Así son los exámenes presuntamente filtrados de las oposiciones de la Sanidad vasca: mismo orden, respuestas muy similares y nota muy alta

Los exámenes de la OPE de Osakidetza

Las oposiciones médicas de 2018 en el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) continúan bajo investigación judicial ante las sospechas de fraude por filtraciones en una docena de categorías. Una de ellas es Anestesia. El examen de esta especialidad constó de dos ejercicios de elevada dificultad y notas medias muy bajas, pese a lo cual sobresalieron algunas notas brillantes, casi perfectas. El primero fue un test teórico y, nada más acabarlo, el tribunal constató una "debacle" y, a la vez, que había tres aspirantes excelentes. Al coincidir todas ellas en un centro concreto, el hospital de Txagorritxu de Vitoria, pronto se sospechó que el autor de las preguntas era de de allí, como luego se confirmó. El doctor César Augusto Valero está ahora mismo imputado. Y luego vino la parte práctica, consistente en desarrollar cinco casos clínicos de los seis propuestos. Nuevamente las tres opositoras sobresalieron, con más de 90 puntos sobre 100, y al final de la OPE lograron las tres mejores notas ponderadas. Tres anestesistas que denunciaron las irregularidades, sindicatos como LAB y ESK y la formación política Elkarrekin Podemos confeccionaron actas ante notario en las que, antes de la celebración de las pruebas el 19 de mayo de 2018, 'adivinaron' que estas tres candidatas iban a obtener una plaza.

Lea aquí toda la cobertura de 'Los papeles de Osakidetza'

Dentro del abundante material incorporado al sumario de esta causa, instruido por la magistrada de Vitoria Ana Jesús Zulueta, se encuentran los exámenes prácticos de estas tres anestesistas, a los que ha tenido acceso este periódico en su integridad. En cuanto a la forma, el primer elemento llamativo es que las tres opositoras descartan responder al caso clínico número 2 –había posibilidad de desechar una de las seis preguntas–. Más sorprendente aún es que, habiendo posibilidad de rellenar el cuestionario en orden libre, todas ellas sigan el siguiente patrón: 1-6-3-4-5.

El primer caso clínico es una dolencia extremadamente rara, según fuentes sanitarias. De hecho, en un gran hospital de la red de Osakidetza solo se ha conocido recientemente un caso, unos pocos meses después de la OPE. Había que responder a preguntas concretas sobre la enfermedad de Fabry. A nivel sintáctico y de estilo, la extensión, redacción, orden y nivel de detalle de las respuestas de las tres candidatas es muy similar, aunque haya algunos matices y diferencias.

Un primer ejemplo de que se repite un mismo patrón es el mismo arranque de la respuesta o expresiones como "en la 2ª-4ª década". También hay un uso común de abreviaturas, la inclusión entre paréntesis de una misma explicación técnica ("angioqueratomas") o incluso adverbios idénticos ("relativamente contraindicada"). Una opositora que también logró buena nota en esa pregunta utilizó otras expresiones y otra manera de redactar muy diferenciada, según la documentación consultada.

La pregunta más llamativa en la parte práctica de Anestesia, sin embargo, es otra, la número 4 de 6. Se cuestiona a los opositores por la cistitis interstiticial, algo más propio de la especialidad de Urología. Nuevamente, en los tres exámenes analizados hay cuestiones de estilo, orden y extensión prácticamente calcadas. Los puntos más significativos son dos. Las tres opositoras, por ejemplo, refieren el "test de Parson". Asociado a esta patología, esta técnica únicamente arroja 37 resultados en Google.

Y, en segundo lugar, se pregunta por el "único medicamento vía oral aprobado por la Food and Drug Administration (FDA)", una agencia federal de Estados Unidos (FDA). La respuesta común es "pentosan polisulfato de sodio", en los tres casos sin tilde y escrito así y no con sus variantes también habituales "pentosano polisulfato sódico" o "pentosano polisulfato de sodio". Aciertan las opositoras en que se administran 100 miligramos cada 8 horas y que la mejoría se presenta en dos o tres meses.

Este medicamento, conocido entre urólogos y menos entre anestesistas, según las fuentes consultadas, se comercializa como Elmiron o Comfora. Es un componente de la pomada Trombocid, por ejemplo. Según la Agencia Española del Medicamento, ninguno de ambos (escrito "pentosano" y no "pentosán" oficialmente) es un producto de uso hospitalario y solo se suministra en España en circunstancias especiales. "Elmiron solo se autoriza para casos en los que exista intolerancia a Comfora, debiéndose justificar adecuadamente", para más detalles. Hay que comprarlo en el extranjero. Se trata de una instrucción dada el 21 de mayo de 2018, precisamente dos días después de la OPE de Osakidetza.

Las sospechas de filtraciones en la OPE de 2018 no se limitaron a la especialidad de Anestesia. Ahora mismo son 13 las categorías bajo la lupa judicial tras la reciente inclusión en la lista de Neurocirugía y Neurofisiología. Una de ellas es Traumatología. En ella, un vocal del tribunal, Enrique Uriarte, alertó de la existencia de pucherazo y manifestó internamente como prueba de las posibles filtraciones que los mejores exámenes eran "fotocopias" entre sí y que, además, "se aproximaban una barbaridad a la exposición inicial del caso" que tenían ellos como plantilla para corregir. Se puede escuchar esa declaración completa aquí:

Las opositoras autoras de estos exámenes comparecieron en la investigación interna que puso en marcha Osakidetza tras conocerse las primeras denuncias. Negaron cualquier tipo de irregularidad y el doctor Valero dijo de ellas que estaban "supercualificadas". En otros momentos de esta investigación se ha alegado que los resultados similares pueden deberse a que algunos opositores han estudiado juntos y han compartido materiales de trabajo.

El caso de las oposiciones se ha llevado por delante al consejero de Salud vasco, Jon Darpón, a la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, y a otros altos cargos sanitarios. En la investigación interna, una testigo y denunciante de irregularidades hizo referencia a que la sustituta de Darpón, Nekane Murga, era conocedora también de una práctica que algunas voces han calificado de recurrente y sistemática.

Etiquetas
Publicado el
26 de diciembre de 2019 - 20:18 h

Descubre nuestras apps

stats