El presidente de la CNMV rechaza limitar dividendos por la crisis: las cotizadas "son responsables y adultas"

Albella, durante su comparecencia.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha defendido este lunes en el Congreso su "razonable" posición de no realizar recomendaciones sobre el reparto de dividendos de las cotizadas tras la crisis del coronavirus, a diferencia de lo ocurrido en otros países como Portugal: "Nos hemos mostrado desde el principio respetuosos y favorables a que no se diera ningún tipo de indicación" porque "creemos que las sociedades cotizadas son suficientemente responsables y adultas".

Albella ha recordado que "detrás del pago de dividendos está la salida de recursos propios de las compañías, pero también que los fondos de pensiones que han invertido en ellas reciban los fondos para pagar sus pensiones. El tema es complejo".

En su comparecencia en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Congreso para dar cuenta del último informe anual de la entidad, Albella ha justificado la marcha atrás al objetivo de un 40% de consejeras porque "prácticamente ha habido unanimidad" en los comentarios recibidos para aplazar ese objetivo. La idea inicial era que, para resolver la "anomalía" de la escasa representación de las mujeres en las cotizadas españolas, la recomendación entrara en vigor de manera inmediata, pero se ha aplazado dos años, hasta finales de 2022.

Albella ha pedido "aproximar las legislaciones fiscales" entre los distintos países para lograr un mercado de capitales europeo porque es "el auténtico elefante en la habitación". Ha lamentado que el impuesto a las transacciones financieras no se haya implantado de modo "coordinado en toda Europa" y ha reclamado a los diputados un "esfuerzo para simplificar la regulación" de los mercados de valores, a su juicio excesiva.

Sobre la situación creada por el COVID-19, que "ha afectado extraordinariamente a los mercados", ha insistido en que el nivel de los reembolsos detectados en fondos de inversión "en ningún momento ha sido preocupante", con 5.000 millones en marzo, "algo más del 2%" de los 280.000 millones totales, "aunque hubo algunos fondos en los que se concentraron especialmente"; en abril y mayo, el saldo neto entre suscripciones y reembolsos "estuvo equilibrado".

Albella ha reiterado su deseo de no tener que prohibir las posiciones cortas "nunca más". Esa medida "excepcional" se adoptó en marzo ante una situación "muy excepcional" y la operativa en corto "aporta cosas buenas al mercado", como una mayor liquidez. Ha puesto sobre la mesa el ejemplo del escándalo de maquillaje contable de la alemana Wirecard: "Si se hubiera hecho caso a los cortistas, probablemente el fraude se hubiera descubierto antes".

También ha hecho un balance satisfactorio sobre la implantación forzosa del teletrabajo en la institución, que venía de aplicar "un sistema de teletrabajo modesto, de 90 personas a la semana" en un organismo con 440 efectivos, gracias a la calidad de sus sistemas de información.

Albella ha reconocido que "no se puede considerar un éxito" el saldo de entidades atraídas por España como hub financiero tras el Brexit, aunque ha defendido que "el esfuerzo no ha sido en balde". Y ha vuelto a insistir en la necesidad de dotar a la CNMV de un régimen de personal con una autonomía similar al del Banco de España, con más "flexibilidad" y que permita "dar carrera a nuestra gente" y "atraer y retener talento".

El presidente de la CNMV ha presumido de que la entidad está "a la cabeza de Europa" en la actividad contra los denominados chiringuitos financieros, y ha explicado que 2019 fue un "año intenso en cuanto a opas (Dia, Telepizza, Parques Reunidos y otros valores pequeños como GAM, Bodegas Bilbaínas o Natra) y un ejercicio "normal" en cuanto a expedientes sancionadores, con 18 procedimientos abiertos en los que se propusieron multas por importe de algo más de 9 millones y 39 sanciones impuestas, igual que en 2018.

El presidente de la CNMV ha explicado que 2019, que "parece muy lejano ya después de lo que ha ocurrido", fue un año "positivo en rentabilidades, sobre todo en los últimos meses", en el que las bolsas experimentaron fuertes revalorizaciones, superiores al 20% en Europa y bastante mayores en la de EEUU, si bien en España el Ibex solo subió un 11,8% por "el mayor peso en el índice de los bancos y sectores maduros o tradicionales porque tenemos pocas empresas grandes de base tecnológica".

Salidas a bolsa

Albella ha atribuido la sequía de salidas a bolsa a los tipos de interés "ultrabajos" y a las "incertidumbres" del Brexit o la guerra comercial entre Estados y China. Y ha pedido que sean estimuladas con un "marco atractivo". Sería una "reforma estructural" para modernizar la economía y contribuir a tener "más empresas, más transparentes y más al alcance de cualquier inversor". Los países con más cotizadas "reciben mayores flujos de inversión" y cotizar "impulsa la profesionalidad y el rigor en la gestión, la internacionalización de las empresas, es un acicate para creer orgánica e inorgánicamente, da prestigio, refuerza la marca a nivel internacional...".

Albella ha advertido de que en 2019 continuó la tendencia a emitir fuera de España por parte de empresas españolas, con emisiones en el territorio nacional por importe 90.000 millones frente a los 100.000 millones emitidos en el exterior, aunque sumando emisiones en el Mercado de Renta Fija, "prácticamente hay un empate", gracias al aumento del 63% registrado en ese mercado. Esa tendencia a emitir fuera "afecta a varios países europeos" y se explica porque los grandes fondos "buscan esquemas simples o estandarizados", pero España "no tiene por qué ser menos interesante" que otros como Irlanda, Holanda o Luxemburgo.

Etiquetas
Publicado el
29 de junio de 2020 - 18:39 h

Descubre nuestras apps

stats