La portada de mañana
Acceder
Los bares, en el punto de mira de Sanidad para frenar la tercera ola
Patrimonio paga el mantenimiento de tres piscinas de la Casa Real
Opinión – Cifuentes siempre mintió así, por Ignacio Escolar

Euskadi endurece las medidas ante el repunte de la COVID-19: cierre perimetral provincial y sin movilidad exterior en los municipios en alerta roja

El lehendakari, Iñigo Urkullu, este lunes

Euskadi endurece las restricciones para contener el repunte de la COVID-19, que ha devuelto la incidencia a alerta naranja justamente este lunes. Son más de 300 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días cuando eran 235 con el cambio de año. Las medidas principales adoptadas por la mesa de crisis de la emergencia sanitaria (Labi) son el confinamiento provincial -una medida que fue adoptada por el Gobierno de España en la desescalada y fue duramente criticada por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu- y un sistema automático por el cual los municipios en alerta roja (más de 500) pasarían también a quedar cerrados salvo las excepciones ya conocidas de ámbito laboral, académico y similares. En ellos tampoco se podrá hacer deporte.

Un brote de COVID-19 en el hospital de Leza obliga a trasladar pacientes hasta Txagorritxu, en Vitoria

Un brote de COVID-19 en el hospital de Leza obliga a trasladar pacientes hasta Txagorritxu, en Vitoria

En Euskadi, se mantuvieron confinados todos los municipios y su perímetro exterior hasta el 12 de diciembre. En ese momento se permitió la movilidad dentro de la provincia y, desde el 23 de diciembre, por toda la comunidad autónoma. Ahora, además, no hay excepciones de movilidad para compras o similares a municipios colindantes.

Es un marco similar al que funciona en la hostelería desde la reapertura, que se produjo el 12 de diciembre, en puertas de la Navidad. Se previó un sistema automático para mantenerla clausurada en aquellas localidades de más de 5.000 habitantes en alerta roja y en los pueblos más pequeños con alta incidencia tanto en la propia localidad como en su comarca. Las aperturas y cierres se deciden con los datos de cada lunes y de cada jueves, como ahora ocurrirá con los confinamientos y con la práctica deportiva en grupo. Este lunes se ha comunicado que 17 de los 251 municipios de la comunidad autónoma no podrán tener abierta la hostelería. Son Salvatierra-Agurain, Asparrena y San Millán en Álava; Amorebieta Etxano, Bermeo, Lekeitio, Ispaster y Mundaka en Bizkaia; y Andoain, Beasain, Lazkao, Villabona, Zumaia, Aizarnazabal, Eskoriatza, Olaberria y Zegama en Gipuzkoa, por lo que serían los potenciales afectados de las nuevas medidas de control de la movilidad.

Las medidas entrarán en vigor el 13 de enero a medianoche. No obstante, como la primera revisión de datos será la del jueves, no será hasta el viernes cuando se activen los primeros confinamientos municipales y la prohibición del deporte. En principio, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha indicado que la vigencia de estas medidas es de veinte días. No obstante, ha asegurado que hay un seguimiento "permanente" de la evolución epidemiológica para introducir cambios en cualquier momento en caso de necesidad.

El Labi (unas siglas en euskara que cada vez son más conocidas) es una mesa de crisis presidida por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y que sienta a diferentes consejeros de los partidos de la coalición de Gobierno, a los alcaldes de las tres capitales, a los diputados generales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y al delegado del Gobierno de España, Denis Itxaso. La cita de este lunes ha tenido como fondo las sonoras protestas de dos centenares de hosteleros, que coreaban cánticos como "Menos restricciones y más condiciones". Cuando en noviembre se decretó el cierre general de bares y restaurantes ya sacaron a la calle a miles de personas en tres manifestaciones paralelas en Vitoria, Bilbao y Donostia.

Por el contrario, ante las demandas sociales de las últimas semanas, se recupera parcialmente el deporte escolar, que estuvo activo brevemente en otoño pero que lleva parado desde noviembre mientras es posible la actividad deportiva profesional o la de ámbito individual tanto en la calle como en espacios públicos. Será en grupos de seis personas "no variables" y "sin uso de vestuarios" únicamente para entrenamientos, ya que no habrá competición. Hay otros cambios en las medidas, como reducción al 40% de los aforos de centros comerciales de más de 150 metros cuadrados y al 60% en los pequeños.

Sube la ocupación hospitalaria y la transmisibilidad del coronavirus

Estas medidas llegan en una jornada en que el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) no notificado 560 nuevos casos de coronavirus, 322 en Bizkaia, 166 en Gipuzkoa, 67 en Álava y cinco de otras comunidades o sin residencia conocida. La tasa de incidencia general es de 305,40, alerta naranja. Solamente Bizkaia se mantiene en alerta amarilla, aunque es el territorio en el que más crece la pandemia desde la semana pasada, un 38% frente al 28% de media y al 12% de Álava y al 23% de Gipuzkoa. El repunte es claro y se da también en todas las franjas de edad. El 31,7% de los casos son sintomáticos en el momento del positivo. Lo que también repunta es la transmisibilidad. El R0 mide los casos que origina cada positivo y sube hasta 1,21 (1,31 en Bizkaia). Eso quiere decir que cada infectado multiplica el virus a más de una persona y que la pandemia se expande.

En cuanto a la situación hospitalaria, son 410 las personas hospitalizadas, cuando eran 323 en Año Nuevo. La media diaria de ingresos ha crecido de manera importante y son 42 diarios en la última semana (el pico de la segunda ola llegó a 92). En la UCI hay 76 personas en estado crítico, cinco más que antes del fin de semana y sin contar posibles fallecimientos. En principio, se mantiene un nivel de alerta 3 de 5 en los centros sanitarios.

Etiquetas
Publicado el
11 de enero de 2021 - 14:00 h

Descubre nuestras apps

stats