Hablan los sanitarios que defienden a Sabas pese a la vacunación masiva en Santa Marina: “Nos da mucha pena que se vaya”

Imagen exterior del hospital Santa Marina de Bilbao

Maialen Ferreira


1

María, nombre ficticio porque no ha querido revelar su verdadero nombre, es enfermera desde hace 12 años en el hospital Santa Marina de Bilbao en el que se han vacunado fuera del protocolo su gerente, además de curas, sindicalistas, mensajeros y empleados del 'vending'. La trabajadora, que ha accedido a hablar con elDiario.es/Euskadi, quiere poner voz a otras decenas de trabajadores que reniegan de la imagen que se está dando tanto del hospital como de su gerente, el exconcejal del PNV José Luis Sabas. "Parece que hemos puesto vacunas a diestro y siniestro y no es así, tenemos una sensación de injusticia. Todo ha sido con buena fe", señala la sanitaria.

Esta trabajadora forma parte de la plantilla de la segunda planta de un hospital que engloba alrededor de 500 personas. Asegura, que desde el comienzo de la pandemia, entre sus pacientes -la mayoría de ellos de 80, 90 y 100 años- siempre ha habido casos positivos de COVID-19 y que sus trabajadores jamás se han quitado ni los EPI ni las mascarillas, "ni siquiera cuando la situación mejoró, en verano", incide.

"Cuando Sabas propuso vacunar a todo el hospital y le dieron el permiso fue porque se le consideró como a un sociosanitario. En este hospital a nadie nos extrañó que se vacunara ni el director ni el equipo médico porque se han contagiado. Es un hospital muy pequeño, nos conocemos todos y todos estamos de arriba a bajo todo el día, incluido Sabas. (...) Si este hombre hubiera pensado que estaba haciendo mal o si nosotras hubiéramos pensado que menuda jeta, desde luego no se graba. Yo estoy segura que Sabas no miente. Estoy segura y han salido los WhatssApp y le pregunta la consejera '¿los directivos también?' y le dice que los directivos también. ¿Qué crees que él se iba a sacar vacunando en un vídeo, que incluso llamó a la prensa, si no se pudiera vacunar?", cuestiona la enfermera. Decenas de sanitarios han firmado una carta de apoyo a Sabas, aunque también hay voces que no piensan lo mismo.

Según esta trabajadora, el día que el centro vacunó a todo su personal fue "un día de fiesta, estaba todo el mundo muy contento". Sobre el resto de las vacunaciones fuera de protocolo, concretamente a cuatro sindicalistas -de ELA, Satse, UGT y CCOO-, cuatro religiosos, cuatro trabajadores de la cafetería, dos personas de la empresa de 'vending' y dos mensajeros, María esgrime uno a uno los argumentos necesarios para defender la vacunación de cada uno de ellos:

"Que digan la verdad. Los religiosos que se han vacunado son dos y son los que hacen las videollamadas a los familiares y se tienen que meter en las habitaciones de los pacientes. Tienen que estar junto al paciente porque hacen la videollamada. ¿Cómo no se van a vacunar?". Sobre el personal del bar, señala que "la cafetería ha estado abierta porque es un hospital que está aislado". "A los familiares se les deja venir y hay visitas restringidas, pero los familiares de los terminales, que hay muchos, se les deja venir y la cafetería está abierta para nosotras y para esos familiares". ¿Y los mensajeros? Son los encargados de "llevar las muestras COVID-19". En el caso de los sindicalistas, María se muestra convencida: "Ha sido un poco por proteger a todos y nos parece lógico y normal. Nadie está diciendo 'anda, menuda jeta, ¿cómo que se ha vacunado el de ELA?" Me parece normal que se vacune porque está por todo el hospital y la de Satse exactamente igual", confirma.

Esta enfermera, además de en Santa Marina, trabajó durante 11 años en el hospital de Cruces, donde asegura que no tenía ni idea de dónde estaba el despacho del gerente, ni del nombre de la directora, algo totalmente distinto a su situación en el hospital bilbaino donde, según señala "están todos juntos" y tienen una relación cercana entre todos. "Nos da mucha pena que este hombre se vaya así cuando la verdad es que, discrepancias aparte, ha hecho muchísimo por el hospital, desde que llegó ha sido supercercano, este es el que nos subió -el hospital se encuentra en lo alto de una colina, alejado del centro de la ciudad- cuando la nevada con su coche para trabajar", indica sobre el hasta ahora gerente del centro, José Luis Sabas.

A raíz de estas polémicas vacunaciones, EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU, PP+Cs y Vox, esto es, las cuatro formaciones de la oposición en Euskadi, han coincidido en solicitar la dimisión de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, mientras que Oficialmente, el departamento de Salud se mantiene en la versión ya ofrecida: cuando Sabas planteó vacunar a la "totalidad" de la plantilla se interpretó que era a todos los que les tocaba por protocolo y no a directivos o externos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats