“Todavía el sueño de un joven que cumple 18 años no es votar, sino comprarse un coche”

Fundadores de ecomovilidad.net
  • Los fundadores de ecomovilidad.net abogan por un cambio de mentalidad y de políticas para el transporte público

Isidro Barqueros (1987) y Fernando de Córdoba (1987) son los fundadores del blog Ecomovilidad.net. Desde hace cuatro años se dedican a promover y divulgar de manera altruista un modelo de ciudad en el que las políticas públicas de transporte sean más eficaces y respetuosas con el medioambiente y las personas. En su web participan 15 editores en las ciudades en las que tienen delegación: Madrid, Barcelona y Granada. Pretenden seguir creciendo y entrar en otras grandes urbes como Bilbao, Zaragoza, Málaga o Valencia.

Han sido premiados por el Consorcio de Transportes de Madrid y el Ayuntamiento de la capital de España a pesar de que reconocen que han sido muy críticos con algunas de sus decisiones. Varias de las propuestas lanzadas desde su blog se han puesto en marcha tiempo después por las administraciones municipales, fundamentalmente la de Madrid. Su objetivo es “ser un lobby bueno de la movilidad sostenible”.

¿Qué es la ecomovilidad?

La ecomovilidad es un concepto muy amplio que va desde las decisiones que se toman desde los diferentes organismos públicos para promover una ciudad sostenible hasta cuestiones como decidir qué medio de transporte utilizamos cada uno para desplazarnos dentro de la ciudad. Coger el coche para meterse al centro de Madrid no es algo que promueva la ecomovilidad.

¿Se están haciendo bien las cosas en España en materia de ecomovilidad?

No, en España falta planificación política y un cambio en la mentalidad ciudadana. Ahora nos encontramos con que se han hecho inversiones multimillonarias que están infrautilizadas. No puede ser que la gente coja el coche hasta para ir a por el pan.

¿Y cómo hemos llegado hasta aquí?

Porque los políticos fundamentalmente se han centrado en lo que da votos, y por desgracia en muchas ocasiones es todo aquello que tiene que ver con el vehículo privado. Hemos hecho inversiones de grandes autopistas que son totalmente insostenibles, sin embargo otras como la red de cercanías que es mucho más eficiente se tiene completamente abandonada. Además se están gastando miles de millones de euros en trenes de alta velocidad que no tienen la demanda suficiente, por no hablar de otras políticas como la subvención de coches con los planes PIVE. Así es complicado avanzar en materia de ecomovilidad.

Pero los planes PIVE ayudan a renovar el parque móvil con coches menos contaminantes.

Se nos está vendiendo la idea de que la ecomovilidad significa utilizar coches que no sean contaminantes, como el vehículo eléctrico. Esto está bien, pero el verdadero problema es que sobran muchísimos coches en el centro de las ciudades. En lo que habría que centrarse es en sacar los coches de la ciudad. Un coche eléctrico ocupa el mismo espacio, provoca los mismos accidentes o los mismos atascos que uno convencional. El verdadero problema es que necesitamos una confección diferente de la ciudad, que no esté diseñada por y para el coche sino para las personas. Debemos cambiar la mentalidad y comprender que el uso del coche no siempre es lo más adecuado.

¿De dónde nos viene esta idea de utilizar coche para todo?

En los años sesenta se identificaba tener coche con el desarrollo, y se hicieron auténticas barbaridades en todas las ciudades para adaptarlas a los vehículos privados. Se cargaron plazas y otros lugares para hacer parkings. Esa mentalidad la arrastramos hasta nuestros días, aún se identifica tener un buen coche como símbolo de éxito en la vida. Si me toca la lotería cambio de coche. Se debe abandonar la idea que aún persiste de que coger el autobús o el metro es algo humillante, cuando es todo lo contrario, si nos movemos en transporte público estamos contribuyendo a desatascar la ciudad y somos más respetuosos. Todavía los jóvenes, cuando cumplen 18 años, su mayor deseo no es poder votar sino sacarse el carné y comprarse un coche.

¿La ecomovilidad contribuye a mejorar la economía?

En muchísimos aspectos. La ecomovilidad contribuye a bajar los niveles de contaminación de las ciudades, por consiguiente, mejorar la salud de las personas y disminuir el gasto sanitario. No podemos mantener los niveles de contaminación que existen en ciudades como Madrid cuando en Europa ya nos han advertido que son insostenibles. También disminuye el gasto energético. Con menos vehículos en funcionamiento reduciríamos enormemente la dependencia que tenemos del petróleo con el exterior. Se mejora la eficacia en los desplazamientos que serían más rápidos al haber menos atascos lo que redundaría en beneficios para los trabajadores y las empresas. Además la ecomovilidad genera empleo que es mucho más difícil de deslocalizar que el empleo que genera la industria automovilística.

Pero en España mucha gente vive de la industria del automóvil. La ecomovilidad perjudicaría al empleo de este sector.

Ése es uno de los argumentos más escuchados pero la realidad dice que la gran mayoría de la producción de nuestra industria automovilística se exporta, con lo cual, todo lo que nosotros proponemos no está reñido con la supervivencia de este sector.

Además de economía, ¿en qué otras áreas mejora la vida de los ciudadanos la ecomovilidad?

Como ya se ha dicho, en salud. También se mejora en igualdad social, no todo el mundo tiene dinero para comprarse un automóvil, sin embargo, cualquiera puede tomar el transporte público si éste es de calidad. También se mejora enormemente en seguridad.

Difícil hablar de seguridad en el transporte público después del accidente de tren en Galicia que ha dejado 78 muertos y más de un centenar de heridos.

Es verdad que ha sido un accidente grave, pero llama la atención de los medios de comunicación por lo inusual. Es el accidente más grave de tren de la historia de España, esto habla del buen nivel de seguridad que tienen. Es una tragedia que hayan perdido la vida tantas personas pero es un número minúsculo si lo comparamos con el número de personas que pierden la vida cada fin de semana en los vehículos privados en las carreteras. Además, un dato de mortalidad asociado al vehículo privado que nunca se tiene en cuenta es el de todas las personas que mueren por problemas de salud asociados a la contaminación.

Con todas las ventajas que señalan, ¿por qué no existe más determinación en los políticos?

Como ya hemos comentado antes, tienen miedo de tomar medidas que les vayan a restar votos, además existen grupos de presión con intereses económicos como la industria del automóvil, las compañías de seguros o las constructoras que no quieren que las cosas cambien. Luego directamente es que muchas veces los políticos han sido nefastos como gestores. Han ninguneado la opinión de los expertos, ellos prometen una serie de cosas en elecciones que quieren hacer a toda costa, aunque vaya contra el criterio de técnicos que lo desaconsejan. En tiempos electorales se prometen muchas cosas que llevan a errores que posteriormente pagamos entre todos. Además, en esta materia existen partidos que prometen cosas que si analizamos en profundidad son irrealizables con el único objetivo de arrancar algún voto.

¿Están bien repartidas las cargas fiscales entre los diferentes usuarios de transporte?

No. Si alguien va de viaje en su coche privado no paga un canon por el uso de la infraestructura, sólo paga la gasolina. Sin embargo por viajar en tren sí que pagas un canon por el uso de la infraestructura. Se está subvencionando indirectamente al coche privado. Las infraestructuras para el automóvil las estamos pagando entre todos cuando hay gente que no puede permitirse un vehículo privado. El tren es mucho más accesible al ciudadano y sin embargo cada usuario tiene que pagar la amortización de la infraestructura que utiliza.

¿Existe alguna ciudad que esté haciendo bien las cosas?

A nivel nacional, sin ninguna duda, la que más está apostando por la movilidad eficiente y sostenible es Vitoria, que ha sido nombrada ciudad verde europea 2012. En el extranjero los paradigmas a seguir son ciudades del sur de Alemania, Suiza o Francia.

Un caso muy llamativo que han denunciado en el blog fue la falta de servicios en Madrid el día de la fiesta del Orgullo Gay el pasado 6 de julio. ¿Qué ocurrió?fiesta del Orgullo Gay

Hubo una falta de previsión terrible por parte de los gestores del transporte público de Madrid. No se pusieron los refuerzos necesarios para la demanda de un evento que reúne a un millón de personas en Madrid y se generaron graves incidentes de orden público. Personalmente pensamos que todo esto atiende a motivos políticos ya que se han celebrado eventos en Madrid como la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) cuando vino el papa en el que se pusieron todo tipo de refuerzos y ayudas para el transporte en esos días. O eventos que congregan a muchísimas menos personas como la final de la Champions League que se disputó en el Bernabeu en la que también hubo refuerzos y mayor cobertura de transporte que en el Orgullo Gay.

¿Cómo nos moveremos en el futuro?

El modelo de ciudad americano, donde todo el mundo va a todas partes en vehículo propio está agotado. En tiempos de crisis y con poco dinero necesitamos que se invierta bien. Necesitamos una red de transporte público más potente y eficaz. En el centro de las ciudades prácticamente no habrá coches. El centro debe ser para las personas, para pasear y disfrutar. Ya en la actualidad hay mucha gente que se está dando cuenta que no necesita tener un coche en propiedad para vivir. Cada vez existen más plataformas para compartir vehículos o para alquilarlos por las horas que los necesite, si además son eléctricos mucho mejor. Con la crisis la ciudadanía ha visto que un coche es una hipoteca que le obliga todos los meses a unos pagos, a un mantenimiento, un seguro, un lugar donde aparcarlo… En definitiva, que es un gasto realmente elevado. Al igual que ha pasado con las hipotecas de las viviendas, un coche te ata. Somos mucho más libres sin tener un vehículo en propiedad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats