Una sola sicav de Blackrock gestiona más de 10.800 millones de euros de inversores españoles desde Luxemburgo

Fachada de la sede de Blackrock en Nueva York. EFE/Justin Lane/Archivo

Diego Larrouy


3

Hace ya tiempo que Luxemburgo se convirtió en el destino favorito de los inversores españoles —aunque también ocurre en otros países— para guardar sus ahorros en sicavs. La baja fiscalidad del ducado centroeuropeo y las advertencias del Gobierno en España sobre un mayor control de este tipo de sociedades, vinculadas principalmente a grandes patrimonios, ha llevado a que muchos hayan optado por desplazar su dinero hacia sociedades luxemburguesas, para regocijo de las gestoras extranjeras que están allí afincadas. Casi la mitad de los fondos de inversión extranjeros que se comercializan en España (45%), lo hacen dese Luxemburgo.

Los fundadores de Codere desactivan su sicav en España y apuestan por Luxemburgo

Los fundadores de Codere desactivan su sicav en España y apuestan por Luxemburgo

Y, como siempre ocurre en este sector, un gigante de la gestión de fondos sobresale por encima del resto: Blackrock. Una sola de sus sicav, Blackrock Global Funds (BGF), gestionaba al cierre de 2020 más de 10.800 millones de euros de inversores españoles. Se trata de la mayor sociedad extranjera de inversión que se comercializa en España y por primera vez superó los 10.000 millones de patrimonio bajo gestión en este mercado. Pese al contexto económico de la pandemia que, en un primer momento, supuso un terremoto también en el mercado de los fondos de inversión, BGF se anotó en 2020 un aumento del 12% en el patrimonio gestionado de inversores españoles. En los últimos seis años ha logrado duplicar los activos comercializados en España.

Son casi 190.000 los inversores españoles que tienen dinero en esta sociedad, tras haber sumado casi 48.000 durante el último año. Estos clientes no invierten directamente en Blackrock, sino que lo hacen a través de las entidades que en España comercializan los fondos de la gestora más grande del mundo. La gestión de activos se ha convertido en un negocio estratégico para la banca en los últimos años, al ofrecer nuevas vías de ingresos ante la escasa rentabilidad de las actividades tradicionales del sector bancario por los tipos de interés en negativo, como son los créditos y los depósitos.

Contar en el catálogo de fondos que se comercializan con Blackrock se ha convertido en un reclamo comercial de las gestoras españolas y es por ello habitual encontrarlo en las campañas comerciales de las mismas. Entre los inversores sus fondos, especializados en copiar la evolución de determinados índices bursátiles, son bastante valorados por la rentabilidad que suelen cosechar. Es por ello que, según figura en la CNMV, prácticamente toda la banca y las plataformas de inversión comercializan la participación en BGF. Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell o Bankinter aparecen en la lista, pero también Unicaja, Abanca, Ibercaja, Kutxabank o las cajas rurales.

Esta sicav no consiste en un único fondo sino que se trata de un paraguas bajo el cual se engloban decenas de vehículos de inversión. En concreto son más de 80 fondos, cada uno especializado en un mercado o sector concreto. Engloba todo tipo de actividades, desde inversión sostenible (ESG, como se conoce por sus siglas en inglés) hasta la minería, pasando por el sector tecnológico o el inmobiliario. En total, BGF engloba casi 150.000 millones de euros, por lo que el peso de los inversores españoles sobre el total es relativamente pequeño. Esta sicav tiene, a su vez, activos adquiridos en España. al ser accionista de diversas compañías cotizadas, así como inversor en deuda pública.

BGF no es la única sicav de Blackrock en Luxemburgo que se comercializa en España. En total son ocho sociedades distintas cuyos productos de inversión se distribuyen en España, pero que se gestionan entre Luxemburgo e Irlanda, otro territorio de fiscalidad atractiva para las multinacionales dentro de la UE. Es el caso también de Blackrock Strategic Fund, que cuenta con otros 3.500 millones de euros de inversores españoles. En total, las distintas sicavs y fondos de Blackrock gestionan más de 15.000 millones de patrimonio procedente de España.



La sicav con más de 10.800 millones de euros es la más grande de todas las extranjeras que operan en España, pero no se encuentra muy lejos de otras llamativas por su gran patrimonio de inversores españoles. La segunda más grande está también radicada en Luxemburgo, pero en este caso la gestiona Morgan Stanley —Morgan Stanley Investment Funds—. Esta sociedad ha captado en España 8.986 millones de euros de 188.000 inversores españoles. Le sigue otra sicav luxemburguesa, esta controlada por Pictet, que tiene 7.973 millones de euros bajo gestión procedente de España. Robeco y Fidelity completan los cinco vehículos extranjeros con más patrimonio procedente de nuestro país con 7.000 y 6.600 millones de euros, respectivamente. Las 10 sicav más grandes por atracción a clientes españoles acumulan casi 70.000 millones de euros, gestionadas todas ellas, salvo una que está en Irlanda, desde Luxemburgo.

El catálogo de la CNMV de fondos extranjeros que se comercializan en España contiene los nombres de todas las grandes gestoras mundiales. Por ejemplo, la francesa Amundi, la mayor gestora europea, tiene bajo el paraguas de más de una veintena de fondos más de 13.000 millones de euros procedentes de clientes españoles, en este caso gestionados desde Francia y, también, Luxemburgo. Vanguard, la segunda mayor gestora del mundo, también se comercializa en España, al igual que Goldman Sachs, Axa o la alemana DWS.

Bancos españoles también en Luxemburgo

No todos los nombres del listado de la CNMV son foráneos. Banco Santander, BBVA, Sabadell, CaixaBank o Bankinter figuran entre las entidades extranjeras que se comercializan en España. Esto se produce debido a que las entidades españolas han ido ampliando sus gestoras afincadas en Luxemburgo para atraer a algunos clientes de banca privada, aquellos de mayor patrimonio, hacia sus sicavs en el ducado centroeuropeo. Por poner un ejemplo, así explica la web corporativa de Bankinter su presencia en Luxemburgo: “permite una diversificación del riesgo desde el punto de vista geográfico, jurisdiccional y regulatorio, así como la custodia de activos con la máxima seguridad, en un país con la máxima calificación crediticia otorgada por las principales agencias de rating”.

La CNMV ha publicado esta semana las estadísticas de instituciones de inversión colectiva (fondos y sociedades de inversión) que se comercializan en España, tanto nacionales como foráneas. Respecto a estas últimas, el supervisor de los mercados tiene registrados 1.048 entidades a cierre del pasado año, lo que supone 15 más que al comienzo de 2020. Estos vehículos de inversión registrados en el extranjero atraen a 4,3 millones de clientes españoles. El pasado ejercicio supuso un fuerte incremento de partícipes en estos fondos y sicavs, de más de un 28%, lo que supone casi un millón más que al cierre de 2019. Este millar de sociedades registradas aglutinan casi 200.000 millones de euros

En este negocio de los fondos extranjeros que se comercializan en España, Luxemburgo tiene un protagonismo muy evidente. Del millar de fondos registrados por la CNMV, 472 se encuentran en el ducado centroeuropeo, lo que supone el 45%. Le siguen otros países como Francia, con 225 e Irlanda, con 222. En menor medida aparecen otros países como Holanda, Alemania o Reino Unido. Sin embargo, en lo que se refiere al patrimonio, Luxemburgo tiene un dominio todavía mayor respecto al destino de inversores españoles en el extranjero. De los casi 200.000 millones que aglutinan todas las sociedades foráneas que se comercializan en España, casi 160.000 millones de euros se encuentran gestionados desde Luxemburgo. Es decir, casi el 80%.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats