¿Quieres beber agua mineral natural sin dejar de ser sostenible? Te explicamos cómo

Un vaso de agua

E. García

¿Quieres beber agua mineral natural pero evitar al máximo posible los envases que contaminan el medioambiente? Pues aquí tienes dos nuevas formas de consumir agua mineral natural en grifo para hostelería y dispensing de agua en máquinas vending.

La piedra angular de estos dos nuevos modelos de negocio que ha implementado Pascual para su marca Bezoya es su formato en caja 100% reciclable. Se trata de una innovación disruptiva en la categoría de aguas, una fuente de agua mineral natural de 12 litros con todas las comodidades para el transporte, que además incorpora un grifo dispensador y permite utilizar un 70% menos de plástico por cada litro de agua en comparación con la media del mercado.

También cuenta con un asa en la parte superior para una mayor facilidad de transporte y ocupa un 27% menos de espacio en comparación con el equivalente en formatos de 1,5 litros, para mayor aprovechamiento del espacio en establecimientos de hostelería.

Estas innovaciones se asientan sobre cuatro pilares fundamentales para la marca: creación de valor a la categoría, sostenibilidad medioambiental, seguridad alimentaria e información veraz al consumidor; en la línea de que todas sus propuestas sean cada vez más diferenciales, sostenibles y adecuadas a las necesidades y gustos de los consumidores más concienciados con la conservación y el respeto a la naturaleza. 

Agua mineral natural en grifo para hostelería

Esta propuesta tan original te va a sorprender porque ahora en bares y restaurantes te vas a encontrar con un grifo que dispensa agua de mineralización muy débil en el propio establecimiento.

Así, Bezoya hace posible la sostenibilidad en el canal Horeca, situándose a la vanguardia del sector de aguas minerales naturales a nivel nacional. En este caso, las cajas de 12 litros están conectadas en batería a los nuevos grifos, permitiendo un ahorro de espacio y energía y eliminando la logística inversa, al no tener que retornar envases de vidrio, a la vez que se evita, también, el uso de plásticos. Como consecuencia de ello, se reduce la huella de carbono. Además, el consumo de energía es menor, ya que no se requiere del uso de neveras de gran capacidad para botellas de agua envasada.

Eliecer Hernández, director del Negocio de Aguas de Pascual, explica que "los nuevos grifos de Bezoya no solo profundizan en nuestra estrategia de ofrecer el agua de la mejor calidad con el menor impacto ambiental posible, cuidando en todo momento la trazabilidad y la seguridad alimentaria del producto, sino que también suponen una innovación para apoyar la recuperación del sector hostelero”.

En este sentido, para la marca de agua de Pascual es fundamental velar por un modelo de negocio que salvaguarde, en todo momento, la seguridad alimentaria del producto. Por ello, a fin de garantizar las condiciones de seguridad alimentaria que exige la legislación, se ha desarrollado un estricto protocolo de higienización, tanto de los dispensadores como del circuito integral, que es algo que vas a notar claramente cada vez que pidas agua en un bar. 

Creación de valor en la categoría

Para Eliecer Hernández, “después de un año tan duro para el canal Horeca, queríamos acompañar a los hosteleros y a los consumidores en la vuelta a los bares a través de una oferta diferencial, con valor añadido para el negocio y que cree valor a la categoría, aportando nuevas soluciones que redunden en beneficio de todos los players del mercado”.

Con este lanzamiento, que ha comenzado con un proyecto piloto en establecimientos de Madrid, Barcelona y Bilbao, Bezoya presenta dos modelos de surtidor: uno con forma de columna octogonal y otro con forma de botella. El nuevo formato incorpora un sistema de doble grifo, que permite dispensar el agua directamente en el local, a la vista del cliente, garantizando en todo momento su pureza original. 

Además, la compañía acompaña sus nuevos grifos con unas frascas de 0,5L o 1L para realizar el servicio a mesa, cuidando la estética del producto y, como vas a notar y te avanza el director del Negocio de Aguas de Pascual, “ofreciendo en los envases una información completa y veraz a todos los consumidores, como muestra de nuestra transparencia y compromiso real por ofrecer los productos de la más alta calidad”.

Dispensing de agua mineral natural en máquinas vending

Por otro lado, Bezoya presenta un innovador concepto para el acceso al agua mineral natural en una máquina expendedora. En este nuevo modelo único en España, el agua se sirve directamente desde la máquina, pudiendo elegir tú mismo la cantidad y el recipiente que utilizas y reduciendo, de esta manera, el uso de envases de un solo uso.

Al igual que el nuevo modelo de hostelería, la máquina vending tendrá varias cajas conectadas en batería. Así, el agua se dispensa de forma cómoda y rápida cuidando en todo momento su calidad. 

Una vez acabado el agua de la máquina, el reponedor solamente tendrá que sustituir la caja por una nueva y conectar el grifo dispensador al adaptador de la máquina. La caja utilizada se podrá reciclar 100% en los contenedores destinados al cartón y al plástico, evitando también la logística inversa y favoreciendo la circularidad.

Además, este nuevo modelo tiene un gran potencial de expansión, pues encontrarás las máquinas vending de agua Bezoya en centros comerciales, estaciones de transporte público, parques temáticos, oficinas, aeropuertos o en la calle, cubriendo una necesidad cada vez más demandada por los consumidores, es decir, poder reutilizar sus propios envases, fomentando la Economía Circular. 

Gracias a estos dos nuevos formatos disruptivos, la marca consolida su posición de liderazgo en el mercado de aguas en materia de innovación, sostenibilidad y Economía Circular. 

Cabe señalar también que, este año, Bezoya dejará de utilizar plástico virgen en sus botellas de agua mineral natural, pues estarán fabricadas con plástico 100% reciclado (rPET); es decir, a partir de otras botellas. 

De este modo, la compañía de Pascual reutilizará 7.000 toneladas de plástico, lo que equivale a alrededor de 280 millones de botellas de agua de 1,5 litros; y evitará la emisión de 11,1 millones de Kg CO2e a la atmósfera, esto es, el equivalente al combustible empleado por más de 5.350 coches estándar diésel durante un año o el consumo eléctrico usado por 6.672 hogares españoles.

Así es cómo se demuestra el compromiso con el planeta en su ADN, con la investigación con el foco puesto en que puedas beber agua de mineralización muy débil de manera sostenible.

Etiquetas
Publicado el
16 de julio de 2021 - 05:00 h

Descubre nuestras apps