamente el contexto del debate público, con niveles más altos de deuda y déficit y pérdidas de producción significativas, mayores necesidades de inversión y la introducción relacionada de nuevas herramientas políticas a nivel de la UE. Además, la cláusula de escape general se utilizó por primera vez en la aplicación de la supervisión fiscal. El relanzamiento del debate sobre el marco de gobernanza económica permitirá a la Comisión reflexionar sobre estos desafíos y extraer lecciones. Sin embargo, a la luz de la crisis de la COVID-19 y la necesidad de centrarse en los fondos de recuperación y la respuesta política inmediata, se ha pospuesto ese debate”.

“Estamos unidos y determinados en nuestros esfuerzos para proteger el empleo, a las empresas y a nuestros ciudadanos en esta crisis sanitaria. Todos creemos que es la mejor contribución que podemos hacer a la sostenibilidad fiscal a largo plazo en este momento”, ha dicho el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, tras la reunión.

Según el comisario europeo de Finanzas, Paolo Gentiloni, retirar los estímulos “demasiado pronto sería un error” y ha destacado que hay un “creciente consenso en torno a que la mejor forma de asegurar la sostenibilidad de la deuda pública es apoyar la recuperación y reducir el riesgo de que la crisis deje cicatrices y divergencias”.

Según el Eurogrupo, “por el momento, y mientras persista la emergencia sanitaria aguda, siguen siendo necesarias amplias medidas fiscales para proteger a ciudadanos y empresas. La política fiscal debe seguir siendo ágil y ajustarse eficazmente a medida que evoluciona la situación económica y de salud. Una vez que mejore la situación sanitaria y se alivien las restricciones, las medidas fiscales deberían cambiar gradualmente hacia acciones más específicas para promover una recuperación resiliente y sostenible”.

En este sentido, los ministros defienden “ayudar a las empresas viables pero aún vulnerables a evitar problemas de solvencia, reabrir y ajustar sus modelos de negocio. Las políticas deben seguir protegiendo las relaciones entre los empleados y las empresas, al tiempo que facilitan cada vez más las transiciones laborales y la creación de oportunidades laborales para las personas desempleadas e inactivas. Las medidas deben adaptarse al ritmo y la fuerza de la recuperación en cada Estado miembro y deben apoyarse en un compromiso continuo con la sostenibilidad presupuestaria”.

Y también llaman la atención sobre algo que afectará a países como España, Italia Francia o Grecia, por ejemplo: “Una vez que la recuperación esté firmemente en marcha, los Estados miembros de la zona del euro deberían abordar el aumento de los niveles de deuda pública mediante la aplicación de estrategias fiscales sostenibles a medio plazo, haciendo hincapié en la mejora de la calidad de las finanzas públicas, el aumento de los niveles de inversión y el apoyo a las transiciones verde y digital. Los Estados miembros deberían centrarse en reformas que promoverán la inversión privada y aumentarán la capacidad productiva de la zona del euro”.

En todo caso, “ante la persistente incertidumbre, el Eurogrupo seguirá de cerca la situación económica y reflexionará sobre la posición fiscal de la zona del euro a medio plazo durante los próximos meses”. A finales de mayo la Comisión Europea publicará sus nuevas orientaciones de política fiscal, como parte del paquete del Semestre Europeo de primavera de 2021 y tras las previsiones económicas de primavera de la Comisión, que publicará a principios de mayo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats